Actividades

Arzobispo de Lima sobre Elecciones: “Piensen bien y con criterio a la hora de decidir”

Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, se pronunció sobre las próximas Elecciones Congresales 2020 que se realizará este domingo 26 de enero en todo el país: “piensen bien a la hora de decidir, porque necesitamos sobre todo y, ante todo, decidir con criterio” – expresó.

A pocos días de una nueva jornada electoral, Monseñor Castillo pidió elegir con criterio y discernimiento a las personas que nos representarán en el Congreso de la República: “Por favor, en este 26 de enero piensen bien a la hora de decidir. Yo no les voy a decir por quién, ni por quienes, pero tengan criterio – indicó – ¿Y cuál es el criterio que debemos considerar? Aquel que pueda amar al pueblo con la misma sencillez y amor del Señor, ésos deben ser elegidos”.

Durante su reciente homilía en la Catedral de Lima, el Primado del Perú resaltó la importancia de que como peruanos sepamos reconocernos y ayudarnos: “compartir, más que repartir, compartir el don preciado de Dios que nos ama gratuita y generosamente” – apuntó.

Tenemos que engrandecer la capacidad de amar y ensancharla en todas sus dimensiones: paz, amor y justicia, no solamente en mi casa, no solamente en mi propio ser, en el mundo, en la historia, en la sociedad peruana, para que se restañen las heridas terribles.

Recientemente, en una entrevista concedida para el portal de noticias del Vaticano, el Arzobispo de Lima señaló que “el Perú es uno de los países en los cuales hay más feminicidios en el mundo, hay una situación de corrupción impresionante, somos el país más corrupto de América Latina, tenemos una situación de delincuencia y de violencia muy grave, el narcotráfico también está presente, y así hay cientos de cosas muy graves y da la impresión de que nuestra fe tuviera algo de profundo y simultáneamente de individual, casi todos todavía tenemos la mentalidad de que lo único que hay que salvar es el alma, y entonces en realidad lo que hay que salvar es el alma y el cuerpo de las personas”.

A pesar de que en el Perú existen diferentes experiencias de solidaridad humana, aún sigue siendo ‘un pueblo muy adolescente’: “necesitamos levantarnos en el sentido de tomar conciencia de las cosas, vivir con dignidad y reconocer la dignidad del otro, y en eso la Iglesia tiene un papel indispensable, porque si evangeliza estos problemas se pueden resolver” – precisó.