Tag

arquicabecera

Browsing

El Arzobispado de Lima anuncia la publicación de la versión popular del Documento Preparatorio para el Sínodo dedicado a la sinodalidad. Se trata de una edición resumida y elaborada por el Padre Mateo Garr, SJ., dirigido a las parroquias de nuestra Arquidiócesis para fomentar el diálogo sinodal en comunidad, especialmente en la Pastoral Juvenil.

Una vez más, nos alegra compartir otro nuevo aporte de nuestro querido hermano, el Padre Mateo Garr: un documento didáctico que sintetiza las principales orientaciones del Documento Preparatorio y el Vademécum para guiar el camino hacia el Sínodo 2023.

Este manual para las Iglesias locales busca ser una herramienta que anime a la fase de escucha y consulta del Pueblo de Dios en todas nuestras parroquias. Por tal motivo, este documento puede ser utilizado en nuestras comunidades parroquiales, especialmente en las asambles diocesanas de la Pastoral Juvenil.

«Este breve documento fue elaborado con la intención de intercambiar ideas y compartir en grupo, en pequeñas comunidades. Por eso, es presentado en frases cortas, letras grandes y algunas ilustraciones que hacen más amigable la experiencia de diálogo y escucha propuesto por nuestro Papa Francisco», ha dicho Mateo Garr.

Documento Preparatorio Sínodo 2023: Por una Iglesia Sinodal

Como se recuerda, en de septiembre de 2021, la Secretaría General del Sínodo publicó el Documento Preparatorio y el Vademécum para indicar las líneas maestras del camino del Sínodo sobre la Sinodalidad. El proceso de diálogo inició oficialmente los días 9 y 10 de octubre del mismo año, mientras que en las Iglesias particulares ocurrió el 17 de octubre. La fase de escucha se mantendrá hasta abril de 2022.

Como bien se especificó en su lanzamiento mundial, el Documento Preparatorio no es un libro de reglas, sino una guía para apoyar los esfuerzos de cada Iglesia local, teniendo en cuenta culturas y contextos, recursos y limitaciones.

También disponible: Versión popular de ‘Fratelli Tutti’.

Esta no es la primera vez que compartimos los aportes del Padre Mateo Garr. Como se recuerda, en abril de 2021, el Arzobispado de Lima publicó la versión popular de ‘Fratelli Tutti’ para Parroquias, documento diseñado para el trabajo pastoral y comunitario en las comunidades parroquiales de nuestra Arquidiócesis.

Queremos agradecer el esfuerzo generoso y desinteresado de nuestro hermano Mateo. Tu iniciativa y entusiasmo inspira la vida de nuestra Iglesia de Lima. Oramos por tu pronta recuperación.

Al celebrar la Fiesta de la Sagrada Familia, la Comisión de Vida y Familia de nuestra Arquidiócesis de Lima presenta su nuevo sitio web con el propósito de informar todas sus actividades y eventos.

Angie Arias y Kelvin Jiménez, esposos y responsables de la página web de la Comisión de Vida y Familia, nos comentan que el sitio se divide en tres pestañas generales orientadas a la vida prematrimonial, matrimonial y a las dificultades en la familia, buscando llegar a todos los miembros que la componen.

“A través de nuestra web queremos continuar el acompañamiento que ya venimos desarrollando a todos los equipos de la pastoral familiar del Arzobispado de Lima, agrupándolos por decanatos y estos, a su vez, como brazo extensivo repliquen a las pastorales de sus parroquias”, señaló Arias.

Ingresa aquí a la página web de la Comisión de Vida y Familia

De otro lado, Jiménez señala que, a través de esta herramienta digital, desean dar énfasis en colocar a la Pastoral Familiar como transversal en la Iglesia, es decir, que esté presente en todos los grupos, a fin de que que toda la familia partícipe en la Iglesia de Cristo.

La pareja de esposos adelantó que se encuentran trabajando en la planificación de las actividades para el próximo año, donde se anuciarán una serie de cursos y eventos que realice la comisión, a fin de hacer partícipes a todos los fieles.

