Tag

arquiactividades

Browsing

A pocas horas del gran día, la Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima conversó con nuestros seis hermanos diáconos del Seminario Santo Toribio de Mogrovejo que este sábado 11 de septiembre serán ordenados sacerdotes por manos de Monseñor Carlos Castillo.

Javier Cusihuaman, Wesley Bravo, Bruno Yarleque, Luis Alberto Mora, Ronny Vicente y Martín Martínez, comparten sus testimonios y cómo es que sintieron el llamado de Dios en sus vidas.

Javier Cusihuaman: “Un pastor debe caminar con su pueblo”.

Javier Cusihuaman nos explicó que sintió el llamado de Dios en su vida cotidiana, cuando iniciaba la carrera de Economía en la universidad, y a la vez, asistía en la Capellanía del Hospital Rebagliati.

“Creo que no fue solo uno, sino varios llamados los que me hacia el Señor. Al ver la necesidad del sacerdote para atender a los pacientes dándoles la unción o confesándolos, en cada uno de ellos, Dios me llamaba para servirlo”, expresó.

A poco de ser ordenado sacerdote, el diácono Javier afirmó que quiere ser un pastor servidor con sus hermanos, para caminar con el Pueblo de Dios, cuidarlo y dar su vida al servicio de los más necesitados.

Bruno Yarleque: “Ser sacerdote es estar al servicio de todos”.

Bruno Yarleque nos contó que Dios se manifestó, primero, a través de su madre, acompañándola los domingos a misa. En segundo lugar, durante su retiro de Confirmación y lo servicios de caridad en las misiones.

Sin embargo, lo que marcó a Bruno fue su acompañamiento al padre José Yasujara en una misa de sanación: “en esta misa se acerca una señora con su bebé en brazos para que el sacerdote le ungiera, luego de haber recibido la bendición, la madre, con lágrimas y abrazando fuerte a su bebé, daba gracias a Dios”.

Bruno sostiene que ese momento lo impactó y llevó a preguntarse quién era este hombre para que la mujer reaccionara así ante el signo realizado. Desde allí fue que decidió empezar su discernimiento a la vida sacerdotal: «Ser sacerdote es ser como Jesús y estar al servicio de todos, es ayudar a todos, pero sobre todo, amar a todos, santificándolos. Jesús abre su corazón para derramar su amor, y lo quiere hacer a través de sus sacerdotes, canales de la gracia de Dios hacia el hombre”, recalcó.

Wesley Bravo: “Estaré al servicio de Dios para mostrar su amor infinito”.

Wesley Bravo señaló que tomó la decisión más importante de su vida durante una conversación con su padre: “Él me preguntó si ya había pensando en una carrera o una universidad. Esas palabras me abrieron a un panorama nuevo que comprometería toda mi vida. Por ello, me pregunté si Dios quería algo más de mí, es decir, un servicio especial”, agregó.

Fue en un momento de oración en el Lavatorio de los pies que Wesley, al escuchar el Evangelio de Juan, comprendió que dentro de todas las vocaciones, Dios lo había llamado al ministerio sacerdotal: “Ser sacerdote es ser el mismo Cristo que busca la salvación y verdadera felicidad de sus hermanos. Es estar a su servicio y mostrarles su amor infinito en toda circunstancia. Es una gran y bella misión que supera mis fuerzas, pero he sido llamado por Dios. Por ello, confío en su fuerza y misericordia”, indicó.

Ronny Vicente Sierra: “Espero ser un buen pastor como Jesús».

Para Ronny Sierra, su llamado fue el resultado de su constante diálogo con Dios, sirviéndolo como voluntario en misiones, como catequista o acólito en su Parroquia, acciones que hacían que su amor y compromiso cada día sean más fuertes.

“Llegué a un punto en que sentí que Dios me pedía más, servirlo con todo mi ser, de cuerpo y alma, y aquí estoy. Sé que se me presentarán más compromisos con Él al servicio de su Iglesia, lo cual me hace muy feliz. Espero ser un Buen Pastor como Jesús, siéndole fiel y estar dispuesto a la escucha de Él y de su pueblo”, precisó el diácono.

