Santos del Día

Santos del Día
May - 2021
DomLunMarMieJueVieSáb
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031

S. PEDRO CELESTINO V, PAPA (PEDRO DE MORONE)

Un buscador de Dios. Pedro Angeleri de Morone lo es desde joven cuando distingue en el silencio y en la belleza de la naturaleza, la dimensión favorable para contemplar al Creador para servir a los hermanos. Nacido en una familia campesina en Isernia en 1215, el penúltimo de doce hijos, a temprana edad huérfano de padre, y enviado por su madre a los estudios eclesiásticos. Atraído por la vida monástica, entra en la Orden benedictina. A los 24 años se convirtió en sacerdote, pero pronto eligió la vida eremítica en el Monte Morone en Los Abruzos italianos.

La oración, la penitencia y el ayuno marcan sus días. No faltan las tentaciones: Pedro las vence aferrandose a la cruz. Atraído por él, muchos lo siguieron: pronto nace el primer núcleo de los Ermitaños de Maiella con la aprobación de Urbano IV. Disfrutando de la benevolencia del Cardenal Latino Malabranca y el Rey de Nápoles, Carlos II d’Angiò, conocido como Zoppo, los «Celestini» – se llamarán así – se expanden fundando monasterios y restaurando abadías caídas. El tiempo para Pedro está marcado por la oración ininterrumpida. En Europa, se difunde su fama como hombre de Dios y vienen a él, de todas partes, para recibir consejos y sanaciones. A todos les indica la conversión del corazón como camino hacia la paz, en un momento histórico desgarrado por tensiones, conflictos -incluso dentro de la Iglesia- y pestes.

Un hombre de oración, extraño a los conflictos

Es el 1292: tras la muerte del Papa Nicolás IV vienen 27 meses de Sede vacante. Los once cardenales electores no son capaces de encontrar un acuerdo, polarizados por el conflicto entre las familias Orsini y Colonna y presionados por el deseo del rey Carlos II de encontrar un candidato de su agrado. Desde el aislamiento en la celda, Pedro de Morone envía a los cardenales la profecía del inminente castigo divino, evitable sólo con la elección del Sumo Pontífice en los próximos meses. La fama del ermitaño, conocido por sus milagros y su íntegra conducta espiritual, lleva a los votantes a identificar en él al candidato ideal para superar el puesto. Encontrado en la cueva de Maiella por una delegación de prelados, Pedro al principio se niega, y luego comprende que es Dios quien lo llama a una responsabilidad tan alta. Sin embargo, rechaza la invitación de los cardenales para llegar a Perugia y, el 29 de agosto de 1294, memoria de San Juan Bautista, escoltado por el rey Carlos, va a L’Aquila, sentado en un burro, para recibir la tiara en la gran Iglesia de Santa María en Collemaggio, construida por él unos años antes. Él elige el nombre de Celestino V y pone en marcha el primer Jubileo de la historia, conocido como «Perdón».

Un Pontificado breve y sufrido

Pronto se da cuenta de que no es libre en el ejercicio del ministerio, empujado por aquellos en la Curia que esperan beneficiarse de su inexperiencia de gobierno. Convoca un Consistorio y nomina a 12 cardenales. Muchos critican amargamente la decisión del Papa de confiar en la protección de Carlos de d’Angiò y de transferir la sede de la Curia a Nápoles. Pronto se dio cuenta de ser un rehén de la corona. En la pequeña celda de Castillo Nuevo, que se convirtió en su hogar, madura la decisión de renunciar al Pontificado, respaldado también por la opinión del cardenal Benedicto Caetani, experto en derecho canónico, que lo sucedió con el nombre de Bonifacio VIII. «Yo Celestino V, impulsado por razones legítimas, por la humildad y debilidad de mi cuerpo y la malicia de las personas, con el fin de recuperar la tranquilidad perdida abandono libre y espontáneamente el Pontificado y renuncio expresamente al trono, a la dignidad, al honor y al honor que ello conlleva”. Con estas palabras, el 13 de diciembre de 1294, Celestino deja las vestiduras y toma el viejo hábito. Solo once días después viene elegido el nuevo Papa, quien hace llevar a Pedro, que inicialmente había huido a lugares desiertos, al castillo de Fumone. Aquí, en una estrecha celda, el ermitaño muere en oración el 19 de mayo de 1296. Resumidamente pasado a la historia como el «gran rechazo», deplorado por Dante en la Divina Comedia, es un ejemplo de libertad evangélica y santidad. De hecho, fue canonizado por Clemente V en 1313. Sus restos mortales conservados en la Basílica de Collemaggio son destino de constantes peregrinaciones. Una de las peregrinaciones más ilustres fue aquella de Benedicto XVI, en 2009, quien quiso dejar el palio que recibió al inicio de su Pontificado.

