Tag

arquicabecera

Browsing

“Recuerda siempre que el Reino de Cristo se está haciendo realidad y tú eres parte de ese Reino” -comentó Monseñor Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, durante su mensaje semanal, esta vez enfocado en el Reino de Dios.

El Reino de Dios no es de carácter político

Mons. Ricardo Rodríguez inició su mensaje indicando que muchas personas entienden el Reino de Dios desde una perspectiva reducida y encerrada en el tiempo – «un reino social, político, un arreglo de las cosas» – explicó:

“Mi Reino no es de este mundo” dijo Jesucristo a Pilatos; pero al mismo tiempo, en otro pasaje, cuando le dicen “¿Dónde está el Reino para verlo?” Cristo responde: “el Reino ya ha llegado, pero no es de este mundo, el Reino ha llegado y está entre ustedes”.

El Reino de Dios comienza a edificarse y se hace presente aquí

¿Qué podemos entender entonces como Reino de Dios? – «es el Reino que a él le pertenece, que él estructura, pero nosotros somos ciudadanos del Reino. El Reino no es una realidad que se impone al hombre, que no cuente con el hombre».

El Reino de Dios “comienza a edificarse y se hace presente aquí, se hace patente con la presencia de Cristo, por eso es que dice “el Reino de Dios ha llegado” ha comenzado, y aquí está, pero no termina, no se consuma aquí, el Reino de los Cielos es un proyecto que se está haciendo” y debemos recordar que Cristo nos anuncia este Reino que no es “un Reino entre las nubes, el Reino aquí se comienza a vivir.”

El Reino de Dios está en las cosas pequeñas

Mons. Ricardo Rodríguez – Obispo Auxiliar de Lima

«Nosotros en la Iglesia no predicamos el Reino de los Cielos como una realidad pos mortis» – dijo en otro momento – Justificar el sufrimiento como una condición para alcanzar la salvación sería «un engaño», porque el Reino de Dios se hace realidad en este mundo a través de valores como la justicia, la verdad, y la vida:

«El Reino de Dios está en una mesa donde se juntan los hijos con los papás y comparten los alimentos con mucha alegría, con entusiasmo, ahí está Reino de Dios, cuando alguien perdona al otro una gran ofensa, ahí está el Reino de Dios», añadió.

Cristo vino y predicó el Reino, anunció, pero lo hizo realidad. Cristo anuncia y hace realidad el Reino

Por eso, la misión de la Iglesia es «hacer presente el Reino de Dios en medio de los hombres», entre la gente sencilla y humilde: «Pensemos siempre que el Reino de Dios está en las cosas más pequeñas. Ahí donde los necios y los grandes sabios de este mundo no pueden descifrar, lo pueden descifrar los humildes y los sencillos», acotó.

«Que Dios nos bendiga y recuerda siempre que el Reino de Cristo se está haciendo realidad y tú eres parte de ese Reino», concluyó.

Limeño, limeña. Peruano, peruana ¡Se tú un milagro para tu pueblo! Compartimos las actividades más destacadas del mes de octubre, mes del Señor de los Milagros y mes del Sínodo Amazónico, en el Arzobispado de Lima.

⛪️ Catedral de Lima

Como cada domingo, la Basílica Catedral de Lima fue el punto de encuentro de nuestra ciudad para participar de la Celebración Eucarística. Este mes de octubre el lema pastoral elegido con motivo del Señor de los Milagros fue: Limeño, limeña. Peruano, peruana ¡Se tú un milagro para tu pueblo!

Compartimos las frases más destacadas de cada domingo:

  • «La fe no es simplemente la suma de verdades, sino algo más profundo, una relación íntima con ese Cristo que se pasea por nuestras calles para decirnos: “Ánimo, si tuvieras fe como un granito de mostaza podrías cambiar nuestro país” Mons. Carlos Castillo –Domingo XXVII del Tiempo Ordinario
  • «A veces estamos más poseídos de las normas y de las formas que de eso que es la libertad de la fe cristiana. Dios nos ha amado para que seamos libres» – Mons. Carlos Castillo- Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario
  • «Para orar hay que tener fe» – comenta Monseñor Guillermo Elías – «la fe queridos no es automática ni dada para siempre, sino que la fe se alimenta, la fe crece, la fe madura tanto por la oración como por la práctica de la misma justicia en la que todos tenemos que comprometernos» – Domingo XXIX del Tiempo Ordinario
  • «No duden del amor de Dios, no dudes de que tu oración es escuchada. No dudemos de que la palabra del hombre también llega a Dios, porque le importamos, nos escucha siempre, y nosotros estamos invitados, a hablar con Él y con el prójimo» – Mons. Ricardo Rodríguez – Domingo XXX del Tiempo Ordinario

