Arquidiócesis

Segunda Jornada de la Comisión de Familia y Vida

La Comisión de Familia y Vida organizó un encuentro con los representantes familiares de las parroquias de la Arquidiócesis de Lima para reflexionar juntos los criterios de la Pastoral Familiar desde los fundamentos de una Iglesia sinodal.

La jornada que duró alrededor de ocho horas, contó con la participación de Mons. Guillermo Elías, obispo auxiliar de Lima; y el padre Luis César Sarmiento, Vicario de la Comisión de Familia y Vida.

Al inicio del encuentro, Monseñor Elías explicó que muchas veces suele confundirse la pastoral familiar como la pastoral de la primera comunión (pastoral sacramental) o la pastoral de novios. Es por eso que en la parroquia debe haber una «pastoralidad más versátil, es decir, la parroquia debe ser construida como familia de familias, el eje transversal tiene que ser la familia».

«Tenemos que crear una estructura, es decir, agentes pastorales con vocación ministerial familiar, no personas para que trabajen para la catequesis familiar y sean de la pastoral familiar porque ellos se suponen que están dándole la catequesis a los niños, eso no es pastoral. Por eso estamos tratando de ver la realidad», comentó.

Urgencia de la Pastoral Social

En el proceso sinodal la nueva evangelización del matrimonio y la familia requiere de una pastoral con unas características específicas que es preciso destacar:

En primer lugar, «ha de ser una pastoral integral, porque en ella está en juego la globalidad de la verdad del hombre y de su despertar religioso. En su desarrollo están implicadas las claves fundamentales de toda existencia humana».

También debe llevarse a cabo como una «pastoral progresiva que ha de guiarse según el proceso de la vida en la que el hombre crece en y a través de la familia, como taller de humanidad».

Por ello, se puede definir la pastoral familiar como «la acción evangelizadora que realiza la Iglesia orientada por sus pastores, en la familia y con la familia como conjunto acompañándola en todas las etapas y situaciones de su camino”.

Principios de la Pastoral Familiar

La pastoral familiar, debe ser transversal de la pastoral parroquial: esto nos permite comprender y acompañar de modo adecuado a la persona y de la familia y así inspirar a la comunidad parroquial en su servicio a la familia.

El servicio de la parroquia a la familia: para ello necesitamos agentes y estructuras capaces de ofrecer este servicio integral a la familia.