S. URBANO I, PAPA

Hay una colina que separa la ciudad de Los Abruzos “Chieti” de la aldea de “Bucchianico”. En torno a mediados del 1300 las dos localidades estaban involucradas en una de las tantas guerras fronterizas. Chieti decide que es hora de atacar y hacer que se rinda la gente de la pequeña aldea, tercamente arraigada en y alrededor del castillo que domina el valle. Un día – cuenta la historia que mucho le debe a la leyenda – un ejército quizás de mercenarios se mueve hacia Bucchianico con intenciones fácilmente entendibles por los vigías del pueblo. Los habitantes son pocos, pero su comandante militar, el «Sargento», tiene un golpe de genio: ordena a los pocos hombres, y también les dice a las mujeres, que se pongan corazas y cualquier tipo de armadura y comiencen a moverse dentro del castillo y al lado de la colina sin interrupción. Los atacantes observan desde lejos ese va y viene, que parece un ejército gigantesco en maniobra y desisten los propósitos beligerantes.

Un Papado tranquilo

De hecho, según la tradición, la maniobra fue inspirada al Sargento – por lo que parece en un sueño – por el Papa San Urbano e incluso hoy en la pequeña aldea el episodio se conmemora cada año con una gran manifestación popular. Al igual que en ese evento, la historia certifica poco de la vida de San Urbano I. Eusebio de Caesarea escribe en su famosa «Historia Eclesiástica» que Urbano asciende al Trono después de la muerte del Papa Calixto. Estamos en torno al 223 y hasta mayo del 230 el Pontificado de ese Papa, probablemente originario de Teano, fluye sin sacudidas bajo el imperio de Septimio Severo. En realidad hace estragos aún el anti-papa Hipólito, que le había dado problemas a Calisto, pero se dice que Urbano actúa con él con la misma firmeza que su predecesor.

Firmeza y caridad

Los asuntos de los que se ocupó el Papa Urbano ofrecen una visión de los problemas de la Iglesia desde el primer momento. Intenta un complejo pleito civil contra los productores de acogida, revocando el decreto del Papa Ceferino que imponía vasos de vidrio para los sacrificios y obligaba al uso de cálices de plata, es tenaz en reclamar las propiedades eclesiales. Los biógrafos del período muestran el perfil de un hombre caritativo y resuelto, capaz de traer a muchos paganos al bautismo, incluida la familia romana de Valerii.

Historias inciertas

Muchas brumas se espesan también con la muerte del Papa Urbano – muerte natural para algunas fuentes, violenta para otros que hacen referencia a un asesinato por parte del prefecto Almenio – . Un tardía “Pasión” quiere que sea un mártir y que sea vinculado a la historia de Santa Cecilia, pero los documentos no son claros en este punto. Según el «Liber Pontificalis», la biografía más autorizada de los Papas de la Alta Edad Media, los restos del Papa Urbano descansan en el cementerio de Calisto en la Via Appia de Roma.

SS. PARTENIO Y CALÓGERO, MÁRTIRES EN LA VIA APPIA

Estos dos mártires murieron en el 304 y se recuerdan el día de su martirio. Fueron enterrados en el cementerio de San Calisto en Roma. Probablemente eran dos hermanos de origen armenio que un tal Emiliano, en el momento de su muerte, les confió a su hija Anatolia Calista y por eso los hizo eunucos.

S. IVO, SACERDOTE, ABOGADO DE LOS POBRES

Nacido en Bretaña en 1235, Ivo se formó en teología y derecho convirtiéndose pronto en sacerdote y abogado gracias a un patrocinio gratuito. Alojó a los pobres y necesitados en su castillo sin descuidar la predicación en las parroquias entre Tredez y Louannec. Fue canonizado en 1347 por Clemente VI.

S. CRISPINO DE VITERBO, RELIGIOSO CAPUCHINO

Pedro Fioretti ingresó a la Orden de los Frailes Menores Capuchinos en 1693 como Fray Crispín. Durante 40 años vivió en Orvieto, primero como horticultor, luego como mendicante. Fue canonizado por Juan Pablo II en 1982.

Central telefónica
(511)2037700