📌 Arquidiócesis de Lima

Valientes 2019 – Con Cristo para cambiar el mundo

La segunda edición de la expo-vocacional Valientes 2019 «Con Cristo para cambiar el mundo» congregó a más de cinco mil asistentes durante una maratónica jornada que inició desde las 08:00 horas y concluyó con un recital de las Siervas del Plan de Dios.

Fueron casi 80 congregaciones las que participaron en la segunda edición Valientes 2019 «Con Cristo para cambiar el mundo», la feria vocacional para la vida consagrada que logró reunir alrededor de 700 religiosos y religiosas. (ver noticia)

Coro polifónico UNISANGIL ofreció concierto de gala en Catedral de Lima

La Comisión de Fe y Cultura del Arzobispado de Lima, presidida por el Vicario José Luis Ubillus, estuvo encargada de la organización de este concierto gratuito que contó con la asistencia de Mons. Guillermo Elías, obispo auxiliar de Lima.

“Les doy la bienvenida a la Catedral en donde presenciaremos un concierto polifónico de gran nivel. El coro UNISAGIL es un grupo de jóvenes estudiantes colombianos que ha visto bien darse un tiempo para tocar en nuestra Basílica», comentó Mons. Elías antes del recital. (ver noticia)

Concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional y el Coro Nacional

El Coro Nacional y la Orquesta Sinfónica Nacional, ofrecieron un concierto sinfónico coral gratuito, evento que contó con la presencia del Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo, el Obispo Auxiliar de Lima, Mons. Guillermo Elías y el Vicario de la Comisión Episcopal de Fe y Cultura, el padre José Antonio Ubillus. (ver noticia)

🙏 Señor de los Milagros

Oración al Señor de los Milagros en Awajún

En el mes morado, mes del Cristo Moreno y mes del Sínodo para la Amazonía, compartimos esta bella oración al Señor de los Milagros recitada en awajún, idioma nativo de una de las comunidades indígenas de nuestra Amazonía (ver oración)

Primera Salida del Señor de los Milagros

«Dios bendiga a nuestro pueblo. Señor de los Milagros, ayúdanos a caminar contigo hacia la tierra prometida de un país próspero, bueno, justo y pacífico», fueron las palabras del Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo durante la bendición inicial antes del primer recorrido tradicional del Señor de los Milagros por las calles de Lima. (ver noticia)

Misa por la Nación

«Nuestra respuesta como pastores, como dirigentes, como representantes tiene que ser siempre escuchar y responder después de haber escuchado, y hacerlo de forma profunda, atendiendo los latidos más hondos», comentó el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo durante su homilía en la Misa por la Nación celebrada en la Iglesia Las Nazarenas. Al finalizar pidió un momento de silencio para reflexionar juntos «cómo yo puedo ser un milagro para mi pueblo». (ver noticia)

El milagro de identificarnos con los que más sufren

En medio de una gran multitud, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo, presidió la celebración eucarística en los exteriores de la Iglesia Las Nazarenas previo al cuarto recorrido procesional del Señor de los Milagros:

«El propio Señor que no tiene pecado, se hizo pecado por nosotros, por eso le damos gracias, porque nos enseñó un camino lindo para aprender a querernos y a comprendernos. Eso nos va a llevar siempre a identificarnos con los que más sufren y a luchar juntos por la justicia, pacíficamente como nos enseña el Señor, pero profundamente como también nos enseña con su propio testimonio», comentó durante su homilía. (ver noticia)

«Â¿Cuál es mi reacción y mi actitud frente a hermanos de otra religión? ¿Cuál es la relación que establezco con personas que no comparten mi fe?» – se pregunta Mons. Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, en su reciente mensaje sobre el ecumenismo.

«Hoy es frecuente encontrarnos con muchas personas preocupadas sobre las diversas religiones y la relación que debemos establecer con estos hermanos. Esa relación no tiene por qué ser punzante, difícil de sobrellevar» – dijo al inicio de su mensaje – “a esa relación muy estrecha, a esa motivación que se tiene para restablecer la unidad entre cristianos llamamos ecumenismo”.

