Actividades

El misterio de encontrar a Cristo en los que más sufren

“Necesitamos construir una sociedad en la que reine el amor, comprometernos hoy con la causa de la vida, que es un principio esencial. Sigamos descubriendo a Cristo acompañando al otro, especialmente en el que sufre, en el pobre”, expresó Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima durante la Celebración Eucarística en el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, en Barrios Altos.

“Cristo pobre nos congrega, un saludo a quienes dirigen este importante hospital, un saludo a las religiosas, a todos a quienes de alguna u otra manera están ligados a este centro de vida”, comentó al inicio.

Jesús nos invita a mirar lo profundo del amor

En el marco de la Cuaresma, Monseñor Elías explicó que “Jesús siempre quiere ir mucho más allá del simple precepto de la tarea, de lo que debemos hacer”, su Palabra habla de una justicia diferente a la de los hombres, y va más allá del cumplimiento estricto de la Ley – “Él nos invita a mirar lo profundo del amor”, resaltó.

Jesús va a lo profundo del amor, rehúsa esa muestra de amor que pretende dar cumplimiento sin amar de verdad al hermano

Y refiriéndose al Evangelio de Mateo (5,20-26), añadió: “Jesús va al fondo de la cuestión, exige no solo un cumplimento formal, sino un compromiso profundo, así pone como ejemplo el mandamiento de no matar, todo lo que implica particularmente en la relación con el otro, matar no es solo quitar la vida física, podemos matar de muchas maneras, con el distanciamiento y la indiferencia, ‘eliminando’ su vida de mi presencia”.

Estamos llamados a la reconciliación

“Jesús no solo nos llama a la reconciliación con Dios, sino también entre nosotros – explica el Obispo Auxiliar – el Señor nos invita a reconocerlo en el otro. El Señor nos pide que tomemos la iniciativa y que tomemos las cosas en serio porque cuando nos presentamos ante Él, también Dios se presentará ante nosotros”.

Necesitamos construir una sociedad en la que reine el amor, comprometernos hoy con la causa de la vida, que es un principio esencial

Finalmente, dirigiéndose a las autoridades del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, indicó que “la Iglesia se hace presente porque quiere animarlos, quiere estimularlos, y por eso los acompañamos, para orar, para pedirle a Dios, especialmente a quienes dirigen esta importante institución, para que tengan en cuenta siempre al que sufre, al marginado”.

“Que Dios bendiga a todo el personal, a las religiosas, a todos los que forman parte de este instituto, a los sacerdotes que también acompañan esta obra, y que sigamos descubriendo a Cristo acompañando al otro, especialmente en el que sufre, en el pobre”, finalizó.