Tag

auxiliares

Browsing

En este tiempo de pandemia, queremos compartir la palabra de reflexión de Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, quien dirige un mensaje esperanzador y de unidad a todas las familias:

“Sé que muchas de las familias están, en este momento, asustadas, preguntándose ¿Qué vamos a hacer? ¿Quién nos va a salvar? Yo les recuerdo que ustedes no están solos. Es ahora cuando tienen que recordar, queridas familias, que Jesús está con ustedes” – expresó Monseñor Elías.

El Obispo Auxiliar recalcó que la primera fuerza que debe prevalecer en la familia viene de los esposos y los padres: “esa familia que tiene a una pareja de esposos sanos ningún virus podrá destrozarlos, por eso, es el momento de los esposos para estar juntos, es el momento de los padres para estar con sus hijos y recuperar espacios”.

“Quiero recordarte en este momento que tu familia es fuerte, tu familia es sana cuando permanecen unidos y trabajando juntos en este tiempo. Nunca olviden que la fuerza de su familia es el amor que entre ustedes se tienen”, acotó.

“Las orientaciones propuestas en la Carta Pastoral del Arzobispo de Lima buscan fortalecer el vínculo familiar tanto de pareja, fortalecer las familias en su conjunto, en la diversidad que tiene la arquidiócesis, porque tenemos una enorme diversidad de situaciones que requieren una respuesta de la Iglesia”, expresó Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, en la reciente edición del programa Diálogo de Fe.

No hay Iglesia sin la mujer

Refiriéndose al rol de la mujer en la vida de la Iglesia, Monseñor Elías resaltó que debemos agradecer a Dios por el don de la mujer en la humanidad: “la mujer le aporta a la humanidad algo que es propio de ella, que está inscrito en la estructura de ella, como Dios la hizo, y como Dios la quiere, como nosotros los varones tenemos que acogerla y complementarnos, porque en realidad no estamos para competir sino para ayudarnos mutuamente, varones y mujeres” – destacó.

Yo vengo de una mujer, yo fui educado, acompañado, por miles de mujeres que me edificaron, actualmente trabajo con muchas mujeres también en las diferentes pastorales y tengo que reconocer que la mujer me ha hecho bien como ser humano, e incluso, como sacerdote me ha llevado a la plenitud.

Al ser consultado sobre los reiterados casos de feminicidios en nuestro país, el Obispo Auxiliar de Lima resaltó que “el problema es bastante complejo y tiene muchas aristas”, por lo que deberían contemplarse todos los factores que generan este tipo de violencia en nuestra sociedad: “no sólo a nivel de política de estado, sino también a nivel de educación en los hogares, fundamentalmente en los hogares, porque es allí donde se gesta la persona y es allí donde nace y se forma un hombre que luego no es capaz de amar, respetar y cuidar a la mujer” – precisó.

Pastoral de la mujer y Pastoral de madres solteras

Precisamente, con el objetivo de incorporar a la mujer en la acción evangelizadora de la Iglesia, el Arzobispo de Lima ha propuesto en su Carta Pastoral, la construcción de dos pastorales dirigidas a la mujer y a las madres solteras.

En ese sentido, Monseñor Elías explicó que la Iglesia necesita asumir realmente cambios y formas concretas de trabajar que respondan a la diversidad de problemas que vivimos como sociedad: “a partir de la Asamblea Sinodal Arquidiocesana tuvimos la posibilidad de empezar con un diagnóstico situacional para percibir las necesidades de nuestra ciudad”, comentó.

“Entre las líneas de acción planteadas por Monseñor Castillo destaca la Pastoral de madres solteras, que vamos a empezar a organizar para acompañar ese proceso de esas madres en todas las condiciones – acotó Monseñor Guillermo – queremos fortalecer el vínculo familiar tanto de pareja, fortalecer las familias en su conjunto, en la diversidad que tiene la arquidiócesis, porque tenemos una enorme diversidad de situaciones, tanto sectores marginales limitados, sectores ricos y medios”.

“A partir de la Carta Pastoral vamos a ir elaborando el plan estratégico para los próximos cinco años, y allí ejecutaremos las líneas de acción y las cosas concretas que debemos hacer” – reiteró.