“Nosotros éramos una familia católica no practicante, sin embargo, hace unos años nuestra vida cambió, porque descubrimos cuál es el propósito de la misión de Dios, en nuestro caso, comprendimos que el matrimonio es una vocación y es por ello que el servicio y el acompañamiento a las familias es nuestra misión”, declaró la pareja de esposos.

“Hoy nos ha nacido, en la ciudad de Belén, un Salvador, Jesucristo, el Señor. ¡Gloria a Dios en el cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor!”.

Hermanos y hermanas, con el deseo de la Feliz Navidad, en este día me dirijo a todos ustedes para que comprendamos que, en medio de cualquier situación, el Señor viene para darnos su amor generoso y gratuito.

No dice el texto: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que “aman” al Señor”. No dice así. Dice: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor”. Es el Señor que nos ama y ama a todos los seres humanos, no solamente a los que creemos en Él.

Y por esa razón, porque la fe no es una fe exclusiva, todos los seres humanos, hombres y mujeres, recibimos ese amor. Y nos toca a nosotros no realizar nuestros propios intereses en base a ese amor, y “dorar” nuestros males y nuestras agresiones, nuestras envidias y nuestros celos. Dorarlo en el sentido de “barnizar”, con el amor de Dios, nuestro pecado. Muy por el contrario, recibir el amor del Señor gratuito significa dejarnos llevar por Él para amar como Él nos ha amado.

Y este amor que se representa en el niño sencillo y pobre, Hijo de María e Hijo de Dios, nos da la muestra más evidente de que, solamente si ocupamos el lugar del servicio, del camino de los sencillos, nuestra vida puede salir adelante con ese mismo amor.

El asunto central es que, en el último tiempo, hemos creído que, por tener el amor de Dios, entonces, podemos hacer lo que queremos y podemos desarrollar todos los impulsos, las acechanzas, las envidias, los celos, las agresiones, porque el Señor siempre nos va a querer. Y es verdad que siempre nos va a querer, pero quien se hace daño con ese aprovechamiento del querer para barnizar su vida, crear y generar mal en el mundo, en el fondo, él mismo se autocondena.

Y el Señor persiste en amarnos para que nos salvemos, en el sentido de recibir ese amor y guiarnos en la vida con ese amor, para actuar amorosamente en toda ocasión.

El Papa Francisco nos invita a ser Fratelli Tutti, todos hermanos, y esta Navidad especialmente es importante para aprovecharla verdaderamente, para que todo lo grandioso, humano y espiritual, todo lo grandioso de nuestra fe, pueda florecer en nuestras vidas y renacer como una manera real de vivir nuestra fe en las circunstancias que tenemos delante.

No estamos en los mejores tiempos, no solamente por la Pandemia, sino por el desarrollo de actitudes de odio, de revancha, de “amiguismo”, de corrupción, que existen en la sociedad y en la Iglesia. Pero para eso tenemos, entonces, que recapacitar y volver al pesebre, a Belén, allí en donde, en este lugar en que nace Jesús, que es algo así como el lugar donde comen los rebaños, también nosotros podamos comer del Señor y alimentarnos para poder aprender a amar, inspirados por la fuerza de ese amor y acogiendo al Señor. como lo ha acogido María y lo acompañó hasta el momento más difícil de su vida, en que prefirió asumir la Cruz, como la asumió desde el inicio de su vida, para darnos vida comunicándonos que Dios nos ama y no retracta su promesa, la realiza a través de inspirarnos. Dejémonos inspirar por el amor del Señor y las cosas irán mejor.

Que Dios bendiga a todo nuestro pueblo peruano, a todas sus autoridades, a todos los que son de diversos lados y diversas situaciones sociales, los pobres, los ricos, la gente de clase media, a todos y a todas las personas, especialmente a todas las mujeres que, muchas de ellas, son muy maltratadas, para que todos nos ayudemos a compartir el amor del Señor y nos ayudemos a bendecirnos los unos a los otros, porque el Señor nos bendice y somos bendecidos justamente para bendecirnos y bien hacernos.

La bendición para todos ustedes en esta Navidad. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y que nos hagamos niños en el Niño, para madurar y crecer como Él creció y entregó su vida.

¡Feliz Navidad para todos y para todas!

