Destacado

Pastoral de escucha: testimonio de acompañamiento en momentos de angustia y soledad

La Pastoral de escucha, a través de la Central Telefónica de acompañamiento espiritual, viene brindando una atención desinteresada para atender diversas preocupaciones y realidades en la vida de nuestro pueblo. La Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima comparte algunos testimonios de las experiencias y aprendizajes que viene dejando el servicio de acompañamiento espiritual en tiempos de pandemia.

(Recuerda que puedes contactarte a la Central de Telefónica de acompañamiento espiritual marcando el (01) 203-7700 Opción 2 de lunes a sábado entre 9 a 1pm. / 2 a 6pm.)

Una misión de acogida fraterna mediante la escucha

La hermana Marilyn Romero, de la comunidad Hermanas Agustinas, miembro de la Orden de San Agustín, pertenece al grupo de voluntarios que diariamente atienden las llamadas a la Central Telefonica: “nuestro servicio es algo muy sencillo – comenta con gran humildad – estamos atentos para contestar la llamada de una persona de forma anónima, sin preguntarle mayores datos sobre su vida o identidad. Sin embargo, desde que recibo la llamada, en tan solo unos minutos se inicia una conversación de mucha confianza y, desde ese mismo momento, se inicia una misión de acogida fraterna con aquel que ha llamado”.

“Las llamadas que recibimos son muy diversas – expresa Marilyn Romero – hay personas que llaman para pedir consejo respecto a situaciones que viven, otros para compartir algo más personal, algunos se encuentran en situación de soledad, para pedir que, en medio de sus dificultades, podamos ofrecerles la paz del Señor. Acompañamos cada llamada con un corto momento de oración que, aunque es vía telefónica, se convierte en un momento especial”.

No es fácil vivir en medio de la pandemia, pero lo que siempre sostiene nuestra vida es la presencia de Jesús, y su luz es la única que mantiene viva nuestra esperanza, por eso dejarnos acompañar por otros en estos momentos se convierte en una gran ayuda humana y espiritual

Acompañamiento espiritual ante el miedo y la angustia por la pandemia

Hermana Marilyn Romero, miembro de la Orden de San Agustín

Los estragos por la expansión del Covid-19 no sólo se reflejan por los casos de contagios y fallecidos, o por la pérdida laboral y económica; los índices de depresión también han aumentado. Por ejemplo, según la OMS, solo en Italia y España, un 39% de los niños en cuarentena sufre de inquietud e irritabilidad, mientras que un 31% de sentimientos de soledad. Las cifras en Estados Unidos, en tanto, muestran que casi la mitad de la población (45%) ha sufrido angustia durante la pandemia de coronavirus.

Nuestro país no es ajeno a esta realidad, la hermana Marilyn compartió con nosotros el caso de un joven que llamó porque se sentía solo “a pesar de tener amigos y redes sociales. Después de una respiración profunda solo me dijo: tengo miedo” – detalla.

“Él compartió conmigo el miedo que estaba sintiendo ante esta situación, el miedo de perder a sus padres o a la gente que quiere y no ve desde hace tiempo, el miedo de saberse frágil y desconcertado ante esta situación y ante la presencia de Dios en su vida. Él no era un chico de oración ni de parroquia pero ‘por casualidad’ encontró la publicación de un teléfono de escucha en una red social”, señala.

“Era un joven que antes se avergonzaba de verse rezando, sin embargo, ahora se reconocía necesitado de volver a Dios, y de forma muy sincera pedía ayuda para reencontrar el camino de regreso y aprender o recordar cómo hacerlo. Fue una conversación muy bonita porque este chico estaba buscando respuestas y mientras hablaba, él mismo iba dejando el nerviosismo por una nueva pero verdadera alegría”, indicó.

Recuerda que puedes contactarte a la Central de Telefónica de acompañamiento espiritual marcando el (01) 203-7700 Opción 2 de lunes a sábado entre 9 a 1pm. / 2 a 6pm.