Papa Francisco

Papa Francisco inaugura el Mes Misionero Extraordinario

¡Coraje! el Señor espera mucho de ti: son las palabras del Papa Francisco durante la memoria litúrgica de Santa Teresa del Niño Jesús, patrona de los Misiones. El Sumo Pontífice celebró las Vísperas inaugurando así el Mes Misionero Extraordinario con el tema «Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo».

“Este Mes Misionero Extraordinario recemos para que el Espíritu Santo suscite una nueva primavera misionera para todos los bautizados y enviados por la Iglesia de Cristo”, es la invitación del Papa Francisco en el Video del Papa del mes de octubre 2019, hecho público hoy. La edición de este mes se enmarca en el inicio del Mes Misionero Extraordinario (MME) –#MissionaryOctober – una convocatoria que Francisco anunció “con el fin de alimentar el ardor de la actividad evangelizadora de la Iglesia ad gentes”.

La celebración se llevó a cabo en la Basílica Vaticana y estuvo precedida por la vigilia misionera y los testimonios de misioneros en Asia, África y Oceanía.

El Papa reflexionó sobre la parábola de los talentos (cf. Mt 25, 14-30), oída en el curso de la celebración, en la que el Señor se presenta como un hombre que, antes de partir, llama a sus siervos a entregarles sus bienes.

Dios ama una Iglesia en salida

Francisco aseguró que Dios “ama una Iglesia en salida” y precisó que la Iglesia en salida “sabe» que su fuerza es “la fuerza misma de Jesús”. La fuerza de la Iglesia no es “la relevancia social o institucional, – dijo – sino el amor humilde y gratuito”.

Una Iglesia que está en salida, misionera, es una Iglesia que no pierde el tiempo llorando por las cosas que no están bien, por los fieles que ya no tiene, por los valores de un tiempo que ya no está.

«¡Coraje!», concluyó el Santo Padre: «el Señor espera mucho de ti. También espera que alguien tenga la valentía de partir, de ir allí donde más faltan la esperanza y la dignidad, ad gentes, allí donde demasiada gente todavía vive sin la alegría del Evangelio. Ve, el Señor no te dejará solo; dando testimonio descubrirás que el Espíritu Santo ha llegado antes que tú para preparar el camino para ti».

Para ser misioneros debemos vivir como testigos

El modo indicado por el Pontífice para “convertirnos en misioneros” es el de vivir como testigos, es decir, “testimoniando con la vida que conocemos a Jesús”.

Nosotros que hemos descubierto que somos hijos del Padre celestial ¿cómo podemos callar la alegría de ser amados, la certeza de ser siempre preciosos a los ojos de Dios? Es el anuncio que tanta gente está esperando. Y es nuestra responsabilidad. Preguntémonos este mes: ¿cómo va mi testimonio?