Category

Actividades

Category

Monse├▒or Carlos Castillo presidi├│ la Celebraci├│n de la Cena del Se├▒or e imit├│ el gesto del Se├▒or de lavar los pies a sus disc├şpulos. Este a├▒o, el grupo representativo estuvo conformado por nuestros j├│venes de la Pastoral Juvenil: «El Se├▒or se ha querido poner en el coraz├│n de los j├│venes, de los servidores(…) Los j├│venes de todo el mundo est├ín queriendo algo realmente nuevo, y eso nuevo el Se├▒or lo viene a traer», expres├│ el prelado en su homil├şa.

Homil├şa de Monse├▒or Castillo (Leer transcripci├│n)

La Bas├şlica Catedral de Lima se llen├│ de la alegr├şa y el esp├şritu de los j├│venes, elegidos para participar en el Lavado de los Pies. Comentando el Evangelio de Juan (13, 1-15), el Arzobispo de Lima explic├│ que el Se├▒or nos invita a todos a ser servidores por medio de la instituci├│n de la Eucarist├şa y el Lavado de Pies, dos gestos diferentes pero que esconden el mismo significado:

«Hoy d├şa, como cada a├▒o, cuando celebramos este rito de la ├Ültima Cena, celebramos tambi├ęn el recuerdo de la consagraci├│n del Cuerpo y Sangre del Se├▒or mediante las formas del pan y del vino, pero introducimos esta peque├▒a ceremonia del Lavado de los Pies, que significa el punto de partida concreto de lo que es la Eucarist├şa: compartir el pan y servir con el mismo camino de sencillez gratuita y generosa de tantos servidores, de tantos inocentes, de tanta gente que sufre y que sostiene el mundo con su trabajo, pero que no es compensada por el ego├şsmo humano», reflexion├│ el Obispo de Lima.

Es posible cambiar el mundo en favor de toda la humanidad.

En otro momento, Monse├▒or Carlos asegur├│ que estamos al borde de un cambio completo de ├ępoca, y son los j├│venes quienes van a heredar este mundo marcado por la desgracia y la ambici├│n del poder: «Tenemos que transmitir el sentido que la Iglesia tuvo desde su origen para salvar al mundo: el servicio», reafirm├│ el Primado de la Iglesia Peruana. «Si nosotros tenemos la desgracia de no poderles entregar un mundo mejor, por lo menos les entregamos lo que luchamos como creyentes, como testigos del Evangelio en este mundo, para que ustedes mantengan la esperanza y la expectativa de que hoy es posible cambiar el mundo en favor de toda la humanidad, en especial, de los m├ís necesitados», precis├│.

El Señor ha venido a lavarnos para que nosotros aprendamos a lavar a los demás. Él nos ha querido enseñar que los primeros están para servir a los últimos.

El Arzobispo de Lima afirm├│ que, para comprender a Dios, ├║nicamente necesitamos comprender el misterio de su amor gratuito y generador de vida: «Dios decidi├│ crearnos a nosotros, al mundo, y decidi├│ anonadarse para que existi├ęramos. Por eso decimos que hemos sido creados de la nada, porque Dios se anonada como la madre cuando tiene que parir al hijo, y cuando tiene que llevarlo en su seno; se anonada para que el otro sea. La l├│gica de la vida es el servicio, anidar al otro para que sea», subray├│.

El amor verdadero es el amor que deja existir, promueve, retira sus propios intereses y renuncia a sus propios poderes.

El grito solidario de un pueblo que clama justicia.

Antes de finalizar, Monse├▒or Castillo se pronunci├│ sobre las manifestaciones en todo el pa├şs para pedir justicia por el caso de una menor de 3 a├▒os, v├şctima de secuestro y abuso en la ciudad de Chiclayo: «Los gritos que escuchamos en las calles, son gritos de solidaridad y de exigencia, de clamor y de justicia en favor de una peque├▒a ni├▒a. Estas cosas terribles y monstruosas que ocurren en nuestro pa├şs necesitan ser radicalmente corregidas».

Central telef├│nica
(511)2037700