Restablecer la unidad entre cristianos

¿Entonces qué entendemos por ecumenismo? «Es la motivación, la inclinación, el deseo y todo el trabajo que se hace para restablecer la unidad entre cristianos, la unidad original que teníamos” – explica Mons. Ricardo.

“El ecumenismo es una tarea que todos deberíamos asumir: aprender a convivir entre cristianos, colaborar entre cristianos, pero buscando la unidad, revisar nuestra doctrina pero sobre todo nuestro estilo de vida”, añadió.

Conversión mediante el diálogo y la escucha

Y recordando el camino de San Pablo que atravesó fronteras para entrar en diálogo con otras culturas, Mons. Ricardo subrayó que también es posible buscar la conversión mediante el diálogo. Es por eso que debemos preocuparnos porque la persona «se convierta al Señor» y no tanto en el «seguimiento y el proselitismo ciego obstinado».

El ecumenismo tampoco consiste en buscar a alguien «para que se haga cristiano como yo», el ecumenismo es el diálogo entre cristianos que, por circunstancias históricas, se separaron: «su objetivo fundamental es restablecer la unidad, recordando que en el Evangelio de Juan el Señor decía: Padre que todos sean uno, como tú y yo somos uno»

Dar testimonio con nuestra forma de vivir

Mons. Rodríguez también hace tres recomendaciones concretas para vivir el ecumenismo:

“Primero, no ver lo que nos separa, es interesante ver lo que nos une; segundo elemento, la biblia como un eje que nos convoca, la biblia como una realidad que nos puede unir de manera muy intensa y bella; y tercero, la paciencia y la tolerancia que van de la mano hacia personas que quizás no comparten nuestra fe”.

Por último, el obispo auxiliar hizo un llamado a revisar nuestra actitud frente a cristianos y no cristianos: “en ambos casos se trata de una actitud testimonial, debemos dar testimonio con nuestra forma de vivir».

«Lo que más convierte no es la explicación de la doctrina, lo que mueve la conversión no es la formulación del dogma, de la doctrina, lo que mueve la conversión en la Iglesia y lo ha movido desde el inicio del cristianismo ha sido el estado de vida, la forma en que se vivía. Dice la escritura: “la gente se admiraba de cómo vivían”, no solamente se admiraban de cómo hablaban, la escritura dice: “miren como se aman”, el estilo de vida era lo que convirtió en el inicio, lo que hizo posible una Iglesia fuerte, sólida».

El Coro Nacional y la Orquesta Sinfónica Nacional, ofrecieron un concierto sinfónico coral gratuito, evento que contó con la presencia del arzobispo de Lima y primado del Perú, Mons. Carlos Castillo, el obispo auxiliar de Lima, Mons. Guillermo Elías y el Vicario de la comisión episcopal de fe y cultura, el padre José Antonio Ubillus.

Catedral de Lima: símbolo de la unidad de toda la Iglesia de Lima

Durante el concierto bajo la dirección artística de Javier Sunico, la batuta del director canadiense Julian Kuerti y la Orquesta Sinfónica Nacional, se interpretó el Réquiem del compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart. Posteriormente Mons. Carlos Castillo dirigió unas palabras a los asistentes destacando que la Catedral de Lima es“símbolo de la unidad de toda la Iglesia de Lima”.

“Quisiéramos siempre que sea así, abierta, y de hecho vamos a hacer todo un programa que permita la unidad de todos nosotros a través de las cosas más sutiles que nos ha dado la vida y que son el fundamento de nuestra existencia, todo se basa en lo sutil, digamos, en las cosas más bellas, más delicadas, además los católicos decimos siempre: somos creación del amor de Dios”.

“Ahora que vamos a escuchar una de las obras más bellas de Wolfgang Amadeus Mozart, quisiera que como introducción escucháramos las palabras del Papa Benedicto XVI por el cual en gran parte estamos aquí, porque por su renuncia, vino Francisco, y vino justamente a reparar la Iglesia que él no tenía fuerzas para poder repararla y a él debemos justamente que con esa falta de fuerzas abrió un espíritu nuevo en la Iglesia, que es la retoma de las grandes intuiciones del Concilio Vaticano II, hace más de 50 años. Y él tiene una meditación sobre Mozart que se llama: Mi Mozart – comentó el arzobispo.