Martín Martínez: “Ser otro Cristo en la tierra para servir a los demás”.

Dios se sirve de diferentes medios y personas para llamarnos a servir, uno de ellos es a través del arte, como el caso de nuestro hermano Martín Martínez:

“El llamado de Dios lo sentí cuando empecé a prepararme para el sacramento de la Eucaristía. Luego tuve la oportunidad de conocer a los hermanos salesianos que me propusieron la santidad a través del canto y el teatro. Esa realidad me ayudó a afianzar más la vocación que estaba allí, pero que no la había descubierto”, explicó.

Martín continuó participando en la parroquia junto con otros jóvenes, apoyando en la casa de acogida Don Bosco, lo cual hizo que su llamado se hiciera cada vez más fuerte: “Entre el trabajo y los estudios de enfermería que recién cursaba, decidí dar el gran paso y aquí estoy ahora para decir sí para siempre. Ser sacerdote para mí es ser otro Cristo en la tierra para servir a los demás, para ayudar a los más necesitados, en especial, a los pobres espiritual y materialmente; entregándose por completo al Reino de Dios y sumergirse en esta vocación que te llena”.

Luis Alberto Mora: “Compartir el amor de Dios con los demás”.

Los amigos del barrio siempre dejan huella, este fue el caso del diácono Luis Alberto, quien motivado por ellos empezó a participar en un grupo parroquial desde muy joven: “Allí fue donde me fui encontrando más de cerca con ese Jesús que antes ya me habían presentado en mi familia, pero ahora lo veía mucho más cercano, lo vi como amigo”, acotó.

Junto con unos amigos, Luis se reunía a compartir la Palabra de Dios, donde poco a poco fue descubriendo su vocación: “fue entonces como comencé a entender que el Señor quería un poquito más de mí, que esté más cerca de Él. A pesar de los miedos y temores, fui abriéndome a su amor y seguir su camino”.

Para el joven diácono, el sacerdocio es un regalo que le recuerda la mirada amorosa del Señor que confía en él: «Dios quiso entregarme esta responsabilidad a la que respondo con ese mismo amor para darlo a los demás”, agregó.

Este 07 de septiembre, nuestro país celebra el Día de los Derechos Cívicos de la Mujer, fecha memorable que nos remonta a la primera vez que las mujeres peruanas ejercieron su derecho al sufragio, hace 66 años.

Este hito de reconocimiento, justicia e igualdad por los derechos fundamentales de la mujer peruana, nos recuerda las enormes brechas sociales que hubo – y sigue habiendo – entre hombres y mujeres dentro de la actividad política, económica, social y artística.

En esa misma línea de reconocimiento, el Papa Francisco acogió en los últimos diez años a honorables mujeres para desempeñar cargos importantes dentro de nuestra Iglesia. Un claro ejemplo es el reciente nombramiento de la religiosa francesa Nathalie Becquart, como subsecretaria del Sínodo de los Obispos. En la historia de la Iglesia, dentro de poco Becquart se convertirá en la primera mujer con derecho a voto en un sínodo.

Siguiendo el camino propuesto por el Santo Padre, nuestra Iglesia de Lima promueve el trabajo, la calidad humana y el liderazgo de reconocidas mujeres que desempeñan cargos de gran importancia en la Arquidiócesis.

Hermana María Elena Camones: Primera Canciller en la historia de la Iglesia peruana.

Desde fines de 2020, María Elena Camones More se ha convertido en la primera Canciller en la historia de la Iglesia peruana y de América Latina. No es un detalle menor: conocida por su sencillez, disciplina y amplia experiencia, la religiosa asumió este nuevo reto profesional y personal con profunda emoción: «Para mí ha sido un regalo y también una preocupación, porque no es un rol cualquiera, es una responsabilidad muy grande de acompañar a la Iglesia y ayudar a Monseñor Carlos Castillo», expresó.

María Elena Camones explicó que durante su gestión actual viene trabajando ampliamente para evitar la burocracia y poder dar soluciones a la mayoría de solicitudes que llegan: «por otro lado, yo soy un poco tímida, ése es otro de mis retos, poderme superar y participar con más facilidad”, declaró.

