Category

Arquidiócesis

Category

Las Parroquias de Lima se ‘levantan’ en medio de la pandemia para ayudar a las familias afectadas por la expansión del Covid-19. Compartimos más experiencias de evangelización a través del servicio, desde la preparación de ollas comunes en los cerros del Rímac, hasta la colaboración interreligiosa con grupos evangélicos para compartir el pan con los más necesitados.

Parroquia San Juan Bautista: ollas comunes en los cerros del Rímac

A pesar que el Padre Emerson Velaysosa lleva poco tiempo como párroco de la Parroquia San Juan Bautista, sube y baja los cerros del Rímac como un poblador más de la zona, distribuyendo de manera ordenada la ayuda humanitaria que muchas familias necesitan: “me siento muy identificado con la población pues vengo de un hogar pobre, en el norte de Chachapoyas, y sé lo que es pasar necesidad” – explica.

La primera medida adoptada durante el inicio del aislamiento social obligatorio fue un proyecto de ollas comunes para brindar almuerzo a las personas que más necesitan: “con la ayuda del Padre Tomás Garban y un seminarista, nos pusimos en contacto con personas voluntarias de los asentamientos humanos para que, con su apoyo, se realice la preparación de almuerzos en distintos lugares donde no hay carreteras ni escaleras de concreto” – comenta Emerson Velaysosa.

Para la distribución de almuerzos y víveres que llegan de la Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana – Cáritas Lima, el Padre Emerson comenta que cuentan con un padrón de los hogares más afectados: “a pesar de vivir en situación de pobreza, también hemos recibido las donaciones de varias familias y comunidades de la zona”.

La Iglesia siempre estará presente en el corazón del pueblo, en sus realidades y necesidades. Nuestra prioridad es la evangelización, pero también es importante llenar los estómagos de la gente para que puedan escuchar la Palabra de Dios

Acción social organizada con grupos evangélicos

Para el Padre Emerson, la pandemia nos interpela a ver más allá de nosotros mismos y unirnos en un mismo espíritu solidario. Es por eso que se ha organizado con los dirigentes del grupo ‘Hermanos Evangélicos de la Iglesia Pentecostal’ para “trabajar de manera integral y en equipo, sin hacer discriminación a ningún tipo de creencia y compartir la ayuda humanitaria”.

El resultado de todo este esfuerzo es significativo: a la fecha se han distribuido más de 40 toneladas de comida y 19 toneladas de pollos, se han implementado nueve ‘ollas comunes’ repartidas en diferentes sectores: “el cocinero de la parroquia se encarga de la preparación de almuerzos y cenas – cuenta el Padre Emerson – para un mayor control en la repartición, la Parroquia coordina con grupos voluntarios que llegan incluso hasta las casas de enfermos con Covid-19, aplicando siempre las medidas de distanciamiento social”.

Parroquia Nuestra Señora del Monte Carmelo: jóvenes laicos reparten almuerzos solidarios

La Parroquia Nuestra Señora del Monte Carmelo, en coordinación con el decano, Padre César Mesinas, viene trabajando de manera organizada para aunar esfuerzos y distribuir los víveres que llegan de Cáritas – Lima a las familias afectadas en el distrito de Surco.

Para el armado de canastas y bolsas de víveres, la Parroquia hizo una convocatoria a los jóvenes interesados en apoyar libremente, antes de la distribución se colocan los buzos impermeables, guantes y mascarillas para evitar el contagio.

Inspirados en las palabras de Teresa de Calcuta – ‘El que no vive para servir, no sirve para vivir’ – los laicos se han organizado para implementar un centro de entrega de almuerzos en la Capilla Santísima Trinidad, ubicada en los límites de Surco y San Juan de Miraflores. Previamente los voluntarios desinfectan el lugar, preparan el ambiente y al mediodía están llegando los almuerzos para las personas en extrema pobreza.

Pastoral de escucha y Pastoral de salud

Y replicando las acciones de acompañamiento espiritual y asistencia humana que viene ejecutando el Arzobispado de Lima, la Parroquia Nuestra Señora del Monte Carmelo también ha fortalecido su Pastoral de escucha y Pastoral de salud. Para ello cuentan con un padrón de pacientes con Covid-19 a quienes llaman semanalmente, y en algunos casos excepcionales, visitan para dar los sacramentos.