1. Ante las medidas sanitarias tomadas por las entidades estatales responsables de la Salud, el Arzobispado de Lima invita a todos los fieles católicos a procurar el respeto, cumplimiento y puesta en práctica eficiente de dichas medidas en todos los recintos cerrados donde haya peligro de contagio.

2. Se recuerda la obligatoriedad de la presentación del carné de vacunación actualizado para acceder a cualquiera de nuestros recintos. Cada parroquia debe organizar el modo de control eficaz.

3. Recordamos que aún se mantiene en suspensión la obligatoriedad de asistencia a misa presencialmente, pudiéndose recurrir a las transmisiones virtuales en redes sociales.

4. Las informaciones sobre la tendencia al alza en el número de contagiados de Covid 19, y el peligro a las nuevas formas de virus Delta y Ómicron, llaman urgentemente a todos a una actitud de alerta responsable, que nos permita una experiencia de celebraciones navideñas de felicidad y no de tristeza. Por ello, tomemos todas las medidas adecuadas para evitar más contagios.

5. Llamamos, especialmente a los jóvenes no vacunados, a hacerlo lo antes posible, dado que los informes arrojan mayor alza de casos entre ellos.

Unidos y vacunados todos por la pronta recuperación de nuestra sociedad, este arzobispado les desea una Feliz Navidad y un Año Nuevo esperanzador.

Lima, 22 de diciembre 2021
Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima.

Al conmemorarse el 50 aniversario de la Parroquia San Juan Macías, ubicada en el distrito de San Luis, Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima, presidió la Celebración Eucarística en Acción de Gracias por todos estos años de vida comunitaria, acción solidaria y evangelización.

Nuestra Arquidiócesis de Lima se llena de alegría al cumplirse 50 años desde la creación de la Parroquia San Juan Macías. Por eso, la comunidad de laicos junto a su Párroco Gildo Flores, se organizó para reencontrarse respetando los protocolos de bioseguridad.

Durante la Celebración Eucarística, Monseñor Castillo rememoró cómo fue que surgieron muchas de las parroquias de nuestra ciudad, entre ellas, la comunidad de San Juan Macías: “El Cardenal Juan Landázuri había querido que las nuevas zonas de Lima se puedan desarrollar en distintas parroquias. Habían venido muchos misioneros, y en el año 1968 hicimos un encuentro junto a los obispos auxiliares de aquella época y más de 3 mil delegados de todas las nuevas parroquias que empezaban nacer. Así empezó este gran movimiento, después del Concilio Vaticano II”, recordó el prelado.

El Señor seimpre se fija en lo pequeño para construir lo grande.

Evidentemente emocionado, nuestro Arzobispo de Lima resaltó la calidez, sencillez y unidad que siempre ha caracterizado a la Parroquia San Juan Macías: “Esta es una de las parroquias más pequeñas, pero más unida, bajo esta figura extraordinaria de San Juan Macías, uno de nuestros santos más queridos. Y es que el Señor siempre se fija en lo pequeño, para construir lo grande, siempre desde lo pequeño, para que recuerde que la pequeñez es el punto de partida para que la grandeza sea de servicio, y que luego, no se olvide de los pequeños”.

En otro momento, comentando el Evangelio de Lucas (1, 39-45), que narra la visita de María a su prima Isabel, Monseñor Castillo aseguró que es importante que todos los cristianos sigamos el ejemplo de servicio y amor gratuito de María, que siendo la Madre del Señor, no se quedó problematizada en su casa una vez que salió encinta: «Lo primero que hizo María no es seguir adentrada en el problema que ella tenía, sino se alzó, se levantó y fue de prisa para ayuda a Isabel. María no va por curiosa, va porque sabe que, siendo mayor Isabel, puede pasar algo grave, así que va a acompañarla y a servirla», indicó.

Innovar nuevas formas de vivir en situaciones complejas.