“Mi Mozart” – Benedicto XVI

“Cuando en nuestra parroquia de Traunstein, en los días de fiesta, tocaban una misa de Mozart, a mí, que era un niño pequeño que venía del campo, me parecía como si estuvieran abiertos los cielos. Delante, en el presbiterio, se formaban columnas de incienso, en las que se quebraba la luz del sol; en el altar tenía lugar la celebración sagrada, de la que sabíamos que abría para nosotros el cielo. Y desde el coro resonaba una música que sólo podía venir del cielo, una música en la que se nos revelaba el júbilo de los ángeles por la belleza de Dios. Algo de esta belleza estaba entonces entre nosotros.

Tengo que decir que algo así me sucede todavía, cuando oigo a Mozart. En Beethoven oigo y siento el empeño del genio por dar lo máximo, y de hecho su música tiene una grandeza que me llega a lo más íntimo. Pero el esfuerzo apasionado de este hombre resulta perceptible, y a veces, en un paso u otro, en su música parece notarse también un poco esta fatiga. Mozart, en cambio, es pura inspiración o, al menos, así lo siento yo. Cada tono es correcto y no podría ser de otra manera. El mensaje está sencillamente presente. Y no hay en ello nada banal, nada solamente lúdico. El ser no está empequeñecido ni armonizado falsamente. No deja fuera nada de su grandeza y de su peso, sino que todo se convierte en una tonalidad, en la que sentimos la redención también de lo oscuro y de nuestra vida y percibimos lo bello de la verdad, de lo que tantas veces querríamos dudar.

La alegría que Mozart nos regala, y que yo siento de nuevo en cada encuentro con él, no se basa en dejar fuera una parte de la realidad, sino que es expresión de una percepción más elevada del todo, que yo sólo puedo caracterizar como una inspiración, de la que parecen fluir sus composiciones como si fueran evidentes. De modo que, oyendo la música de Mozart, queda en mí últimamente un agradecimiento, porque él nos ha regalado todo esto, y un agradecimiento, porque esto le haya sido regalado a él”.

Benedicto XVI

Arte puro en el corazón de Lima

Al finalizar el concierto Mons. Guillermo Elías, obispo auxiliar de Lima, dedicó unas palabras de agradecimiento: “realmente es una bocanada de aire puro lo que esta noche recibí y queremos en nombre del Arzobispado de Lima agradecer por este esfuerzo de hacernos más humanos y por lo tanto, mejores cristianos”

Por su parte el Vicario episcopal de la Comisión de Fe y Cultura, el padre José Antonio Ubillus expresó su agradecimiento profundo “al Coro Nacional, a la Orquesta Sinfónica Nacional y a su director”.

El historiador Fernando López Sánchez, administrador y curador de la Catedral de Lima cerró el acto con unas palabras en las que agradeció y anunció más actividades de ese tipo en las instalaciones de la catedral:

“Muchas gracias por esta oportunidad, sin el impulso del Arzobispo y el obispo auxiliar y de la Comisión de Fe y Cultura esto no sería posible. Gracias a la feliz idea del director de los elencos del Ministerio de Cultura y del señor Director Sunico, tampoco se hubiera concretado, y además con la gestión muy eficaz de la señorita Stefany Bravo que detrás de todo esto ha estado moviendo y gestionando, esto hubiera sido imposible. Muchas gracias y esperamos más de este tipo de eventos en la Catedral de Lima”, finalizó.

En un clima ameno y fraterno, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo se reunió con el clero joven de nuestra Arquidiócesis en el Seminario de Santo Toribio. También estuvo presente Mons. Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima.

Fue un encuentro muy especial que permitió escuchar las inquietudes de los sacerdotes diocesanos más jóvenes de Lima, así como compartir las experiencias vocacionales de los obispos de Lima -“Están yendo por buen camino cuando van en medio del propio pueblo” – comentó el Arzobispo de Lima.

Unidos al pastor de Lima, los sacerdotes reflexionaron sobre la necesidad de vivir la alegría de la misión en medio de las diversas situaciones de nuestra ciudad y nuestro país, una tarea que debe combinar la misión dentro de las mismas parroquias de la arquidiócesis y la solicitud misionera en otras regiones del Perú.