En esta fecha tan importante, la Hermana María Elena nos invita a imitar a nuestra Santa Madre, la Virgen María, en su acompañar a Jesús: «Hagamos como María y digamos: ‘Sí Señor, aquí estoy para hacer tu voluntad’ en los cargos a los que seamos llamadas. Las mujeres somos capaces de asumir los retos que nos encarguen, ya que el Señor nos ha dado una inteligencia grande, un corazón inmenso para abrazar todas las necesidades de los demás, y sobre todo, nos ha dado dones y virtudes para responder a lo que Él nos llame por medio de las personas o instituciones. Dejémonos guiar por el Espíritu Santo», afirmó.

Veronique Lecaros: Responsable de la Comisión de Escucha de la Arquidiócesis de Lima.

Desde el mes de mayo, nuestra Arquidiócesis inició un proceso de escucha y de acompañamiento para aquellas personas que sufren o han sufrido abuso de poder, sexual y de conciencia dentro de la Iglesia. Y nuestra hermana Veronique Lecaros, Doctora en Teología y profesora de teología en la PUCP, ha sido designada como responsable de la Comisión de Escucha.

«La misión de la Comisión de Escucha es acoger a las víctimas, escucharlas y orientarlas hacia la justicia civil, la justicia eclesial y el tribunal eclesiástico que se rige por el derecho canónico. Monseñor Castillo ha tenido a bien que nos formemos y hemos seguido cursos especializados en el tema de abusos en la Iglesia», explicó Lecaros.

La reconocida teóloga está convencida de que es importante escuchar y acoger al hermano que sufre para entender la historia que hay detrás de su dolor: «es necesario sensibilizar a la población para que, en caso percibiera algo que no sea correcto, pueda reaccionar y evitar que se llegue a estos casos. Por eso, acá estamos nosotros con el deseo de apoyarlos y acompañarlos como Iglesia», resaltó.

Magaly Tinoco: Moderadora de la Cancillería del Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de Lima.

Ahora queremos compartir el testimonio de Magaly Tinoco Hernández, desde hace siete años moderadora de la Cancillería-Tribunal Eclesiástico Interdiocesano de nuestra Arquidiócesis.

Tinoco indicó que el trabajo virtual ha significado un verdadero reto para todo el equipo del Tribunal Eclesiástico: «Trabajamos muy duro para automatizar las tareas del Tribunal a través de la creación de una plataforma de atención virtual. De igual manera, venimos realizando una serie de sesiones virtuales, algo que nunca antes habíamos tenido», acotó.

La calidad humana en la atención a las personas es una de las claves para un mejor trabajo, así lo aseguró Magaly Tinoco: «este trabajo implica mirar más allá y tomarse un tiempo para escuchar a las personas, para lograr que los procesos se lleven a cabo evitando las trabas burocráticas. Somos personas que atendemos personas”, precisó.

En el día de los Derechos Cívicos de la Mujer, Magaly exhortó a que todas las mujeres se sientan capaces de asumir nuevos retos, siguiendo el modelo de María, que confió en Dios y se dispuso a Él: «Creamos en nosotras mismas, en nuestros dones y talentos. No olvidemos ser creativas, los retos siempre van a estar, Dios nos lo pone en nuestros planes y nosotras pongamos nuestra confianza en Él», recalcó.

Bajo el lema Â«Te escuchamos, te acompañamos», nuestra Arquidiócesis de Lima inició un proceso de escucha y de acompañamiento para aquellas personas que sufren o han sufrido abuso de poder, sexual y de conciencia dentro de la Iglesia.

Nuestra Oficina de Prensa conversó con Veronique Lecaros, Doctora en Teología y profesora de teología en la PUCP, quien reflexionó sobre la importancia de acoger a las víctimas de abusos, escucharlas y orientarlas hacia la justicia civil y la justicia eclesial.

¿En qué consiste la Comisión de Escucha y desde cuándo se encuentra disponible?

La Comisión de Escucha se encuentra disponible desde junio del presente año. Esta comisión responde a la gran preocupación del Papa Francisco y nuestro Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo, para que actuemos frente a la crisis de los abusos.