De otro lado, el Primado del Perú hizo un llamado a tener la misma actitud de María para vivir en apertura a la novedad que Dios tiene para nosotros, innovando nuevas formas de vivir en situaciones complejas y superando algunos tipos de costumbres que no son de acorde a los tiempos que vivimos:

“¿Qué pasa si hacemos las cosas simplemente porque tenemos costumbre? Pues obedecemos más a la costumbre establecida, a la ley, y nos olvidamos de la situación concreta, actuamos como autómatas, como robots. Y el robot no piensa, repite, porque no tiene imaginación, no puede enfrentar lo nuevo. Innova solamente el ser humano, porque somos imagen y semejanza de Dios que es innovador y creativo, y todos poseemos esa condición creativa”, precisó.

Si esta Parroquia ha durado todos estos años, es porque aprendió a apreciarse. Y todos estamos llamados a escucharnos y apreciarnos, como lo hizo en vida Juan Macías.

El Arzobispo de Lima exhortó a que vivamos haciendo lo justo y adecuado en cada situación, dejándonos inspirar por la fe y el Espíritu del Señor que pulula en las calles y barrios de nuestra ciudad: «Â¡Qué lindo es vivir inspirados! Eso nos hace sentir las cosas de otra manera, sabiendo recoger lo más neto que Dios nos ha dejado y que sea el secreto de estar metido en nosotros, los pequeños y las personas débiles», destacó.

Que el Señor nos inspire, nos aliente y nos bendiga. Bienaventurados también todos los laicos que han pasado por San Juan Macías, porque han hallado la Gracia en el Señor. Bendito el fruto de su trabajo, de su esfuerzo, de su inspiración, de su cariño y de su fe.

En las últimas semanas, nuestra Arquidiócesis de Lima emprendió una cruzada solidaria denominada: «Unidos y solidarios por los damnificados del terremoto», convirtiendo todas nuestras Parroquias en centros de acopio temporales para la recepción de víveres y donativos. A la fecha, nos alegra anunciar que se han recaudado alrededor de 14 toneladas en donativos de ropa, mantas, alimentos no perecibles, paquetes de agua y mascarillas KN 95. Todo irá dirigido a nuestros hermanos de la región amazónica del norte del Perú.

¡Una gran alegría nos ha llegado! El espíritu solidario de nuestras comunidades parroquiales ha hecho posible que nos movilicemos en favor de nuestros hermanos más necesitados. En apenas dos semanas, nuestra campaña humanitaria ha podido recepcionar 13.7 toneladas de víveres que se distribuirán a los sectores más afectados por el último terremoto de magnitud 7.5 en el interior del país.

Pero eso no es todo, porque las cuentas de Cáritas Lima han registrado aportes económicos que bordean los 15 mil soles y los 1130 dólares, montos que serán destinados para beneficio de nuestros hermanos del Amazonas.

En ese sentido, Jorge Herrera, Director General de Cáritas Lima, agradeció a todas las personas de buena voluntad, empresas e instituciones que han sumado su granito de arena para hacer realidad este sueño: «A través de estas acciones humanitarias nos permiten acompañar a nuestros hermanos damnificados por el terremoto, animándolos a levantarse de esta desgracia, sabiendo que Dios se hace presente mediante gestos de amor y solidaridad”, expresó Herrera.

El trasladado de todos los donativos recaudados por nuestras Parroquias de Lima y Cáritas Lima será posible gracias al apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), aliado estratégico de nuestra Cáritas. Como se recuerda, muchas carreteras continúan interrumpidas a causa del terremoto.

Finalmente, en coordinación con la Diócesis de Chachapoyas y el Vicariato de Jaén, se ha previsto la entrega de donaciones a las familias damnificadas en situación de riesgo y vulnerabilidad que no hayan recibido apoyo del estado.

¡Aún estás a tiempo! Si aún deseas entregar tus donaciones, puedes acercarte a tu parroquia más cercana o a los almacenes de Cáritas Lima ubicado en Jr. Chancay 282 en Cercado de Lima.

En este IV Domingo de Adviento, Monseñor Guillermo Cornejo, Obispo Auxiliar de nuestra Arquidiócesis de Lima, nos invita a tener una actitud de visita, acogida y servicio a los demás, como la tuvo María cuando visitó a su prima Isabel: «Al enterarse que tiene la gran misión de ser la Madre del Niño Jesús, lo primero que hace María es servir, amar, y ésa debe ser la actitud de todos nosotros», reflexionó.