“Hay personas que han enceguecido el corazón de tal manera que más les importa el bolsillo que el hermano. Hoy el Señor nos pide más proximidad y acompañamiento” – fueron las palabras que rescató Monseñor Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, durante la Celebración Eucarística en acción de gracias por el 68 aniversario de la Clínica San Juan de Dios.

“Para alcanzar la vida eterna Dios nos pide amar a nuestro prójimo – comentó Monseñor Rodríguez – el Señor no habla de una vida eterna lejana o posterior a la muerte, Él nos dice que amando a nuestro prójimo y haciendo las cosas hoy, aquí, podemos recibir la vida eterna”.

El desafío de entender la humanidad

Dirigiéndose a las autoridades y miembros de la Clínica San Juan de Dios, Monseñor Rodríguez indicó que “en una institución como ésta que busca atenuar y entender el dolor, es necesario entender también la humanidad, descubrir la proximidad del hermano, del que sufre y necesita ser escuchado”.

Hay personas que han enceguecido el corazón de tal manera que más les importa el bolsillo que el hermano. Hoy el Señor nos pide más proximidad y acompañamiento

Por último, el Obispo Auxiliar de Lima hizo un llamado a “llevar a Jesús a los demás, con nuestras manos y pies, sirviendo a los más desvalidos sin buscar el aplauso, sino anteponiendo nuestra humanidad. Yo los invito a poner su humanidad en la vida diaria y en las cosas sencillas, porque es ahí donde se esconde Dios” – finalizó.

Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, presidió la Celebración Eucarística de este II Domingo de Cuaresma en la Basílica Catedral de Lima: “la luz del Señor es capaz de transformarnos y convertirnos, especialmente en los momentos más difíciles, en nuestros días grises. Hoy necesitamos de esa experiencia, de ese encuentro con Jesús en la Palabra, en la reflexión, en la meditación, en el hermano que sufre, allí también podemos encontrar a Jesús transfigurado” – comentó durante su homilía.

Este domingo 8 de marzo, Monseñor Elías expresó un saludo especial dirigido a todas las mujeres: “ustedes son la fuerza, son la alegría, son la esperanza, son la vida y lo más precioso que tiene la Iglesia, el país, el mundo. Gracias a las mujeres y sus apuestas, la existencia toda tiene sentido, sigamos caminando para construir un mundo en el que todos y todas tengan derecho a la vida, a la dignidad, a la justicia” – manifestó.

La Palabra nos ilumina, nos transforma y nos convierte

“Hoy, la Palabra nos congrega e ilumina en este camino a la Pascua – comentó refiriéndose al Evangelio de Mateo (17,1-9) que narra el evento de la transfiguración – es un signo poderoso para nosotros, para interpretarlo de manera profunda y no quedarnos en la pura simbología, sino ver en la transfiguración de Jesús eso que quiere revelarnos Dios”.

“La luz del Señor es capaz de transformarnos y convertirnos, especialmente en los momentos más difíciles, en nuestros días grises – resaltó el Obispo Auxiliar de Lima – la luz de Dios enciende nuestro corazón, nos abre los ojos y nos permite ver más allá, ir a lo profundo”.

¿De qué manera la transfiguración toma tu vida? – preguntó Monseñor Elías – “a veces nos olvidamos en quién está en nuestra vida, en quién hemos puesto nuestra confianza. Hoy necesitamos de esa experiencia, de ese encuentro con Jesús en la Palabra, en la reflexión, en la meditación, en el hermano que sufre, allí también podemos encontrar a Jesús transfigurado”.

Monseñor Guillermo hizo un llamado a mirar nuestra realidad para dejarnos interpelar por la mirada de Dios que se esconde en el rostro de cada ser humano: “Que esta transfiguración nos ayude a entender el sentido de nuestro camino, acojamos la fuerza de la Palabra y hagamos que esta Palabra nos transforme” – concluyó.

Monseñor Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, llegó hasta el Palacio de Torre Tagle para ofrecer el responso por el eterno descanso del Dr. Javier Pérez de Cuéllar, quien el pasado 4 de marzo falleció a los 100 años.

