Actividades

Arzobispo de Lima: “Llamados a escuchar el clamor de los pobres y los sencillos”

“La situación difícil que estamos viviendo, solo se resuelve cuando estamos unidos, cuando nos comprendemos, cuando escuchamos el clamor de los pobres y la gente que está sufriendo”, fueron las palabras de Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima, durante la homilía de este XIV Domingo del Tiempo Ordinario.

Monseñor Castillo explicó que el Evangelio de hoy nos exhorta “a asumir el Espíritu del Señor”, que ha sido dado a todos nosotros: “de lo único que se trata, es de acogerlo para vivir según Él” – reflexionó.

“Jesús siempre vivió abierto al Padre, acogiendo su Espíritu para realizar su voluntad, y el quehacer del creyente, y el llamado a toda la humanidad es que, asumiendo el Espíritu del Padre, podamos transparentar al Padre”, añadió el Arzobispo.

Dios quiso darse a conocer especialmente a los humildes de la tierra.

La expresión de Jesús, en el Evangelio de Mateo (11, 25-30), ‘¡Te doy gracias Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla!’, nos recuerda que, “Dios quiso darse a conocer especialmente a los humildes de la tierra, a la gente que no cuenta”, indicó el Primado del Perú.

Eso también lo recuerda Mateo (18,3): ‘Os aseguro que, si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos’ – por lo tanto, “entrar en el Reino de Dios es entrar en la dinámica de su amor, empezar siendo niños para que, desde niños, hablemos sus palabras”, destacó.

“Esto es muy importante – dijo el Arzobispo de Lima – porque según crecemos, nuestra palabra se confunde con nuestros intereses, nos enredamos en nosotros mismos, y ya no decimos las palabras de Dios, sino lo sustituimos, e inclusive usamos al mismo Dios para decir lo que a nosotros nos interesa, que muchas veces son intereses egoístas”.

Decir transparentemente aquello que es cierto y verdadero.

Monseñor Castillo resaltó que “debemos hacer un llamado, en todo nuestro país, a no hablar piedras, a no enredar las cosas, sino a decir transparentemente, aquello que es cierto y verdadero, a no mentir”, de lo contrario, “no se está haciendo, ni escuchando, aquello que Dios habla por medio de los pequeños”.

Si Dios considera que, para poder revelarse, ha escogido a los pequeños, es porque quiere que los pequeños también, con su palabra, nos digan cosas importantes.

Y dirigiéndose a los maestros que este lunes 6 de julio celebran su día, Monseñor Castillo agregó: “enseñen también el sentido de las cosas, y la Palabra que Dios quiere para este mundo, para este país que necesita resucitar a una nueva manera de vivir. Necesitamos urgentemente eso, porque la situación difícil que estamos viviendo, solo se resuelve cuando estamos unidos, cuando nos comprendemos, cuando escuchamos el clamor de los pobres y la gente que está sufriendo, eso implica un cambio en nosotros que tenemos y estamos llamados a hacer”.

Ahora que la pandemia nos ha hecho vulnerables, “desde nuestra vulnerabilidad, digamos palabras adecuadas, porque el Señor nos ha puesto en su situación, que Él fue vulnerable y entregó su vida en la cruz, y por eso, el Señor quiere también revelarnos las maravillas de su amor, porque podemos ser sujetos que anunciemos esa Palabra, somos pequeños misioneros”, subrayó el Primado del Perú.

Nosotros encontraremos esperanza para nuestras vidas si es que, dejándonos guiar por el Señor, aprendemos a tener su Espíritu, lo acogemos y decimos palabras que transformen el mundo.