En ese sentido, la misión de la Comisión de Escucha es acoger a las víctimas, escucharlas y orientarlas hacia la justicia civil, la justicia eclesial y el tribunal eclesiástico que se rige por el derecho canónico. De igual manera, proponemos orientación, terapias cortas (si se desea) u orientación espiritual, todo ello a fin de ayudar a superar el trauma que han padecido.

¿Cómo se ha conformado la Comisión de Escucha y cuáles son las vías de contacto?

La comisión está conformada por un equipo de laicos del Arzobispado, así como profesionales de la salud mental. Monseñor Castillo ha tenido a bien que nos formemos y hemos seguido cursos especializados en el tema de abusos en la Iglesia, ya que se trata de una especificidad y porque es diferente a otro tipo de abuso. Si bien ambos son traumáticos, el ámbito eclesial tiene un componente hasta doblemente traumático por la confianza y el respeto que se tiene a los miembros de la Iglesia.

Para ponerse en contacto con la Comisión de Escucha se puede enviar un mensaje de WhatsApp al número: 944904941 o escribir al correo electrónico: comisionescucha@arzobispadodelima.org

Formulario de Contacto – Mayores de edad

Formulario de Contacto – Menores de edad

Cabe precisar que hay una absoluta confidencialidad en este proceso de escucha, estamos listos para atender a la persona porque nos parece esencial que, a través de este proceso, la persona pueda reanudar una relación con la Iglesia y superar esta crisis en la fe.

¿Por qué considera importante que haya un proceso de escucha en nuestra Iglesia?

Es importante escuchar, no solamente oír, es decir, acoger para que la persona se sienta entendida, reconocida, que su sufrimiento sea tomado en cuenta por la Iglesia y sienta que la Iglesia somos todos y queremos ayudar a superar lo que ha ocurrido. También es necesario sensibilizar a la población para que, en caso percibiera algo que no sea correcto, pueda reaccionar y evitar que se llegue a estos casos.

¿Qué mensaje le daría a todas las personas interesadas en contactar con la Comisión de Escucha?

Los estamos esperando, no tengan miedo de escribirnos, nosotros los atenderemos con mucho cariño, es importante que hablen, porque cuando lo hagan empezarán a superar el trauma. Acá estamos nosotros con el deseo de apoyarlos y acompañarlos como Iglesia.

Como parte del camino de discernimiento, escucha y diálogo hacia el Plan Pastoral de nuestra Arquidiócesis de Lima, invitamos a todas las comunidades parroquiales a participar de la videoconferencia «Construcción de la comunión eclesial desde Fratelli Tutti», que estará a cargo del Padre Mateo Garr, SJ.

¿Cómo unirse virtualmente a la videoconferencia del Padre Garr? Para participar de la charla formativa «Construcción de la comunión eclesial desde Fratelli Tutti», sólo tienes que ingresar a la página de Facebook del Arzobispado de Lima desde las 10:30 horas de este sábado 4 de septiembre.

Como se recuerda, recientemente se ha iniciado un ciclo de charlas de formación que se vienen realizando a nivel de vicarías, decanatos y comisiones pastorales.

Monseñor Carlos Castillo hizo una importante convocatoria para ofrecer una mejor y sincera solidaridad a nuestros hermanos más necesitados, a través de una campaña de donaciones de menestras y alimentos nutritivos que ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune. ¿Te unes a esta iniciativa?

«Queremos pedirle a todos que, si pueden hacer un esfuerzo, llenemos el almacén de Cáritas Lima de las ‘semillas de Santa Rosa’, que hoy conocemos como menestras: frejoles, garbanzos, pallares, quinua, lentejas, y otras más», expresó el Arzobispo de Lima marcando el inicio de esta nueva campaña «Semillas solidarias de Santa Rosa».

