Actividades

Religiosidad popular: una reflexión de Monseñor Elías (Ep. 2)

En este segundo día de reflexión, Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, aborda el tema de la religiosidad popular como expresión de nuestra fe, como expresión de nuestra cultura y realidad.

“La Iglesia cada vez es más consciente de la importancia y los valores que tiene esta llamada piedad popular en relación al anuncio de Jesucristo. Durante mucho tiempo, se ha considerado como algo no profundo, como una manifestación menos pura de la fe, pero son muchos los que en nuestros días ponen de relieve su riqueza, su importancia para la transmisión de la fe”, comentó el Obispo.

Guillermo Elías explicó que la religiosidad popular tiene ricas y diversas manifestaciones que permiten evangelizar: “se trata de una mezcla entre fe y costumbre, entre piedades personales, pero hay fe, hay la búsqueda de lo trascendente. La religiosidad popular es la expresión de la búsqueda de Dios y de la fe cristiana, en cada pueblo de acuerdo a su idiosincrasia, de acuerdo a su historia”, añadió.

La religiosidad popular surge de la apertura a la trascendencia a Dios, propia de toda persona humana, por eso hay que valorarla, acompañarla y ayudar a que no sea un elemento puramente estático.

Monseñor Elías indicó que en los pueblos siempre ha existido la voluntad de expresar lo sagrado de diversas maneras, expresiones con profundas raíces cristianas: “la religiosidad popular es una expresión pública y compartida de la fe cristiana, mediante ella, nuestros pueblos cristianos, especialmente la gente sencilla ha expresado su relación con Dios, con la Santísima Virgen, con los santos, la fuente de la piedad popular se encuentra en la presencia viva y activa del Espíritu de Dios en el organismo eclesial”.

En otro momento, Monseñor Guillermo recordó que debemos tener en cuenta que la religiosidad popular evoluciona al ritmo de los pueblos: “Valoremos esta expresión tan grande y trascendente que ha ido más allá de las fronteras del Perú, porque donde hay un peruano está el Señor de los Milagros. Que la riqueza de esta expresión de fe la tengamos siempre en cuenta”, reflexionó.