Actividades

Cáritas Lima: Llevar esperanza en medio del dolor

Abigaíl Solano es una joven asistente que trabaja incansablemente en el almacén de Cáritas Lima. En este tiempo de Pandemia, ella viene siendo testigo presencial de la necesidad que pasan muchas familias en nuestro país, ya sea por enfermedad, hambre o pérdida del trabajo. En medio del dolor y la tragedia, el servicio desinteresado de Abigaíl representa una luz de esperanza para miles de personas. Este es su testimonio…

Apenas tiene 22 años, pero sin saberlo, ya forma parte de los miles de héroes anónimos que entregan su vida a diario por los demás. Abigaíl Solano es una integrante del equipo de Cáritas Lima, su función principal es apoyar en la recepción de donativos y la entrega de canastas de víveres en las diferentes parroquias de nuestra ciudad: “en esta Pandemia todos estamos pasando una situación muy crítica, y en estos momentos, somos el núcleo y la fortaleza para ellos”, indicó la joven asistente a la Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima.

Yo siento que Dios me trajo aquí para ser un don para los demás, para apoyar y dar esperanza. A mí me hace feliz ver una sonrisa en su rostro de tristeza.

Abigaíl cree firmemente que negarle la ayuda a una persona en esta crisis sanitaria es como decirle: no vivas: “si ustedes se han dado cuenta, afuera hay un montón de personas que tocan la puerta, y decirle un ‘no’ es como negarle el pan a alguien”, resaltó.

Abigaíl Solano, joven asistente del almacén de Cáritas Lima.

Experiencia, sabiduría y juventud.

Pero Abigaíl no está sola, junto a ella hay un equipo de personas que aportan con sus años y su experiencia. Esta integración de adultez y juventud ha hecho posible que ella asuma este nuevo desafío con responsabilidad, prudencia y sensibilidad: “quiero agradecer al apoyo de Cinthya, Inés, Juan Carlos, Rubén y muchas personas más que me han ayudado, me han orientado. Me siento bien fortalecida al estar acá”, agregó.

Soy muy joven, es verdad, tengo 22 años, pero si se dan cuenta, chicos de mi edad están totalmente aterrorizados por el miedo al contagio. El miedo va a existir siempre, entonces, el miedo también puede ser tu fortaleza.

Antes de despedirse, Abigaíl Solano envía un mensaje de aliento a todos los voluntarios que, desde sus parroquias, comunidades o barrios, acompañan a los que más sufren: “le digo a todos los jóvenes que se sumen, que apoyen, que cumplan todos los protocolos. Todos podemos colaborar desde nuestros hogares, en nuestros grupos de estudio o trabajo, reuniendo donativos y compartiendo con los que más necesitan. En Cáritas Lima siempre estamos con los brazos abiertos, cada donación es una gotita de esperanza para las personas que lo han perdido todo”.

¿Cómo colaborar con Cáritas Lima?

Recientemente, el Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo, hizo una importante convocatoria para ofrecer una mejor y sincera solidaridad a nuestros hermanos más necesitados, a través de una campaña de donaciones de menestras y alimentos nutritivos que ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune.

“La menestra tiene los minerales que nos defienden para que no se meta el virus. Hagamos la gran campaña de las menestras solidarias. Por favor, todas las donaciones serán destinadas a los que más necesitan, especialmente a los pueblos jóvenes de nuestra ciudad, y así poder ayudarnos con una sincera solidaridad y servicio”, resaltó el Primado del Perú.

Para enviar las donaciones de menestras sólo tienes que comunicarte con uno de los canales oficiales de comunicación de Cáritas Lima:

Central Telefónica de Cáritas Lima: (01) 203 7700 (Opción 1)
WhatsApp: 932 411 126 (sólo mensajes)
Correo electrónico: info@vicariadelacaridad.org