Al llegar al último domingo de Adviento, Monseñor Cornejo explicó que nos acercamos al nacimiento de Jesús recordando la maravillosa experiencia de María en su cuentro con Isabel: «Se trata de una visita inesperada de María, que llena de gozo a Isabel y a su niño. Es el primer gran gozo luego del anuncio del Ángel Gabriel a María. Y nosotros debemos de sentir ese gozo de Isabel y de su hijo cuando salta el niño al saber que la madre de su Señor ha venido a visitarlo, ese gozo que debe tener toda nuestra Iglesia en este tiempo de gracia», expresó el obispo.

Guillermo Cornejo resaltó la actitud que tuvo María de visitar a su prima Isabel, una actitud que nos recuerda que nuestra Iglesia debe ser servidora: «Al enterarse que tiene la gran misión de ser la Madre del Niño Jesús, lo primero que hace María es servir, amar, y ésa debe ser la actitud de todos nosotros», recordó.

Que sea nuestra mejor Navidad, una Navidad de amor, una Navidad de caridad, una Navidad preocupada con Dios y con el prójimo, con los más necesitados. Nada es más grande, no hay amor más grande, que dar la vida por los amigos.

El obipso auxiliar hizo un llamado a vivir este tiempo de Adviento recordando a los que más sufren, especialmente a los pobres, porque a través de un acto amor, también nace Jesús en nuestros corazones: «Que este tiempo de Adviento, que el testimonio de Isabel y María que se encuentran y nos llena de gozo a toda la Iglesia, sea un auténtico testimonio de vida para todos nosotros. Que este tiempo de Iglesia eclesial, de asamblea eclesial, sea un tiempo de renovación total en nuestra Iglesia, siguiendo el ejemplo de este cuarto domingo de Adviento», concluyó.

El Museo Catedral de Lima, el Ministerio de Cultura y la Asociación de Artesanos “Manos Creadoras”, inauguraron una edición de la feria “Manos Creadoras 2021”, que se llevará a cabo del 16 al 23 de diciembre en los exteriores de la Catedral de Lima. El ingreso es libre.

La feria ‘Manos Creadores’ cuenta con la participación de más de 30 maestros artesanos de diversas regiones de nuestro país, quienes vienen exponiendo piezas de arte utilitario, ceremonial y decorativo. Se trata de una linda oportunidad para apreciar la gran variedad de arte popular y adquirir diversos objetos hechos en madera, cerámica, vidrio y cuero, así como textiles, tapices, imaginería y joyería.

Asimismo, durante los 8 días de ‘Manos Creadora 2021’, los maestros artesanos realizarán talleres de artesanía, cerámica, arte colonial, cuero repujado, tejido en fibra vegetal, retablos ayacuchanos, bisutería shipiba entre otros.

Los talleres artesanales estarán disponibles durante la tarde, y junto a ellos, también se incluirán algunos espectáculos artísticos para niños y adultos como danzas típicas y música tradicional de nuestro país, títeres y cuenta cuentos.

Conmemorando también el Día Internacional del Migrante, el maestro artesano ayacuchano Gabriel Ataucusi y artistas venezolanos elaborarán un retablo en formato grande que será intervenido con pinturas que reflejan la riqueza cultural de ambos países acompañado de frases de unión e integración.

A puertas del cierre escolar 2021, Monseñor Juan José Salaverry, Obispo Auxiliar de Lima, presidió la Celebración Eucarística en Acción de Gracias por los maestros que integran la Oficina de Educación Católica (ODEC) del Arzobispado de Lima.

La Santa Misa se llevó a cabo en la Parroquia Santísimo Nombre de Jesús, en el distrito de San Borja, y contó con la participación virtual de los maestros de Educación Religiosa de los diferentes colegios de nuestra ciudad.

Al inicio de su Homilía, nuestro Obispo Auxiliar de Lima señaló que esta Celebración de fin de año es similar al momento del Ofertorio, porque le presentamos al Señor todo lo vivido: “Celebrar la Eucaristía de clausura es como un gran ofertorio, es presentar ante el altar del Señor todos nuestros esfuerzos, fatigas, ilusiones, pero también todas nuestras fallas, para que el Señor las reciba y con su gracia, purifique todas aquellas cosas que nos han faltado empujar un poquito durante el año”.

