Actividades

Hospital Dos de Mayo: Movilizados por el amor, nos identificamos con los que más sufren

Esta mañana Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, recorrió los pasillos del Hospital Nacional Dos de Mayo y presidió la Celebración Eucarística para orar por todos los pacientes de Covid-19: “Dios valora el esfuerzo que están haciendo los médicos por procurar la vida, nuestro Dios no es indiferente al dolor”– resaltó durante su homilía.

Comentando el Evangelio de Juan (17,20-26), el Obispo recordó que la actitud de Jesús de orar y pedir por la unidad de sus discípulos es un gesto que debemos imitar en este tiempo de necesidad: “es momento de que pidamos por todos los que, en algún momento, se unirán a Él por medio de la evangelización”.

La unidad no tendría sentido sin el amor, lo único que moviliza a la persona realmente es el amor que me impulsa a identificarme con el otro, con el que más sufre

“No se trata de ponernos de acuerdo para amarnos, sino al revés, primero amarnos para luego ponernos de acuerdo – explicó Guillermo Elías – por eso estoy aquí, para unificar la fuerza que nos viene de Dios, para unirnos como Iglesia a la fuerza vital de las religiosas, del capellán, de los médicos y las enfermeras, del aporte de los técnicos y todas las personas que luchan para salir de esta crisis sanitaria”.

“Pidamos al Señor que atraiga su presencia para conocerlo, amarlo, y amando a los demás, podamos buscar caminos de unión que procuren la vida” – acotó.

Señor, capacítanos para construir la unidad que ayude a calmar, a consolar, a animar a tantos que realmente sufren. De este altar emanará para este hospital gracia abundante porque el poder de la Eucaristía es un poder infinito.