Evangelio del Día

Evangelio del Día
Jun - 2021
DomLunMarMieJueVieS√°b
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis (Gn 18, 1-15)
En aquellos d√≠as, el Se√Īor se apareci√≥ a Abrah√°n junto a la encina de Mambr√©, mientras √©l estaba sentado a la puerta de la tienda, porque hac√≠a calor. Alz√≥ la vista y vio tres hombres en pie frente a √©l. Al verlos, corri√≥ a su encuentro desde la puerta de la tienda y se prostern√≥ en tierra, diciendo: Se√Īor, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Har√© que traigan agua para que os lav√©is los pies y descans√©is junto al √°rbol. Mientras, traer√© un pedazo de pan para que cobr√©is fuerzas antes de seguir, ya que hab√©is pasado junto a vuestro siervo. Contestaron: Bien, haz lo que dices. Abrah√°n entr√≥ corriendo en la tienda donde estaba Sara y le dijo: Aprisa, tres cuartillos de flor de harina, am√°salos y haz una hogaza. El corri√≥ a la vacada, escogi√≥ un ternero hermoso y se lo dio a un criado para que lo guisase en seguida. Tom√≥ tambi√©n cuajada, leche, y el ternero guisado y se lo sirvi√≥. Mientras √©l estaba en pie bajo el √°rbol, ellos comieron. Despu√©s le dijeron: ¬ŅD√≥nde est√° Sara, tu mujer? Contest√≥: Aqu√≠, en la tienda. A√Īadi√≥ uno: Cuando vuelva a verte, dentro del tiempo de costumbre, Sara habr√° tenido un hijo. Sara lo oy√≥, detr√°s de la entrada de la tienda. Abrah√°n y Sara eran ancianos, de edad muy avanzada, y Sara ya no ten√≠a sus per√≠odos Y Sara se ri√≥ por lo bajo, pensando: Cuando ya estoy seca, ¬Ņvoy a tener placer, con un marido tan viejo? Pero el Se√Īor dijo a Abrah√°n: ¬ŅPor qu√© se ha re√≠do Sara, diciendo: ¬ęDe verdad que voy a tener un hijo, yo tan vieja¬Ľ ? ¬ŅHay algo dif√≠cil para Dios? Cuando vuelva a visitarte por esta √©poca, dentro del tiempo de costumbre, Sara habr√° tenido un hijo. Pero Sara lo neg√≥: No me he re√≠do. Porque estaba asustada. El replic√≥: No lo niegues, te has re√≠do.

EVANGELIO DEL D√ćA

Evangelio seg√ļn San Mateo (Mt 8, 5-17)

Al entrar en¬†Cafarna√ļn, un centuri√≥n se¬†le acerc√≥ y le suplic√≥:¬†Se√Īor, mi muchacho est√° postrado¬†en casa, paral√≠tico, y sufre terriblemente.¬†Jes√ļs le contest√≥:¬†Yo ir√© a sanarlo. Pero el centuri√≥n le replic√≥:¬†Se√Īor, no soy digno de que entres¬†bajo mi techo. Basta que digas una palabra¬†y mi muchacho quedar√° sano. Tambi√©n¬†yo tengo un superior y soldados a mis √≥rdenes. Si le digo a √©ste que vaya, va; al otro¬†que venga, viene; a mi sirviente que haga¬†esto, y lo hace.¬†Al o√≠rlo, Jes√ļs se admir√≥ y dijo a los¬†que le segu√≠an:¬†Les aseguro, que no he encontrado¬†una fe semejante en ning√ļn israelita.¬†Les¬†digo que muchos vendr√°n de oriente y occidente y se sentar√°n con Abrah√°n, Isaac y¬†Jacob en el reino de los cielos. Mientras¬†que los ciudadanos del reino ser√°n expulsados a las tinieblas de fuera. All√≠ ser√° el llanto y el crujir de dientes. Al centuri√≥n, Jes√ļs le dijo:¬†Ve y que suceda como has¬†cre√≠do.¬†En aquel instante su¬†muchacho qued√≥¬†sano.¬†Entrando Jes√ļs en casa de Pedro, vio¬†a su suegra acostada con fiebre. La tom√≥¬†de la mano, y se le fue la fiebre; entonces¬†ella se levant√≥ y se puso a servirle.¬†Al atardecer le trajeron muchos endemoniados. √Čl con una palabra expulsaba los¬†demonios, y todos los enfermos sanaban.¬†As√≠ se cumpli√≥ lo anunciado por el¬†profeta Isa√≠as: √Čl tom√≥ nuestras debilidades y carg√≥ con nuestras enfermedades.¬†

Central telefónica
(511)2037700