En presencia del Presidente de la República, Martín Vizcarra, el titular del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos; el canciller Gustavo Meza-Cuadra; y el director de la Academia Diplomática, Allan Wagner; se llevó a cabo el responso en memoria de nuestro querido e ilustre compatriota, Dr. Javier Pérez de Cuéllar.

“La muerte de nuestro querido hermano Javier nos entristece, nos recuerda una vez más hasta qué punto es frágil y breve la vida del hombre, pero en este momento nuestra fe nos conforta y nos asegura que Cristo vive eternamente y que el amor que Él nos tiene, es más fuerte que la misma muerte” – expresó Monseñor Rodríguez.

El Obispo Auxiliar de Lima destacó el acompañamiento de autoridades, ciudadanos, miembros de la Iglesia y familiares que dan testimonio de que Javier Pérez de Cuéllar era un hombre de esperanza: “si estamos aquí no solamente es porque nos unía a él la amistad o un lazo, sino lo más importante, la fe; sentirnos que somos hermanos y que frente a Dios todos somos sus hijos” – recordó.

“Si algo caracterizó a Javier es que cumplió su misión en este mundo, y la cumplió en diversos países y aquí en nuestra patria, entre nosotros. Dios ahora lo ha llamado para compartir la mesa” – agregó.

Como se recuerda, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Monseñor Carlos Castillo, expresó desde Roma sus sentidas condolencias por la partida de quien fuera Secretario General de las Naciones Unidas: “luchó incansablemente por la Paz en el mundo, con una mirada abierta a los Derechos Humanos y a la dignidad de las personas. Su ejemplo de peruano humanista es fuente de inspiración que heredarán, de hoy en adelante, las jóvenes generaciones” – manifestó.

En el Segundo Domingo de Adviento, Mons. Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, resalta la presencia de María Santísima: “No hay Adviento sin María” – recuerda – “La presencia de María y su figura en el Adviento, es la imagen de un pueblo que espera, es la imagen de un pueblo que sale al encuentro de su Dios”.

“En este Segundo Domingo de Adviento es importante resaltar la presencia de María Santísima. No hay Adviento sin María, no hay Navidad sin María, y creo que es una buena oportunidad para que, en la Iglesia de Lima, contemplemos esta figura tan intensa, tan fuerte y firme que la Iglesia nos propone”, fueron las palabras de Mons. Rodríguez.

“La presencia de María y su figura en el Adviento es la imagen de un pueblo que espera – comentó el Obispo Auxiliar de Lima – es la imagen de un pueblo que sale al encuentro de su Dios”.

‘Hágase en mi según tu Palabra’ es el llamado que nos hace maría para encarnar estas palabras en todos los momentos de nuestra vida, repetirla, hacerla nuestra y aceptar la voluntad del Señor: “Una voluntad que no aceptamos con la cabeza gacha, sino que la construimos con el mismo Dios, salimos al encuentro de Dios. Una voluntad que la aceptamos, la acogemos y la cumplimos, la llevamos adelante porque amamos a Dios y sabemos que esa voluntad no es de un Dios frío, castigador, distante, indiferente ante el dolor humano, sino que es un Dios que es Padre”.

El Segundo Domingo de Adviento nos hace presente la esperanza, no solamente de una mujer que ve en este embarazo un signo de Dios, sino hace presente la esperanza de todo un pueblo, el pueblo de Israel, este pueblo que la Iglesia va conduciendo hacia el encuentro con el Padre.

“Que la virgen también esté contigo – agregó Mons. Ricardo Rodríguezy que salgamos al encuentro de Dios Padre tomados de la mano de esta mujer que es nuestra madre y en la que ponemos toda la confianza”.

Archiveros y bibliotecarios de las distintas dependencias de la arquidiócesis de Lima se dieron cita en el Auditorio del Palacio Arzobispal, en el Centro de Lima, para llevar a cabo el “Primer encuentro de archivo y bibliotecas eclesiásticas, conventuales y parroquiales de la Arquidiócesis de Lima”, organizado por la Comisión de Fe y Cultura.

El evento contó con la presencia del Padre José Antonio Ubillús, Presidente de la Comisión Arquidiocesana de Fe y Cultura; Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima; Fernando López Sánchez, Director del Museo Arzobispal; el historiador y especialista en conservación David Fernández Villanova; el historiador José Luis González, responsable de la organización del repositorio bibliográfico de la Comunidad Jesuita de San Pedro; y la historiadora Kelly Montoya, Secretaria Ejecutiva de la Comisión.