En otro momento del encuentro, los sacerdotes tuvieron la ocasión de contar sus itinerarios vocacionales y pastorales. Tomando en cuenta la riqueza de sus experiencias, Mons. Carlos les instó a cultivar “esos diálogos intergeneracionales” entre sacerdotes, diálogos que mueven a los pastores a llevar adelante iniciativas dinámicas que los convierten en milagros para el pueblo de Dios.

La imagen del Señor de los Milagros recorrió los exteriores de la Basílica Catedral de Lima en la Plaza Mayor. «Hoy damos gracias a nuestro Señor y le pedimos perdón por todos nuestros orgullos, vanidades, ambiciones que destruyen la vida de los demás» – comentó en un breve discurso el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo.

Este viernes 18 de octubre, desde muy temprano, se viene realizando el Segundo Recorrido Procesional de El Señor de los Milagros. Pasado el mediodía, la imagen del Cristo Moreno llegó a la Plaza Mayor de Lima recibiendo los homenajes de Palacio de Gobierno y la Municipalidad de Lima.

Lo mismo ocurrió en los exteriores de la Basílica Catedral de Lima, donde fue recibido por Monseñor Carlos Castillo, acompañado del obispo auxiliar de Lima, Mons. Guillermo Elías.

«Todos los trabajadores del Arzobispado de Lima en todas sus sedes han querido hoy unirse a nuestra fe agradeciéndole al Señor de los Milagros por su compañía. Y el Señor que es nuestro servidor, el único Dios revelado como aquel que se anonadó para darnos vida, que se negó a sí mismo para darnos su amor, es aquel que nos enseña poco a poco a ser mejores servidores», expresó.

En seguida, invitó a los miles de fieles congregados a repetir la siguiente oración:

Te suplicamos, Señor que manifiestes tu bondad,
salva a todos los que sufren la mentira y la maldad.
Ten piedad de los humildes, a los caídos levanta,
hasta el lecho del enfermo acerca tu mano santa,
entra en la casa del pobre y haz que su rostro sonría;
para el que busca trabajo se Tú, fuerza y compañía.

A la mujer afligida dale salud y reposo,
y a la madre abandonada un buen hijo generoso.
Encuéntrale Tú el camino al hijo que huyó de casa,
al pescador perdido, al vagabundo que pasa.
Que el rico te mire en cruz, con sus hermanos comparta,
que no haya odios ni envidia entre tus hijos iguales.

Da al gobernante justicia, al poderoso humildad,
a los que sufren conciencia, y a todos tu caridad.
Venga a nosotros tu reino, perdona nuestros pecados
para que un día seamos con Cristo resucitados.
Tú Señor, que puedes esto y mucho más todavía,
recibe nuestra alabanza, por Jesús y con María.

«Queremos pedirle al Señor de los Milagros que, haciéndonos servidores gratuitos, demos vida a todo nuestro pueblo y seamos un milagro para todos ustedes», concluyó.

“¿Qué es la santidad? ¿Cómo lograron muchos hombres llegar a ser reconocidos como santos?” – son las preguntas que se hace Mons. Ricardo Rodríguez, Obispo Auxiliar de Lima, en su reciente mensaje sobre el tema de la santidad.

Por: Jesús Santaella

“Pensaba en ello porque alguien me decía que en la tierra nadie es santo. Estamos confundiendo las cosas, la santidad la estamos poniendo como una meta muy alta ¿Qué cosa es ser santo? Estar con Dios”, explicó.

La santidad da frutos en este mundo

“En primer lugar, la santidad se vive acá, se comienza a vivir acá, incluso llega a dar frutos aquí en este mundo, en esta vida – prosiguió Mons. Rodríguez – Segundo, la Iglesia no te premia con la santidad. Después de la muerte la Iglesia lo que hace es reconocer que alguien está con Dios. Aquí nos santificamos”.

“La santidad entonces es un proceso que se inicia en el momento que uno nace y se incorpora, e incluso puede o no vivir en la comunidad, pero hace un camino de fe: conoció al Señor, puso en práctica las virtudes, el estilo de vida cristiano, y entonces enfrentó al final a la muerte con dignidad, con templanza, como el paso a la casa del Padre, todo eso se suma”, añadió.

Una santidad en proceso de edificación

Por último, el obispo auxiliar de Lima recordó que la santidad es un «proceso de edificación» que se desarrolla en el camino de la vida – “Un día pregunté en misa ¿Quiénes son santos? y nadie levantó la mano» – asegura.

