Actividades

Consejo Pastoral de la Parroquia San Pedro: apoyo a comedores populares

Ubicada en el distrito de Chorrillos, la Parroquia San Pedro viene acompañando a cientos de familias gracias al apoyo, la planificación, y la ejecución de acciones solidarias, por parte de los líderes de las comunidades parroquiales que conforman el Consejo Pastoral.

“Estamos apoyando a nuestro comedor parroquial ‘El Buen Pastor’, a través de actividades que difundimos por redes sociales, y llaman al espíritu solidario de las personas. Gracias a ello, hemos recibido donaciones de mil pollos de una granja, y hemos repartido 500 bolsas de víveres”, contó el Párroco Raúl León Caycho OFM. a la Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima.

Rául León explicó que las donaciones recibidas de Cáritas Lima, han sido un recurso indispensable para ayudar a los comedores populares del barrio: “la entrega de alimentos que nos facilita Cáritas, ha permitido apoyar a 150 personas que acuden a los comedores populares de nuestra zona. Hasta la fecha hemos ayudado a tres comedores de nuestra jurisdicción: Santa Rita, Alto Perú, y el Comedor de Pronovi”, añadió.

Consejo Pastoral: un grupo dinamizador para la solidaridad.

El Padre León Caycho indicó que, para las acciones sociales de ayuda y repartición de víveres, recurrieron a los líderes de los grupos parroquiales que conforman el Consejo Parroquial: “acá trabajamos con un grupo dinamizador de la pastoral. No es un grupo social ni tampoco es una agencia, sino que integramos la opinión de todas las cabezas de los grupos que tenemos”, precisó.

“Las personas beneficiarias de las bolsas de víveres, son personas que vienen a nuestra casa pidiendo ayuda. También contamos con una lista de empadronamiento para llevar canastas a los hogares más necesitados. A pesar de la cuarentena, el comedor parroquial nunca ha cerrado, siempre hemos entregado 100 almuerzos diarios, pero con la pandemia, ahora repartimos 250 almuerzos diarios”, comentó el Padre Raúl.

La Iglesia presente en las necesidades humanas.

Finalmente, el Párroco de la Parroquia San Pedro recuerda que todo culto por la vida cristiana, debe inspirarse desde la caridad y el amor al prójimo: “El Evangelio mismo lo dice: ‘Cada cosa que estoy haciendo por uno de estos pequeños me lo hicieron a mi’ (Mateo 25:40), ‘Una fe sin obra es una fe muerta’ (Santiago 2, 14-19)”, reflexionó.

Es importante que nuestro culto, nuestra vida cristiana, este refrendada siempre por la caridad, por dar de comer al pobre, vestir al desnudo, dar hospedaje aquel que no tiene. Lo poco que tenemos, tenemos que compartirlo.