La realización del Encuentro tuvo como objetivos dialogar sobre los siguientes temas:

  • Mejorar el sistema de archivos y bibliotecas eclesiásticos.
  • Formar la primera red de archivos y bibliotecas eclesiásticas de la Arquidiócesis de Lima.
  • Concientizar sobre el valor patrimonial de los fondos documentales y bibliográficos que resguardan.
  • Buscar la permanente capacitación del personal de los archivos y bibliotecas eclesiásticos.
  • Formar equipos de investigación coordinados para explorar de manera sistemática y paralela los archivos

El paso de Dios por nuestra historia

Monseñor Elías se mostró contento con este primer encuentro que “marca un nuevo tiempo para la arquidiócesis” e hizo un llamado para continuar trabajando en este tipo de iniciativas: “Hay que difundir esto en muchísimas parroquias porque acá lo que se juega es la propia historia, la propia evangelización, el propio paso de Dios en medio nuestro”.

Por su parte, el Padre Ubillús expresó su agradecimiento a los expositores por compartir sus conocimientos y seguir cultivando el amor por los archivos, los libros y las bibliotecas:

“Quiero agradecer su presencia y participación en este primer encuentro de archiveros. Agradezco de una manera especial a los expositores, creo que nos han enriquecido muchísimo y sobretodo han fortalecido nuestro amor por los archivos, por los libros, las bibliotecas, porque son fuente principal de nuestra historia en todos los niveles”, expresó.

En su mensaje pastoral de esta semana, Mons. Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, reflexionó sobre la importancia de la tolerancia en la vida cristiana – “La tolerancia es la aceptación de la diversidad, la aceptación de la diferencia, pero siempre buscando la unidad no la uniformidad” – comentó.

Aceptar a los demás es una obra de misericordia

¿Qué cosa es ser tolerante? – preguntó Mons. Rodríguez. “La tolerancia es la capacidad que tengo de aceptar lo diferente, esa capacidad interior de aceptar que algo es diferente a lo que yo puedo pensar o creer”, explicó.

“Una persona intolerante, en el campo de las virtudes, en el campo moral, es una persona que no soporta lo diverso, no soporta al otro, no soporta que el otro pueda pensar distinto”, resaltó.

El Obispo Auxiliar de Lima indicó que, entre las virtudes cristianas, debemos aprender a aceptar en su diversidad a los demás: “Las obras de misericordia pueden ser corporales o espirituales, y una de ellas dice: aceptar con paciencia a los demás” – precisó.

Tener la mente abierta es tener la capacidad de escuchar, capacidad de entender al otro.

Mons. Rodríguez también aclaró que aceptar la diversidad “significa consentir que esa diferencia de repente esté llevando a un error, cuidado”.

Tolerancia es buscar el camino del consenso y la verdad

“Podemos hasta vivir años equivocados” – dijo en otro momento – “cuánta gente, por ejemplo, cree todavía en un Dios que castiga, y toda su vida ha pensado pensando así”. Por eso, es importante que en la tolerancia aprendamos a “buscar el camino del consenso y la verdad”.

La tolerancia tiene que ser trabajada por todos para ver cómo puedo manejar mi situación con el prójimo, tanto con mis superiores como aquellos de quienes dependen de mi.

“La tolerancia es la aceptación de la diversidad, la aceptación de la diferencia, pero siempre buscando la unidad no la uniformidad. La diversidad enriquece a la Iglesia, la diversidad ayuda a la unidad”, finalizó.

Mons. Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, encabezó el lanzamiento de la Campaña Navideña: “Dona un juguete”, una iniciativa de Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana – Cáritas-Lima, Ciudad Saludable y Tiendas Paris para donar tus juguetes usados y compartirlo con otros niños que le darán una nueva vida. ¡Tienes hasta el 15 de diciembre!

En medio de gran expectativa se llevó a cabo el lanzamiento de la Campaña Navideña: “Dona un juguete” en las instalaciones del centro comercial Jockey Plaza. El objetivo de esta iniciativa es llevar una sonrisa a la mayor cantidad de niños de bajos recursos y situación de abandono en nuestra ciudad.

