Tag

MadresConFe

Browsing

«Debemos retomar con nuevo ímpetu la transformación misionera de la vida y de la pastoral», fueron las palabras del Papa Francisco durante la IX Asamblea General del Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras (PIME)

La misión de evangelizar

Francisco hizo un recuento de la historia del PIME donde habló sobre Mons. Angelo Ramazzotti, iniciador del Instituto y de quien dijo “tomó un deseo del Papa Pío IX y tuvo la feliz idea de involucrar a los Obispos de Lombardía en la fundación, sobre la base del principio de la corresponsabilidad de todas las diócesis para la difusión del Evangelio a los pueblos que aún no conocen a Jesucristo”.

Para la época, dicha iniciativa fue una novedad ya que “el apostolado misionero estaba totalmente en manos de las Órdenes y Congregaciones religiosas. Con los Institutos de París y Milán comenzó a ser asumida por las Iglesias particulares, que se comprometieron a abrirse al mundo entero para enviar a sus sacerdotes más allá de sus propias fronteras”, indicó el Pontífice.

“Ustedes no hacen votos como los religiosos, sino que se consagran a lo largo de su vida a la actividad misionera con una promesa definitiva”

Mártires anunciando a Jesucristo

Bergoglio también resaltó el camino de santidad de varios miembros del PIME como  Sant’Alberico Crescitelli, Beato Giovanni Battista Mazzucconi, Beato Mario Vergara; y a los confesores Beatos Paolo Manna y Clemente Vismara, “entre sus misioneros hay 19 mártires, que dieron su vida por Jesús en nombre de su pueblo, sin reservas y sin cálculos personales. Sois una «familia de apóstoles», una comunidad internacional de sacerdotes y laicos que viven en comunión de vida y actividad”, señaló.

Igualmente, y citando a San Pablo VI, quien resume en sus palabras la vocación de este Instituto, el Papa dijo: «Si yo siento la necesidad de anunciar a Jesucristo, no puedo permanecer en silencio […]. Debo confesar su nombre: Jesús es el Cristo, el Hijo vivo de Dios […]. Nunca dejaría de hablar de él: él es la luz, él es la verdad, […]; él es el Pan, la fuente de agua viva para nuestra hambre y sed; él es el Pastor, nuestro guía, nuestro ejemplo, nuestro consuelo, nuestro hermano».

Evangelizar: mostrar a Jesús

“Evangelizar es la gracia y la vocación propia de vuestro Instituto, su identidad más profunda. Pero esta misión no les pertenece, porque brota de la gracia de Dios: La primera palabra, la verdadera iniciativa, la verdadera actividad, viene de Dios y sólo insertándonos en esta iniciativa divina, sólo implorando esta iniciativa divina, podemos llegar a ser también -con Él y en Él- evangelizadores”, destacó el Papa.

También se pronunció sobre el peligro al que los evangelizadores se enfrentan: “confundir la evangelización con proselitismo”, y añadió «la evangelización es el testimonio de Jesucristo, muerto y resucitado, allí. Es Él quien atrae. Por eso la Iglesia crece por atracción y no por proselitismo, dijo Benedicto XVI. Pero esta confusión nace de una concepción político-económica de la evangelización entre comillas, que no es evangelización. Entonces la presencia; y la presencia allí, que te pregunta por qué eres así. Y allí Jesucristo anuncia. No se trata de buscar nuevos socios para esta sociedad católica – no – se trata de mostrar a Jesús: que Él se muestra en mi persona, en mi comportamiento; y abrir, abrir, abrir con mis espacios de vida a Jesús. Esto es evangelizar. Y esto es lo que sus fundadores tenían en sus corazones».

Mes Misionero Extraordinario

El Santo Padre menciona que este 2019 se cumplen 100 años de la Carta Apostólica Maximum illud del Papa Benedicto XV: «Como saben, para celebrar este aniversario he convocado el Mes Misionero Extraordinario el próximo mes de octubre con el tema: «Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo». El objetivo de esta iniciativa es «despertar más la conciencia de la misión ad gentes y retomar con nuevo ímpetu la transformación misionera de la vida y de la pastoral».

