Actividades

Luis Sarmiento presidió primera Eucaristía como rector del Seminario Santo Toribio de Mogrovejo

Luis Sarmiento presidió su primera Eucaristía como rector del Seminario Santo Toribio de Mogrovejo. Acompañado de los jóvenes seminaristas, el Padre Sarmiento expresó su inmensa alegría por esta nueva misión encomendada.

Durante su homilía, el Padre Sarmiento explicó que, a pesar de nuestras actitudes individualistas y egoístas, Dios no aparece desafiante o nos recrimina, por el contrario, “Él quiere llegar a tu corazón para que comprendas el amor del Padre, un amor que no es movido por las etiquetas o calificativos que ponemos a la gente, Dios no se fija si somos de una tendencia, si tú eres ‘rojo’, ‘verde’, o un híbrido de siete colores, Dios nos ama tal cual somos”.

“Hoy, el Señor nos hace mirar de cerca cómo nos hemos acostumbrado a vivir, porque eso es lo que pasaba con el pueblo de Israel, se acostumbró a vivir infiel, a pensar que podemos vivir con etiquetas, señalándonos unos a otros, a creernos que somos ‘más santos’ que los otros, a creer que el otro es más miserable que yo, pero a Dios no le importa qué tan miserable soy, porque me ha llamado simplemente para descubrirme más amado por Él”, añadió.

El Señor ha venido a quitarnos las etiquetas que otros nos ponen, el Señor ha venido a hablarnos al corazón, a transparentar su amor para decirnos: ‘tú eres importante, yo te amo a ti’,

Y dirigiéndose a los jóvenes seminaristas agregó: “la formación es un camino en el que debes dejar amarte por Dios, porque la vida cristiana lo es, porque no vamos viendo a un Dios que va señalando tus equivocaciones, sino un Dios que te va poniendo los caminos, que se acerca y toca tu vida”.

El Señor nos quiere para más, nos quiere ver mejores seres humanos, dejándonos amar por Él y dando testimonio a los otros.

“Dios seguirá haciendo más cosas contigo si permites que toque tu vida, que llegue a tu corazón y te siga hablando, porque Él cree en ti, y ese es el punto de partida en nuestro camino pastoral”, sentenció.