Category

Noticias

Category

El confinamiento por la segunda ola del Covid-19 es una realidad y, ante ello, cientos de familias se han visto con serias dificultades para sostener sus recursos básicos de alimentación y servicios. Por otro lado, el temor a ser contagiado o la imposibilidad de compartir con la familia y amigos, viene provocando cuadros de decaimiento en las familias, en especial, de los más pequeños de la casa.

En ese sentido, las parroquias de nuestra Arquidiócesis vienen organizándose en comités para atender y colaborar con nuestros hermanos más necesitados. Este es el caso de la Parroquia Santa Rita de Casia, ubicada en el distrito de Miraflores.

Ollas comunes para más de 1900 familias.

Conversamos con Diana Caldas Vela, secretaria del Consejo de la Parroquia Santa Rita de Casia, quien nos comenta que la comunidad parroquial, bajo el liderazgo del Padre Ignacio Reinares, vienen colaborando con diferentes iniciativas solidarias para acompañar a las familias más afectadas:

“Desde junio hasta la fecha, venimos acompañando a 76 ollas comunes, lo que representa un gran apoyo a más de 1900 familias correspondientes a los distritos de San Juan de Miraflores, Villa María del Triunfo, Manchay y Villa el Salvador, a quienes se les brinda semanalmente apoyo con víveres y utensilios para la preparación de sus alimentos”, expresó Caldas Vela.

Al llegar a las comunidades más pobres, el Consejo Parroquial pudo constatar que las familias padecían otras necesidades y carencias de servicios básicos como luz, agua y desagüe: «por si fuera poco, muchos niños sufrían de anemia y teníamos ancianos sin recibir sus medicamentos. Fue así que la comunidad parroquial se organizó con los dirigentes vecinales para hacer un empadronamiento y recaudar medicamentos, suplementos vitamínicos, alimentos nutritivos altos en hiero, y pañales para los abuelitos. También logramos reunir ropa, calzado y lo necesario para darle dignidad a estas familias”, señaló Diana.

Las acciones solidarias de la Parroquia Santa Rita de Casia, han ido de la mano con la labor de evangelización: “En algunos lugares, nuestros hermanos no sabían rezar y no conocían a la Virgen. Por eso, les hemos contado sobre nuestra Madre y su amor infinito. Hoy, ellos mismos rezan el Santo Rosario», acotó.

Central telefónica
(511)2037700