Finalmente se dirigió a los presentes diciendo: “Y ustedes, misioneros, son los protagonistas de este aniversario, para que sea ocasión de renovar el celo misionero ad gentes, para que toda su vida, sus programas, su trabajo, sus estructuras mismas, puedan sacar de la misión y del anuncio del Evangelio la sangre de la vida y los criterios de renovación”. Y expresó: «No tengamos miedo de emprender, con confianza en Dios y con tanto coraje, una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y que toda estructura eclesial se convierta en un canal adecuado para la evangelización del mundo actual».

Desde hace algunos años, ingresan al Perú miles de migrantes venezolanos, quienes dejan a sus familias, planes y sueños. Todo por encontrar un mejor futuro en nuestra patria.

La Casa de acogida Beato Juan Bautista Scalabrini recibe continuamente a decenas de venezolanos, entre ellos a mujeres que incluso han dejado a sus hijos y también a madres acompañadas de sus pequeños, a quienes apoyan moral y psicológicamente para así salir adelante en nuestro país.

Padre Luiz Carlos Do Arte – Director de la Casa de Acogida Beato Juan Bautista Scalabrini

“Frente al migrante, al refugiado que llegue a nuestras comunidades a nuestras ciudades, a nuestro país, tengamos siempre esta actitud: acoger al que llega” – Padre Luiz Do Arte – Director de la Casa de Acogida.

A continuación compartimos con ustedes el reportaje dedicado a todas aquellas madres provenientes de Venezuela que luchan día a día por sacar adelante a sus familias.

La vocación sacerdotal requiere gran dedicación y sacrificio, no solo de los que están dispuestos a dar su vida al servicio de la Iglesia, sino especialmente de las madres, a ejemplo de María, la primera educadora en la fe.

“La madre es la primera evangelizadora del hogar, y es importante porque su ejemplo nos muestra el valor de la entrega, el valor del sacrificio” – Padre Jorge López – Rector del Seminario de Santo Toribio de Mogrovejo.

A continuación compartimos un nuevo reportaje de nuestro ciclo Madres Con Fe, esta vez con las mamás de los jóvenes seminaristas del Seminario de Santo Toribio de Mogrovejo:

Mayo es el mes de la madre y en esta edición de Madres con Fe, las Voluntarias del Club de la Mama nos enseñan que el amor gratuito traspasa fronteras y se abre camino a la esperanza a pesar de la adversidad.

Son madres, abuelas, hijas, mujeres que día a día llevan una lucha constante, y sin embargo nunca bajan la guardia. Son mujeres que, a pesar de sus propios procesos oncológicos, acompañan con una sonrisa a otros pacientes de distintas áreas y edades.

“Promovemos que se llenen de vida y no de cáncer, que se llenen de optimismo, de esperanza y eso se puede lograr cuidando a nuestros pacientes en el alma, en su espíritu, dándoles la fe que van a poder vencer la enfermedad” – Dra.Tatiana Vidaurre, Fundadora del Club de la Mama.

Ellas trabajan duro, llevan alegría a quien la necesita, contagian esperanza y vida, bailan, sonríen, nada las detiene.

“Yo creo que Dios te manda una prueba para algo y no por algo. Yo pienso que Dios me dijo: esto es lo que te toca hacer y lo estoy haciendo. Y he prometido que mientras me de vida, lo voy a seguir haciendo” – Mercedes Palomino, voluntaria del Club de la Mama.

A continuación compartimos el reportaje de esta hermosa experiencia de vida:


“Reciban el aliento y la fuerza para continuar realizando su misión y su ser mismo, madres”, indicó el Arzobispo de Lima Carlos Castillo, en su mensaje dirigido a las madres en su día.

