Category

Arquidiócesis

Category

Con motivo del encuentro organizado por la Vicaría de Vida Consagrada: “Caminando juntos y construyendo Iglesia”, más de 700 religiosos y religiosas pertenecientes a los institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica de la Arquidiócesis de Lima, se dieron cita en el Auditorio del Instituto Superior de Estudios Teológicos “Juan XXIII”.

El evento fue presidido por Fr. Juan José Salaverry Villarreal (OP), Vicario Episcopal para la vida Consagrada, el Padre Raúl Pariamachi (SSCC) Presidente de la Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú y Mons. Arturo Colgan (CSC) responsable de la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal.

Fr. Juan José Salaverry Villarreal (OP), mostró su alegría por la acogida que tuvo el encuentro y recordó que “la vida consagrada en Lima, en el Perú, tiene que verse unida porque seguimos un mismo evangelio”.

“Yo quisiera empezar con unas palabras que dirigió el Papa Francisco a una reunión que hubo en Roma hace algunos años a varios vicarios que estaban encargados, como yo, de la vida consagrada y el Papa Francisco decía “La vida consagrada es un don para la Iglesia, que nace en la Iglesia, que crece en la iglesia y está orientada a la Iglesia”», continuó Salaverry.

La vida consagrada al servicio de la Iglesia

“Nuestra consagración no tiene sentido sin esta función eclesial, y está orientada totalmente a construir la Iglesia” destacó Fr. Salaverry e hizo un llamado a todos los religiosos a ser “conscientes de asumir esta responsabilidad, de ser parte de esta misión de la Iglesia y ser parte constitutiva de la Iglesia Particular, de su desarrollo y de su misión.”

“Queridos hermanos, amen la vida consagrada y con este fin asegúrense de conocerla en profundidad»

“Nuestro servicio es un servicio que nace en la Iglesia, nace gracias a nuestros fundadores, nace gracias a la inspiración del Señor a cada uno de estos hombres y está mujeres señaladas por Dios, pero es un servicio que nace en la Iglesia”, finalizó.

Nuevos principios pastorales

“Nuestro arzobispo, Mons. Carlos Castillo nos presentó algunas pequeñas pastorales que él quería proponer para la diócesis, luego, después de la consulta que tuvo a los vicarios episcopales enlistó 15 principios para decirnos que hay algo que necesitamos cambiar para mejorar nuestra presencia y nuestro servicio al pueblo de Dios en Lima”, acotó.

“Mons. Carlos nos dijo a todos los vicarios episcopales que teníamos que hacer conocidos estos principios”, continuó el Vicario, y destacó que estos criterios son “el proyecto de Mons. Carlos para este servicio pastoral que la Iglesia le ha pedido”.

Estos principios serían: Transferencialidad; Sinodalidad; Espiritualidad y Evangelización; Credibilidad y Testimonio; Dialogicidad y Apertura; Solidaridad y Servicialidad; Pastoral Urbana y Ecología; Promoción del laicado; Subsidiariedad; Diocesanidad y Parroquialidad; Pastoralidad;, Reflexión bíblica; Ecumenicidad; Provincialidad Eclesiástica; y Generatividad.

Para finalizar Fr. Juan José Salaverry Villarreal (OP), explicó que la misión de la Vicaria Episcopal para la Vida Consagrada es: promover, animar, cuidar, apoyar y atender a los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica presentes en la Arquidiócesis, según el carisma propio, como parte una de las fortalezas de la Iglesia de Lima, además, dio a conocer algunas actividades mediante las cuales se llevara a cabo el proyecto.