Inspirados en la vida servicial y misionera de Rosa de Lima, Monseñor Castillo explicó que nuestra solidaridad también debe ser responsable, donando alimentos como las menestras que nos ayuden a crecer, a tener una mejor nutrición, y al mismo tiempo, beneficia a los campesinos de nuestro país:

«La menestra tiene los minerales que nos defienden para que no se meta el virus. Hagamos la gran campaña de las menestras solidarias. Por favor, todas las donaciones serán destinadas a los que más necesitan, especialmente a los pueblos jóvenes de nuestra ciudad, y así poder ayudarnos con una sincera solidaridad y servicio», resaltó el Primado del Perú.

¿Cómo enviar las donaciones de menestras a Cáritas Lima?

Para enviar las donaciones de menestras sólo tienes que comunicarte con uno de los canales oficiales de comunicación de la Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana, Cáritas Lima:

Central Telefónica de Cáritas Lima: (01) 203 7700 (Opción 1)
Acudir presencialmente a Cáritas Lima: Jirón Chancay 282
Correo electrónico: info@vicariadelacaridad.org

También puedes visitar la página de Facebook de la Vicaría de la Caridad y de la Dignidad Humana – Cáritas Lima

En el marco del mes de la juventud y bajo el lema “Joven a ti te digo ¡Levántate!», la Pastoral Juvenil de nuestra Arquidiócesis de Lima nos invita a participar de las “Jornadas Decanales de la Juventud”, una serie de encuentros virtuales que buscan fortalecer el camino de nuestra Iglesia desde la mirada de los jóvenes.

Entre sus principales actividades, las Jornadas Decanales de la Juventud se llevarán a cabo en conexión con los doce decanatos de nuestra diócesis. Es así que durante el mes de septiembre y octubre, se realizarán encuentros virtuales con la participación de todos los jóvenes de nuestras parroquias.

Las Jornadas Decanales de la Juventud tienen como objetivo comprometer, reflexionar e integrar a los jóvenes de nuestra Arquidiócesis de Lima en el camino sinodal de la Iglesia.

Si deseas mayor información, te invitamos a visitar la página de Facebook de la Pastoral Juvenil, así como las redes sociales de tu decanato o parroquia.

Este lunes 30 de agosto, Monseñor Carlos Castillo llevó las más de seis mil cartas a Santa Rosa de Lima que recibimos de manera virtual en la última semana.

En el marco de la Festividad de Santa Rosa de Lima, nos unimos espiritualmente a ella en este tiempo de Pandemia para orar por nuestro país, por nuestras enfermeras y policías, pero especialmente por todas las personas que han fallecido a causa del Coronavirus.

En medio de la tragedia nacional que afrontamos, nuestra Arquidiócesis ha querido llevar una luz de esperanza a todos los hogares y colaborar al deseo de nuestras familias peruanas de llevar sus intenciones al Pozo de los Deseos de Santa Rosa de Lima.

Es así que la Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima recibió en la última semana más de 6 mil cartas de manera virtual dirigidas a nuestra santa patrona. Todas las cartas fueron impresas y llevadas por Monseñor Carlos Castillo al término de la Celebración Eucarística en la Basílica Santuario de Santa Rosa de Lima.

Agradecemos a todas las personas que nos enviaron virtualmente sus cartas, intenciones y oraciones desde el interior del Perú y del extranjero. Nos unimos al profundo deseo de todos los peruanos por el fin de la crisis sanitaria y la reconciliación de nuestra sociedad.

El cristianismo profundo e inteligente de Rosa de Lima.

Durante su homilía, Monseñor Castillo explicó que la fe de Rosa de Lima fue, desde el principio, enormemente vibrante porque identificó a Jesús en los que más sufren, especialmente los marginados, los indios y los negros: «escondido en el corazón de ella estuvo Dios presente, ese Dios que suscita en nosotros la fe desde el corazón de nuestras grietas y de nuestros dolores. Sólo cuando estamos inspirados en la gracia de Dios podemos tener la imaginación, la alegría, la percepción, la perspicacia, la hondura, la actitud de belleza y de creatividad que nos puede hacer resilientes y reconstruir lo que se ha perdido», añadió el Arzobispo.