En ese sentido, recomienda no usar la palabra santidad “como sinónimo de perfección”, y por eso hace un llamado a seguir «construyendo y edificando las comunidades parroquiales», pensando siempre que “la Iglesia es una, católica, apostólica y sobre todo santa, porque está compuesta de bautizados. Todo bautizado es santo ahora”.

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo participó en el tradicional encuentro de Cargadores y Sahumadoras de la Hermandad del Señor de los Milagros con una charla magistral que tuvo lugar en el auditorio del Colegio Claretiano.

«Quisiera agradecerles infinitamente esta acogida, porque nunca he sentido tanto que somos hermanos los cristianos como el día de hoy. Y somos hermanos porque Jesús crucificado, el Señor de los Milagros, vino para mostrarnos el rostro amoroso del Padre», comentó al inicio de su ponencia.

Cuando nos reunimos los hermanos, siempre la palabra nos reúne porque el Señor ha querido comunicarse con nosotros

Y recordando el camino peregrino de Santo Toribio de Mogrovejo, segundo Arzobispo de Lima, Mons. Castillo señaló que «la vida del creyente es una relación viva en el camino de las personas, en el camino de la gente».

Una Iglesia donde todos tengamos cabida

A pesar de vivir en una sociedad «apurada» y sin tiempo para «entendernos, para comprendernos, para apoyarnos, y para amarnos», el sentido de la hermandad se instituye como un «principio» que nos permite resistir a un modo de vivir que «despedaza todo».

Necesitamos pensar juntos en «una sociedad donde todos tengamos cabida y nos conozcamos más». No se puede cambiar algo desde el desconocimiento, y para eso se requerimos del esfuerzo mutuo para comprendernos y «establecer relaciones, formas de sociedad y de Iglesia en donde todos podamos caber».

Para que nuestros cultos, procesiones y tradiciones no se conviertan en un «formalismo» que repetimos sin sentido, el obispo de Lima precisa que debemos aprender a «leer los signos de los tiempos actuales» y actuar según lo que nos inspire el Señor para vivir la fe con libertad.

No hay libertad sin la relación personal con el Señor

Dirigiéndose a los miles de miembros que forman parte de la Hermandad del Señor de los Milagros, Mons. Castillo recordó que, además de cargar el anda del Señor de los Milagros, también tenemos que «cargar con la vida familiar», de lo contrario, nos quedaríamos únicamente con los esquemas y ritos repetitivos que nos impiden ser verdaderos cristianos:

«En un mundo donde todo es interés y donde todo se compra y se vende, corremos el riesgo de tener una religiosidad de la compra y la venta: ‘yo ya te puse velitas, yo ya cargue entonces ¿dónde están los milagritos?’ – eso es pagano, eso viene de las tradiciones religiosas que siempre intercambiaban», acotó.

Sin la relación personal con el Señor no tenemos libertad. Nos acostumbramos a un esquema, a unos ritos, y necesitamos vivir en libertad la fe

«La mejor manera de rendir culto y de alabar al Señor es siendo nosotros un milagro para los demás, para nuestros hijos, para nuestros barrios, para nuestro pueblo, para nuestro congreso, para nuestra dirección nacional, para todos los problemas que tenemos como peruanos».

Este 2019 es un año importante para el Apostolado del Rosario en Familia: se cumple el 25 aniversario de su fundación y trabajo ininterrumpido al servicio de la Iglesia peruana. “Nuestra misión es incentivar, promover y fomentar la oración en familia – comenta su director, el padre Elmer Caro.

El padre Caro nos recuerda que en cada misterio del Rosario podemos apreciar «toda la vida de Jesús acompañado de María». Como decía San Juan Pablo II «el Rosario es el compendio del Evangelio».

Nuestra labor es fomentar e inspirar la vida espiritual. Promover el bienestar espiritual en las familias, motivar la vida en oración.

El Apostolado del Rosario reconoce que en nuestra realidad la oración «se ha descuidado», y por eso vienen impulsando un trabajo arduo y valioso en la vida del cristiano: «cuando vamos a dar charlas y jornadas de oración siento que vamos impactando en la vida de esas personas» – añade.