Juan 19, 25-27

“Jesús mismo se da cuenta de que existe una realidad viva de la maternidad inclusive en la Iglesia y en el mundo. Él nos ve, ve nuestra situación y ve que las madres siempre están mirando a sus hijos, ella les encarga y nos encarga a ellas”, comentó.

El Arzobispo también destacó la importancia de considerar la relación con nuestras madres, donde ella “siempre está disponible a nosotros”, por lo que hemos de “cultivar esa relación, hacerla más honda y fuerte no sólo en el Día de la Madre, sino toda la vida”.


Cuando Jesús le dice a Juan «ahí tienes a tu madre», está «encargándonos a  nuestras madres, está diciendo que podemos disponernos a ellas pero también hemos de saberlas acoger y por eso dice que el discípulo la acogió en su casa”. Asimismo afirma lo importante que es acoger a nuestras madres sobretodo en la vejez y que debemos asumir “el sentir maternal y generativo de la mamá”.

El Señor invita a Juan “a convertirse en una persona con dimensiones maternales, con entrañas de misericordia, con capacidad de generar vida para los demás”.

Por eso hay que «reconsiderar nuestras actitudes duras y despreciadoras de la mujer, incapaces de comprender que todos debemos querer, respetar y promover a la mujer», a las mamás que luchan porque «haya una vida nueva entre nosotros».

Mencionó que debemos “tener las mismas entrañas de misericordia que toda madre ha de tener y que es la que también el discípulo Juan va a desarrollar dentro de sí para una Iglesia fecunda, llena de vida, llena de promoción de las personas”.

Finalmente, agradeció a la Virgen María por hacernos «recordar siempre que sólo respetando a la mujer y a la madre podemos generar una vida nueva y un país nuevo».

Este mes dedicado al amor de mamá, queremos recordar a nuestras madres espirituales, quienes consagran su vida a Dios, mujeres valientes, serviciales y profundamente maternales.

Las hermanas de la Casa Hogar la Piedad inauguran este ciclo de reportajes en el mes de mayo que hemos llamado «Madres con Fe». A través de este video queremos reconocer el esfuerzo valeroso de este grupo de mujeres que durante 9 años vienen cuidando y acompañando a cerca de 40 mujeres ancianas que viven en el albergue que ellas dirigen.

“Cada vez que tu das vida a una persona, eso es manifestar el amor, sobretodo de Dios, porque Dios se manifiesta a través de la maternidad y no solo de la paternidad, también de la maternidad. Y Dios es padre y madre para cada uno de nosotros, y de algún modo nos sentimos todas involucradas en este plan de amor que Dios ha comenzado en nosotras y quiere continuar en los demás” – Madre Verónica Vargas, Superiora Regional de Hijas de Nuestra Señora de la Piedad.

A continuación compartimos esta hermosa experiencia de vida:

Con motivo del mes de la madre y la Virgen María, el Arzobispado de Lima ha lanzado un ciclo de reportajes titulados “Madres con fe”, una oportunidad para reconocer el rol maternal y espiritual de la mujer en distintos aspectos de la vida diaria.

Esta iniciativa es posible gracias al apoyo de instituciones como el Hogar la Piedad, las voluntarias del Club de la Mama, el Seminario Santo Toribio de Mogrovejo, entre otras organizaciones que se preocupan por resolver los problemas más apremiantes de nuestra sociedad con amor gratuito.

Las Madres Con Fe son un grupo de mujeres valientes, serviciales y profundamente maternales: madres, abuelas, hijas, mujeres que día a día atraviesan una lucha constante, trabajan duro, y llevan alegría a quien la necesita, contagiando esperanza y vida.

Cada semana compartiremos un nuevo episodio de este ciclo de reportajes, disponibles en las redes sociales del Arzobispado de Lima. También puedes sumarte a esta iniciativa con el hashtag #MadresConFe

YouTube: https://www.youtube.com/c/arzobispadodelimaoficial

Facebook: https://www.facebook.com/arzobispadodelima/

Twitter: https://twitter.com/arzlima