Actividades

Papa Francisco y Arzobispo de Lima: cercanía y entusiasmo por la Iglesia de Lima

El Papa Francisco recibió en audiencia a nuestro Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Monseñor Carlos Castillo Mattasoglio, quien expresó su saludo y agradecimiento al cumplirse el primer año de su designación como pastor de Lima: “Hablar con el Santo Padre es siempre una experiencia de sabiduría sugerente, viva, concreta y alentadora” – comentó.

En entrevista concedida al portal Religión Digital, Monseñor Castillo declaró: “Pedí al Santo Padre esta audiencia al año de haber sido generosamente elegido por él y ordenado obispo. Quise hacerle un recuento básico de los pasos que hemos ido dando y me lo ha concedido con suma amabilidad y acogida paternal”.

El encuentro con el Santo Padre, que duró alrededor de una hora, fue una oportunidad para explicar todo el proceso de escucha y las acciones concretas que condujeron a la Carta Pastoral del Arzobispo de Lima: “fue un proceso que inició desde el día de mi ordenación hasta el presente, con todo el camino participativo y sinodal que ha supuesto, tanto de los laicos y laicas de nuestras parroquias como del presbiterio” – manifestó.

El Primado del Perú manifestó que el papa Francisco dio importancia al “sentido evangelizador misionero de todo lo que vamos haciendo, desde la Pastoral misionera de conjunto, hasta la organización, la diversidad de propuestas pastorales concretas, incluyendo la forma en que hemos de organizar la economía. Por ello, es muy importante la capacidad de comprender a todos, de apreciar cada propuesta y de intentar unir y no excluir” – precisó.

Actitud solidaria por epidemia de coronavirus

Sobre el estado de salud del Papa Francisco, Monseñor Castillo indicó que “el resfrío ha hecho su proceso y ha terminado. Lo encuentro fuerte y lúcido, lleno siempre de hondura y esperanza”. También resaltó su “actitud muy solidaria” con los enfermos del Coronavirus en todo el mundo:

“El Papa ha celebrado la misa en Santa Marta ‘por los enfermos de esta epidemia de coronavirus, por los médicos, enfermeros, voluntarios, familiares, ancianos en las casas de reposo, encarcelados encerrados’, es decir, por la gente a nivel mundial” – comentó.

El Papa sigue todo lo que pasa, atento al sufrimiento de las víctimas de este flagelo, ha orado especialmente por ellas, y como hemos visto, no solo llama a tomar todas las medidas de seguridad, sino que se ha unido al sentir general del cuidado para que no se siga extendiendo, ha alentado a los que ayudan y sirven desinteresadamente

Cercanía y entusiasmo por la Iglesia de Lima

Por último, el Arzobispo de Lima compartió los sabios consejos que le dio el Santo Padre para el gobierno pastoral de nuestra Arquidiócesis: “desde que hablé por primera vez con él, me ha aconsejado firmeza, prudencia y paciencia. Palabras de un sabio que tiene experiencia de que las cosas no se consiguen por decreto sino por proceso suscitado y compartido, donde el amor gratuito lo puede todo” – destacó el Obispo de Lima.

El Papa Francisco sigue ilusionado en continuar transformando la Iglesia, recuerda Monseñor Castillo: “su convicción no aparece solo como una declaración, sino que se siente como una inspiración permanente de fondo, que orienta cada pregunta o cada matiz sencillo que sugiere en cada tema tratado, de modo que poco a poco el camino de la conversión pastoral se pueda abrir paso” – acotó.

Su ilusión no parece en ningún momento como “pura ilusión”, sino inspiración sabia y ágil para, como él dice en sus escritos, “generar procesos” más que “conquistar espacios”. Hablar con el Santo Padre es siempre una experiencia de sabiduría sugerente, viva, concreta y alentadora”