Una iniciativa mundial con fuerza en el Perú

La historia del Apostolado del Rosario en Familia comienza en los años 80 con la visita del Padre Patrick Peyton, un misionero irlandés conocido por “su celo de motivar y fomentar el rezo del Rosario en familia” – recuerda el padre Elmer:

“El P. Patrick era miembro de la congregación de la Santa Cruz, vino a Perú en 1982 a fomentar esta motivación  e iniciativa de rezo del Rosario. Luego lo siguieron los hermanos de la orden Dominica, y finalmente lo asumieron los religiosos de la congregación de Santa Cruz en 1994”

En nuestro país, el Apostolado del Rosario en Familia se encuentra en diferentes zonas de Lima y provincia a través de sus centros de misión en la arquidiócesis de Arequipa y la arquidiócesis de Piura. Próximamente esperan inaugurar un centro de misión en la prelatura de Camaná.

Actualmente el equipo de trabajo del Apostolado del Rosario en Familia se divide en dos bloques:

  • El bloque administrativo: “aquí vemos todo lo que es parte laboral y documentos porque nosotros como apostolado nos debemos a un apostolado más grande, somos parte de una misión global que es una de la obras de Santa Cruz que se llama “Holy Cross Family Ministries” o Pastoral de la familia Santa Cruz”
  • El bloque de misión: “se conforma por un lado con el área de comunicaciones donde evangelizamos a través de las redes sociales, y el área de formación compuesto por un equipo de profesores que dan charlas a escuelas y grupos parroquiales para evangelizar».

Los misterios del Rosario son una oportunidad para «asociar experiencias de nuestra vida cotidiana» – destaca – «cuando sentimos alegría podemos identificarnos con los misterios gozosos, o en momentos de dolor y duda podemos hacerlo con los misterios dolorosos”.

Si quieres conocer tu fe, conoce el Rosario.

Desde el Arzobispado de Lima expresamos nuestro afectuoso saludo a toda la comunidad del Apostolado del Rosario en su 25 aniversario. Agradecemos el servicio desinteresado que ofrecen a la Iglesia peruana. ¡Muchas felicidades!

«Dios bendiga a nuestro pueblo. Señor de los Milagros, ayúdanos a caminar contigo hacia la tierra prometida de un país próspero, bueno, justo y pacífico», fueron las palabras del Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo durante la bendición inicial antes del primer recorrido tradicional del Señor de los Milagros por las calles de Lima.

Refiriéndose a la lectura del Libro del Génesis 12: 1, Mons. Castillo explicó que Â«salir de nuestra tierra» representa un llamado de Dios a Â«salir de nuestros mundos y nuestras estrecheces» para abrirnos a caminar hacia la tierra que Â«el Padre nos muestra», y aprender juntos a Â«vivir como Dios nos pide».

El Arzobispo de Lima recordó que somos creados a imagen del «amor de Dios»«Dios nos ama, nos acompaña y nos alienta, nos bendice». Y nosotros hemos de aprender a vivir según ese amor.

«Dice el Señor que “saliendo” nos va a hacer una nación grande así como se lo dijo a Abraham â€“ prosiguió –  pero para ello nos dice: ¡sé tú una bendición!, tú eres el portador de la bendición, cada uno de nosotros, y bendecir es actuar como Dios nos dijo, o sea actuar el bien».

Nosotros que en este mes pedimos milagros a nuestro Señor de los Milagros le pedimos también, como Dios le pidió a Abraham: Peruano y peruana, limeño y limeña ¡Sé tú un milagro para tu pueblo!

Un sentimiento profundo de amor que nos acomune

El Primado del Perú también señaló que nuestro país necesita del esfuerzo y la colaboración de todos para Â«renunciar a nosotros mismos» y buscar la comprensión mutua, corrigiéndonos y apreciándonos en la diferencia de lo que somos: Â«la maravilla de ser creados así por Dios, para hacer de este pueblo variopinto, lleno de culturas y sentimientos distintos, un sentimiento de amor que nos acomune».

Imagen del Señor de los Milagros llegó a los exteriores del Arzobispado de Lima

«El Perú lo exige urgentemente â€“ añadió – y le pedimos al Señor que nos haga un milagro para los demás, especialmente para los que más sufren, y sobre todo los que sufren las consecuencias de la corrupción, y los que están esperando cada día que reparemos las heridas que hemos creado».

El próximo recorrido del Señor de los Milagros está previsto para el viernes 18 de octubre a las 6.00 a.m. desde el monasterio de Las Nazarenas.