Category

artículo

Category

Escribe: Juan José Dioses

Mientras la humanidad entera encara una pandemia global, los pueblos indígenas se perfilan como los más vulnerables de nuestra Amazonía. Por si fuera poco, la selva peruana ha sido golpeada severamente por la epidemia del dengue, que ya ha reportado 26 fallecidos en todo el país.

Según el centro epidemiológico del Ministerio de Salud, hasta la fecha se han notificado más de 16 mil casos de dengue, la mayor parte pertenecientes a sectores pobres de regiones como Madre de Dios, San Martín y Loreto, declaradas en emergencia sanitaria.

Coronavirus: aldeas en situación de riesgo

Las poblaciones indígenas se encuentran altamente expuestas al contagio del coronavirus, con mayor razón si consideramos que más del 60% de las aldeas de la selva peruana carecen de centros de salud o no cuentan con los medicamentos adecuados (según cifras de la Organización de Pueblos Indígenas del Oriente).

Las comunidades nativas, en tanto, se reparten en 55 etnias distintas, y en las zonas más remotas donde la navegación fluvial es el principal medio de transporte, acudir a un centro de salud puede tardar entre 2 a 3 días.

Por ello, la ONG Amazon Watch ha advertido que la propagación del coronavirus “puede tener un efecto devastador sobre los pueblos indígenas, particularmente en aquellos que viven en aislamiento voluntario” en la Amazonía.

Principales medidas de prevención en la región amazónica

Además de la medida de aislamiento social obligatorio decretado por el gobierno peruano, las comunidades nativas vienen aplicando un riguroso control en su quehacer diario:

Por ejemplo, la Central Asháninka del Río Ene (CARE), que representa a 18 comunidades nativas, anunció que no dejará ingresar a su espacio a ningún foráneo, bajo amenaza de ser detenido por sus comités de autodefensa y entregado a la Policía Nacional o a las Fuerzas Armadas.

De esta manera, los asháninkas, el mayor pueblo indígena de la Amazonía, quieren evitar cualquier visita inesperada como la ocurrida días atrás con un grupo de turistas polacos, expulsados del territorio de los machiguengas.

Consejos comunitarios unidos contra el coronavirus

Por su parte, los jefes del Consejo Machiguenga del Río Urubamba (Comaru), en acuerdo comunitario, decidieron bloquear el acceso a los turistas y, posterior a ello, se sometieron a un aislamiento obligatorio de catorce días lejos de sus familias para evitar un posible brote del coronavirus en su territorio.

Finalmente, la Federación Nativas del Río Madre de Dios (Fenamad), en el sur del Perú, exhortó a sus pobladores a no acudir a las ciudades vecinas como Puerto Maldonado y permanecer en sus comunidades.