«Hay un amor extasiado que recibe Rosa y del cual vive, puede crecer y madurar en la libertad de la hija de Dios, en la libertad de los hijos de Dios. Y esto es muy importante para todos los peruanos porque se nos ha enseñado que si no nos comportamos bien, el Señor nos va a castigar, ése es el método catequético que está metido en el inconciente colectivo del Perú, pero que es insuficiente para vivirlo y resolver los problemas de la humanidad», manifestó el prelado

Rosa no se dejó llevar por la loca ilusión o el interés ni por la pasión, sino por el amor dado por su amado, al cual ella responde desde todo su ser. Ése es el cristianismo profundo e inteligente que Dios nos ha dado en Rosa.

En otro momento, Monseñor Carlos calificó a Santa Rosa como una doctora de la Iglesia, «porque priorizó tanto la gracia en su vida que pudo hacer las obras que hizo y remecer en esta ciudad por el testimonio vivo de su amor, entregándose y sirviendo a los más pobres e indefensos de la ciudad. Rosa tuvo en cuenta que los más pequeños son los privilegiados de Dios y eso fue su vida, un servicio permanente a los pequeños», destacó.

Te invitamos a participar de la II Videoconferencia en el marco del camino de preparación para el Plan Pastoral de nuestra Arquidiócesis de Lima: «Desafíos Pastorales para la Iglesia peruana en el Bicentenario».

Como parte del camino de discernimiento, escucha y diálogo hacia el Plan Pastoral de nuestra Arquidiócesis de Lima, invitamos a todas las comunidades parroquiales a participar de la videoconferencia «Desafíos Pastorales para la Iglesia peruana en el Bicentenario», que estará a cargo de Monseñor Reinaldo Nann, Obispo de La Prelatura de Caravelí.

¿Cómo unirse virtualmente a la videoconferencia? Para participar de la charla sólo tienes que ingresar a la página de Facebook del Arzobispado de Lima desde las 10:30 horas de este sábado 28 de agosto.

Como se recuerda, recientemente se ha iniciado un ciclo de charlas de formación que se vienen realizando a nivel de vicarías, decanatos y comisiones pastorales.

En el Día del Adulto Mayor, compartimos las palabras de reflexión del Padre Manuel Morales O.SS.T, Presidente de la Comisión de Vida y Familia de nuestra Arquidiócesis de Lima.

Escribe: Jessica Laurente.

Cada 26 de agosto celebramos el Día del Adulto Mayor, fecha en la cual rendimos homenaje a todos los hombres y mujeres que han dejado un legado en nuestras vidas.

El origen de esta celebración está relacionado a la muerte de Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibras, patrona de la ancianidad que murió en Valencia (España), un 26 de agosto de 1897 y fue fundadora de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Nuestra Iglesia de Lima reconoce y celebra la vida de nuestros hermanos mayores, marcadas de experiencias y situaciones que nos sirven de enseñanza para ser mejores personas y ciudadanos.

En ese sentido, el Padre Manuel Morales, Párroco de la comunidad parroquial Santísima Trinidad, reconoce  la importancia de celebrar esta fecha y la gran labor que han forjado muchos adultos mayores: «a veces, uno dice – ya tengo 60 u 80, estoy mayor para bajar los brazos- ¡Y no es así! Todavía tú puedes celebrar y puedes estar a disposición de los demás con todos tus dones, con todas tus capacidades», agregó.

Asimismo, el Padre Manuel nos invita a acompañar, escuchar e integrar a nuestros adultos mayores: «Â¿Qué podemos hacer con un adulto mayor? Llamarlo, visitarlo, acompañarlo, escucharlo e integrarlo, porque a veces los adultos mayores están desintegrados de la familia, los hijos se casan y abandonan a los papás. Hay que integrarlos, buscarlos, acercarnos a ellos», indicó.

Dale gracias a tus adultos mayores que tienes cerca de ti, llámalos por teléfono, agradécele su vida, su amor, su presencia en tu vida, agradécele a ellos.

Finalmente, el Padre Morales envió un mensaje de aliento y esperanza a todos nuestros adultos mayores: «Siéntanse todavía protagonistas de nuestra historia. Todavía tenemos una misión, por algo Dios nos ha dejado por aquí y estamos por aquí caminando. Así que no te olvides de la misión a la que Dios te ha llamado».

