Actividades

La esperanza en el Señor siempre es activa – Mons. Ricardo Rodriguez

¿Cómo compartir la esperanza por el Señor en un mundo adverso que vive el presente y no piensa en el futuro? Ésta es la pregunta que Monseñor Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, se plantea en el mensaje de esta semana que habla sobre la virtud de la esperanza: “siempre es activa, haciendo algo” – recuerda.

Monseñor Rodríguez recordó que muchas veces los cristianos perdemos la esperanza o “que las baterías se van bajando” y que para evitar esta situación es necesario que alimentemos la esperanza cada día.

Esperar y prepararse son dos conceptos que van juntos. El Señor nos enseña que la esperanza siempre es activa, es decir, esperamos haciendo algo.

No desanimarse en la espera

“La impaciencia es enemiga de la esperanza” – el Obispo Auxiliar de Lima hizo énfasis en que estamos en un mundo que solo vive el presente y no “habla del futuro, no piensa en lo que vendrá después”, en cambio, debemos ser “hombres que esperamos” y estar seguros  “que vendrá algo diferente”.

“Así como el campesino siembra y espera con harta paciencia que florezca, que comience a crecer lo que ha sembrado y sigue la paciencia, espera el fruto y espera un buen fruto, pues tenemos que ser hombres con esa mentalidad del campesino” – acotó.

Ser hombre de esperanza significa decir: sí,es posible Señor, sé que tú cumples tu Palabra, sé que eres un Dios que nunca nos miente y nos engaña

¿Cómo puedo ser una persona que transmita esperanza a mi hermano? – se pregunta Monseñor Rodríguez: “como cristiano no basta con desarrollar mi fe, también es importante caminar al ritmo de la esperanza”.