Category

Actividades

Category

Jesús pone su mirada en «los despreciados, los insignificantes», porque ellos «serán los primeros”. Fueron las palabras de Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, durante la reciente edición del programa Diálogo de Fe. Aquí la entrevista completa:

Jesús se fija en los últimos, los insignificantes

Al ser consultado sobre el evangelio del XXII Domingo del Tiempo Ordinario – «Porque el que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido” (Lc 14, 1.7-14: ), Monseñor Elías explicó que el tema central de la predicación de Jesús fue «reconocer aquel valor que a veces no entendemos, enaltecer al que se humilla y al que se enaltece realmente ubicarlo en su propia realidad, traerlo a su realidad».

Cuando Jesús expresa su voluntad de que los últimos serán los primeros está planteando «criterios completamente nuevos» que choca con los criterios del «fariseísmo». Él pone su mirada en «los despreciados, los insignificantes», ellos «serán los primeros.”

Así como Dios actúa con nosotros, nosotros tendríamos que actuar entre nosotros

En otra parte de la entrevista, Monseñor Guillermo se refirió a las palabras del Santo Padre donde afirma que debemos obedecer a Dios antes que a los hombres: “Hay que remitirnos a ese Dios que piensa diferente, a ese Dios que nos concibe diferente, ese Dios que espera que actuemos de acuerdo a su criterio”, agregó.

La identificación de Rosa de Lima con el pobre

Refiriéndose a la Solemnidad de Santa Rosa de Lima, el obispo auxiliar comentó que es importante «contextualizar la vida de Rosa con la realidad de hoy y la identificación de Rosa con el pobre, el desvalido, el indio, el negro».

«Esa identificación con el dolor de la cruz, es con el hermano; entonces a veces nos hemos quedado con una Rosa con ciertas cosas anecdóticas que son buenas, pero yo creo que hay que releerla y contextualizarla hoy. Una laica que es un modelo de vida para todos.”

La Iglesia debe trabajar por la familia

Al abordar el tema de las crisis familiares que se viven en la actualidad, el obispo auxiliar indicó que la “familia es un espacio donde se están suscitando una serie de cambios»Â¿Por qué no duran los matrimonios? – preguntó – porque realmente son dos personas carentes que se unen a veces buscando que el otro resuelva mis necesidades, y no queriendo juntos construir un vínculo»

«En la medida que abandonemos el trabajo por la familia se pone en peligro el futuro de la humanidad, entonces, tenemos que trabajar, y eso es lo que voy a intentar aportar en la arquidiócesis”, concluyó.