Sabías qué
En el Perú existen alrededor de 4 millones 140 mil adultos mayores de 60 años a más, que representan el 12,7% de la población total, según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

La Iglesia universal celebra cada 23 de agosto, la memoria litúrgica de Santa Rosa de Lima, virgen, Terciaria Dominica, la primera Santa canonizada del Nuevo Mundo, declarada la patrona del Perú, de América, de las Indias y de Filipinas.

Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, publicó en 2017 un artículo que nos presenta una honda reflexión teológica acerca de la figura mística de Santa Rosa de Lima, santa peruana que vivió entre los siglos XVI y XVII.

El presente documento, disponible de forma gratuita en PDF, está estructurado en dos partes:

En la primera se explican algunos elementos del contexto social, humano y religioso donde Rosa estaba enraizada, a la luz de valiosas investigaciones históricas y antropológicas de fines del siglo pasado e inicios del presente siglo, que muestran una Lima a inicios de la colonización española: opulenta y frívola, pero carente de sentido humano y «triste».

Descarga aquí el texto completo: Rosa de Lima, entre el enraizamiento y el misticismo

En la segunda parte, se precisa, a partir de estos elementos, algunos escritos de Rosa e investigaciones sobre ella, el tipo de misticismo que vivió: misticismo criollo de servicio, es decir, un criollismo servidor de Jesucristo en los indios.

Lima en tiempos de frivolidad e indiferencia.

¿Qué había ocurrido? Había acontecido una crisis, Â«una crisis producto de situaciones muy graves que le tocó vivir a Rosa de Lima». Por este tiempo, las ambiciones pecuniarias de los españoles y criollos conllevaron a que se cometan Â«graves injusticias», sometiendo a pueblos indígenas a Â«largos males, confiscando sus tierras, y pretendiendo la perpetuidad de la propiedad indígena. Los hicieron trabajar en sus haciendas y los obligaron al trabajo forzado de las minas».

Lima era una sociedad «rica hasta el hartazgo», sin otro propósito de la riqueza por la riqueza, ausente de sentido, Â«especialmente de sentido humano con las poblaciones indias y negras».

Ante esta dificultad, Rosa decidió hacer experiencia y aceptó vivir su condición de criolla Â«con ojos y corazón abiertos e interpelados por los pobres indios y negros, en quienes percibió la presencia de su amado Esposo Jesús». Así, Rosa Â«encarnó una defensa de los indios en su vida cotidiana y en su religiosidad, promoviendo una forma de inculturación del evangelio que dura hasta hoy».

Rosa desarrolló una sensibilidad de mujer laica, criolla y creyente desde su ser, siendo consciente de lo que acontecía en el contexto limeño.

Uno de los sectores limeños más golpeados fueron las mujeres, que ya desde antes, en el siglo XVI Â«habían sido prohibidas de usar saya y manto –las tapadas– y en varias oportunidades, en el siglo XVII fueron humilladas con muy diversos maltratos».

La santidad profunda de Rosa de Lima.

«Una santa es un don de Dios que emerge mediante la fe y la inspiración espiritual, en medio de circunstancias complejas, es decir, un don enraizado». En ese sentido, Rosa Â«se dejó interrogar por las circunstancias en medio de las cuales agudiza su vivir en enamoramiento pleno, semejante al artista, al poeta, al músico, al pintor, que expresan su vocación en cada gesto, en cada verso, en cada nota, en cada línea y color».

«Un místico es un sensor de Dios en el mundo complejo. Ese es el caso de Rosa, quien, sin vivir a espaldas de la realidad, sintió sus golpes y sus esperanzas en lo hondo del alma»

Rosa fue servidora para mostrar el rostro servidor en un mundo de injusticia y maltrato hacia los indios y negros. Por eso decimos que se Â«identificó hondamente con los cristos azotados del Perú».

«En medio de esta difícil y compleja realidad Rosa se atrevió a «sentir a Dios». Dios era para Rosa lo que sugiere en un poema César Vallejo: «mustia un dulce desdén de enamorado, debe dolerle mucho el corazón». En efecto, Rosa sentía a Dios como su amado y a este en los indios»

Central telefónica
(511)2037700