Actividades

Carta Pastoral para la Iglesia de Lima, publicada por el Arzobispo de Lima

“Bajo nuestro lema: “Iglesia de Lima, a ti te digo, levántate”, indico ahora las orientaciones principales que contribuyan a organizar mejor nuestro Plan Pastoral interno para los próximos años, con los que nuestro servicio a la ciudad de Lima quiere ser más adecuado a sus nuevos problemas” – con éstas palabras de apertura, nuestro Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Monseñor Carlos Castillo, presenta la Carta Pastoral para la Iglesia de Lima.

PC
Tablet
Movil

El documento titulado: “En el camino de la ‘conversión pastoral’ para la conversión social, humana y ecológica de nuestra ciudad” es el fruto de un largo proceso de escucha que se efectuó en una histórica Asamblea Sinodal en enero 2020, y que reunió a más de 800 representantes de las parroquias de Lima.

La Carta Pastoral escrita por Monseñor Castillo es un mensaje dirigido a todas las generaciones, incluyendo “creyentes y no creyentes”, trazando así el camino pastoral que la Iglesia de Lima realizará en los próximos años, e introduciendo una serie de “orientaciones abiertas”  con el fin de “construir una Iglesia que nace en diálogo con el mundo”.

“Era necesario que escucháramos las observaciones de los católicos limeños sobre su Iglesia en relación a los problemas vividos por todoscomenta el Arzobispo de Lima en su Carta Pastoral retomando la actitud de Jesús: leer los signos de estos tiempos para aprender a decir una palabra oportuna y acertada, y dar un testimonio justo y adecuado, anunciando una esperanza razonable y alentando al espíritu nuevo que se suscita en la sociedad profundizándolo con la inspiración del Espíritu de Jesús”.

Inclusión cultural, migrantes y prevención de la salud

El Arzobispo de Lima plantea la integración de nuevas Pastorales que “atiendan a todos los segmentos de nuestra Iglesia”, este es el caso de las pastorales de inclusión cultural y dignidad humana, enfocadas en salir hacia las “periferias existenciales de Lima” y acoger “a los migrantes y a las personas que moran en la calle”.

Lo mismo ocurrirá con la Pastoral de la salud, pensada especialmente en la prevención y el acompañamiento espiritual “que profundice y mejore la pastoral de los hospitales”.

Situación carcelaria

Entre sus principales novedades, la Carta Pastoral del Arzobispo de Lima recomienda una Pastoral carcelaria que se trabaje con “capellanes y voluntarios” para atender a los “hermanos que esperan la presencia de la Iglesia donde la sociedad los ha abandonado”.

Mujer en la Iglesia

Toda la pastoral se orienta a dignificar a las personas para que no sean “objetos” humillados sino personas dignas. Esto es fundamental en el caso de las mujeres, que sufren gravemente por prejuicios culturales machistas” – dice Castillo antes de recomendar dos espacios históricos: la Pastoral de la mujer y la Pastoral de madres solteras, gestados para promover e incorporar a la mujer en todos los grupos de servicio y evangelización – “las hemos alejado de los sacramentos y de la vida de la Iglesia” – reconoce el Primado del Perú.

Infancia y vida

La Pastoral de la infancia, orientada a la preparación educativa de los niños en la Iglesia; y la Pastoral de todas las vidas, promoviendo, a través de la educación “el derecho irrenunciable a la vida de todos, desde la concepción a todas las etapas y situaciones de la vida de las personas”.

Formación de los sacerdotes y laicos

La formación de los sacerdotes y del laicado son parte de un tema central para esta necesaria “conversión pastoral”, de modo que redunde en una “conversión social, humana y ecológica” como expresa el título del documento.

Sobre la formación de laicas y laicos, Monseñor Castillo manifiesta que “es indispensable actualizar a todos los fieles en la renovación y en la reforma de la Iglesia derivada del Concilio Vaticano II, y que en América Latina se plasmó en los Documentos de Medellín a Aparecida, y en los documentos constitutivos de la reforma del Papa Francisco. Aquí también la formación por medio del diálogo y la escucha de la Palabra es indispensable”, afirma.

Sincero afrontamiento ante graves delitos dentro de la Iglesia

En relación a la formación del clero, entre otros aspectos clave, dice que “será importante entorno al delicado tema del sentido de lo humano, lo afectivo y lo sexual para el mejor trato humano, espiritual y psicológico de los fieles. Así, también es necesaria la formación en el sincero y transparente afrontamiento de los graves delitos de pedofilia, así como los delicta graviora ocurridos en confesión. Nada mejor para ello que reflexionar y discernir comunitariamente sobre experiencias y casos humanos exigentes”, señala.

“Todo lo que constituya transparencia favorecerá a la credibilidad mayor de la Iglesia, que quiere ayudar a eliminar todo signo de doble vida en sus miembros y reivindicar institucionalmente a las víctimas inocentes” – reitera el Arzobispo de Lima.

En el camino de la “conversión pastoral” para la conversión social, humana y ecológica de nuestra ciudad – es el tema que Monseñor Castillo desarrolla en su primera Carta Pastoral, dividida en tres ejes fundamentales:

  1. Un pueblo y una Iglesia “encinta”
  2. Iglesia que se levanta, sale, corre, afronta el camino duro, se hospeda, acompaña y permanece con los desvalidos.
  3. Iglesia que vuelve a casa para darle Jesús al mundo

A lo largo de la Carta Pastoral, el Arzobispo de Lima explica que “el sentido general del Plan Pastoral y de las pastorales no es el de una minuciosa y matemática precisión, sino el suscitar relaciones que generen procesos esperanzadores que afiancen a las personas y los grupos humanos, así como a las comunidades cristianas. Esto solo se puede hacer si pastorales y planes sintonizan con el sentir de un pueblo que realiza su vida en medio de vicisitudes variadas. Así como insertó Santo Toribio la Iglesia en los quehaceres recónditos de nuestro pueblo, nosotros hoy hemos de insertar nuestras propuestas, allí donde se gestan los nuevos relatos de la humanidad peruana, en sus lenguajes y sentires”.