Santos del Día

Santos del Día
May - 2021
DomLunMarMieJueVieSáb
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031

S. GALLA, VIUDA ROMANA

Estamos en el período tormentoso que siguió a la caída del Imperio Romano de Occidente (476). Quinto Aurelio Memio Símaco es un patricio romano que, elegido prefecto en 476, intentó mantener buenas relaciones con los soberanos bárbaros. Se convirtió en cónsul en 485 y luego también en jefe del Senado, hasta la ruptura final con Teodorico que lo condenó a muerte en 525. Quinto Aurelio tuvo una hija: Galla, dada en matrimonio a un noble romano de nombre desconocido. Sin embargo al cabo de un año, quedó viuda.

El coraje de recomenzar en la fe

Al final del período de luto, muchos en la familia exhortan a Galla a encontrar un nuevo marido, pero ella, que se pudo consolar de tal dolor sólo anclándose en la fe, tiene otros planes. No vive muy lejos de la iglesia de San Pedro y allí va todos los días dedicando mucho tiempo a la oración, luego comienza a dedicarse al ayuno y sobre todo a la limosna y otras santas obras de caridad hacia los necesitados que son siempre muchos. En poco tiempo decidió consagrarse completamente al Señor, retirándose a un monasterio no muy lejano, «en la sencillez del corazón», como lo describirá San Gregorio. En resumen, su valiente decisión cruzó las fronteras de Roma, tanto que desde Cerdeña, donde San Fulgencio estaba exiliado, le escribió una hermosa carta -que es casi un tratado- en la que sostenía a esta mujer y a las demás viudas a perseverar en esas decisiones tan firmes y valientes: el «De statu viduarum». Galla murió en el 550.

Un culto de antiguos orígenes

Confortada por los consejos ascéticos y el apoyo recibido a distancia, entre otros, de San Fulgencio, Galla continuó resueltamente su vida monástica que tenía el perfume de la santidad. Las fuentes legendarias dicen que, aunque ella se dedica a ayudar a los enfermos y desamparados, a menudo tiene visiones de la Virgen, que también están representadas en una valiosa obra de arte conservada en la iglesia de Santa María in Campitelli en Roma. San Pedro, en cambio, se le aparecerá a punto de morir para invitarla a ocupar su legítimo lugar en el cielo, junto a él. A Santa Galla pronto se le dedicará la iglesia de Santa María en pórtico, probablemente construida justo encima de la casa donde vivía, que fue destruida más tarde alrededor de 1930. Hoy en día, una iglesia parroquial a lo largo de la circunvalación Ostiense (en Roma) está dedicada a la Santa.

S. PEDRO DE VERONA, SACERDOTE DOMINICO Y MÁRTIR

Hijo de maniqueos, Pedro se opuso a su familia cuando entró en la Orden Dominicana. Llegó a ser un defensor enérgico de la doctrina católica, hasta el punto de ser nombrado Inquisidor General de Lombardía. Murió mártir en el año 1252, asesinado por los mismos herejes a los que se había opuesto.

Central telefónica
(511)2037700