De otro lado, Monseñor Salaverry sostuvo que la tarea que los maestros de ODEC Lima realizan es una tarea ardua y con mucha responsabilidad, en favor de la fe puesta en el Señor: “La labor que ustedes realizan, la realizan en nombre de la Iglesia y de Cristo, por eso, la responsabilidad es doble, porque es hacia su propia vocación como docentes y como creyentes, como hombres y mujeres que transmiten la fe a aquellas personas que necesitan de la formación, del acompañamiento, de la presencia de la Iglesia que articula su misión con la ayuda de cada uno de ustedes”.

De otro lado, citando al profeta Isaías, nuestro Obispo Auxiliar se refirió a la misión que cada maestro tiene, la cual, además de impartir la fe, también es la de llevar esperanza a la humanidad: “necesitamos que ustedes sean portadores de esperanza, de la esperanza del profeta. La Iglesia necesita reavivar su esperanza, la humanidad necesita esperanza para vivir, tienen que ir construyendo la esperanza en estos jóvenes y niños que forman”.

Citando el Evangelio de San Lucas (7, 24-30), en la cual Jesús les habla a sus discípulos sobre Juan, el Bautista, Monseñor Salaverry refiere que, siguiendo este pasaje, invita a los maestros a ser primero, creyentes y ver en cada niño o adulto a su prójimo.

Finalmente, Salaverry agradeciendo nuevamente a los maestros, les pidió mantener viva la esperanza en Dios y en la humanidad para construir, en unidad, el Reino de Dios como el Papa Francisco lo cita en su Fratelli Tutti.

En este Tercer Domingo de Adviento, también llamado Domingo de la Alegría, Monseñor Juan José Salaverry, Obispo Auxiliar de nuestra Arquidiócesis de Lima, nos invita a prepararnos para la llegada del Señor poniendo en práctica la solidaridad fraterna, con un sentido de justicia y ofreciendo nuestra vida a los demás.

En la reflexión de este III Domingo de Adviento, Monseñor Salaverry sostiene que todos estamos llamados a asumir nuestro proceso de conversión con esperanza y alegría: “Una conversión no es un proceso de tristeza y de melancolía por las cosas que dejamos de hacer o las que dejamos de tener, sino que está llena de alegría. Por eso, este es el domingo de la alegría y del gozo”.

Citando en Evangelio de San Lucas (3, 10-18), que relata la historia de Juan Bautista y su respuesta a las constantes preguntas que le hacía el pueblo para alcanzar el Reino de Dios, nuestro Obispo Auxiliar de Lima, explicó que este tipo de preguntas deben ser planteadas en nuestra vida diaria, disponiendo nuestros corazones para atender a la respuesta que recibamos de Dios:

«Nosotros también, hoy, debemos de preguntarnos qué debemos hacer con nuestras vidas, para poder alcanzar la promesa de este Reino que nos llena de alegría, de este Reino de justicia y de paz. A cada uno de nosotros se nos dará una respuesta distinta, porque cada uno de nosotros tiene distintos ministerios, tiene distintas responsabilidades, porque cada uno de nosotros es una historia distinta, pero todas nuestras historias y todos nuestros ministerios deben de encontrar la unidad en la disposición que asumamos durante este Adviento para prepararnos para la venida del Señor. Que cada uno, según su propia realidad, haga lo que tiene que hacer», comentó Juan José Salaverry.

El obispo auxiliar recalcó que el Adviento es un tiempo para compartir con los demás y practicar la solidaridad, especialmente con nuestros hermanos más olvidados: “Tal vez ya hemos tomado algunas actitudes, ya hemos marcado algunos propósitos, hemos preparado nuestra corona de Adviento, hemos armado el árbol de Navidad, estamos preparando el Belén para venerar al niño en la noche de Navidad, pero debemos de practicar la caridad, la solidaridad fraterna, entregar a los demás la otra túnica que tenemos, como dice el Evangelio, actuar en la justicia como les dice Juan a los publicanos, debemos de vivir en paz con los demás”.

Central telefónica
(511)2037700