“Quedan pocos días para la navidad y supongo que todos han pensado ya en algunos detalles como la comida, los regalos, el arbolito, entre otras cosas. La navidad no es otra cosa más que el cumpleaños de Jesús, y a veces nos regalamos entre nosotros y no pensamos en el dueño del cumpleaños, que es Jesús – reflexionó Mons. Elías durante el evento – ¿Dónde está Jesús? Está en ti, está en todos los niños y personas que tenemos alrededor”.

Y dirigiéndose a los principales auspiciadores de esta campaña navideña, agregó: “Gracias por lo que están haciendo. Quiero proponerles que todos llenemos nuestro corazón y que no quedemos vacíos al terminar la navidad. Gracias de verdad porque sé que detrás de estos juguetes habrá vida, habrá solidaridad y habrá un mundo mejor para todos”, resaltó.

Que realmente al terminar la navidad digamos: “hemos hecho de este mundo un lugar mejor, alguien se alegró por lo poco o mucho que hicimos”.

¿Cómo donar tu juguete?

“Dona un juguete” es una iniciativa del INABIF, la Comunidad de Sant’Egidio, Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana – Cáritas Perú y las parroquias de nuestra arquidiócesis. Juntos recepcionaremos todos los juguetes usados para compartir con más niños y regalar sonrisas.

¿Cómo puedo participar? Â¡Es muy fácil! Sólo tienes que acercarte a cualquiera de las sedes de tiendas Paris para donar tu juguete. También puedes acercarte directamente hasta Cáritas Lima para hacer tu donación (Jirón Chancay 282 -Cercado de Lima).

¿Hasta cuándo puedo donar mi juguete? La campaña se llevará a cabo en Lima, Arequipa, Cajamarca, Ica y Trujillo Â¡Tienes hasta el 15 de diciembre!

¿Y qué pasará con los juguetes que no se puedan reparar? Serán reciclados gracias al apoyo de Ciudad Saludable para cuidar el medioambiente.

Monseñor Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, compartió un nuevo mensaje pastoral para reflexionar sobre el racismo y su resurgimiento en nuestra sociedad a través de nuevos elementos como la xenofobia: “Si hemos abrazado la fe cristiana es porque hemos entendido que Cristo murió por todos, sin importar condición ni raza” – comentó.

Nuevas formas de racismo que van contra la fe

“Uno de los problemas sociales que involucran a la vida en comunidad y afecta a muchos pueblos es el racismo. A pesar de todos los avances que ha experimentado la humanidad, todavía arrastramos esas luchas donde unos se creen superiores a otros”, dijo.

“El racismo no sólo está haciendo mucho daño en la sociedad – prosiguió – hoy vemos en muchos lugares el temor al extranjero, parece que el hombre está volviendo a retomar esa idea donde el tipo de color de piel de una persona determina inferioridad o superioridad”.

¿Qué tiene que ver esto con la fe? – preguntó Mons. Rodríguez – “La fe nos dice que todos venimos del creador, y por lo tanto, todos tenemos igualdad frente al creador, Dios” – explicó.

Ser católico es “aceptar que Cristo murió por todos sin importar condición ni raza” – reiteró – y por ello, el cristiano tiene que desterrar de su vida cualquier actitud de racismo: “Si hemos abrazado la fe cristiana es porque hemos entendido que Cristo murió por nosotros”.

El racismo va contra nuestra fe porque es un elemento que daña la vivencia de fe del cristiano

La inculturación de la fe

“Cuando hablamos de la fe católica estamos diciendo que podemos vivir la misma fe en diversas culturas, y cada cultura con sus expresiones de la única fe” – señaló en otro momento.

“La fe no cambia, lo que cambia es la formulación de la fe. Lo que puede cambiar es cómo expreso yo la fe y cómo la expresas tú, pero la fe es la misma, es el mismo Dios, para nosotros Dios es Padre y todos somos hermanos”, indicó el Obispo Auxiliar de Lima.

“Recojamos esta propuesta, renovemos nuestro espíritu de universalidad y descubramos la gran riqueza que tiene la Iglesia cuando se abre a la cultura, cuando se abre a los pueblos”, finalizó.