Tag

arquiactividades

Browsing

Este viernes 28 de mayo, Monseñor Guillermo Antonio Cornejo Monzón fue ordenado como Obispo Auxiliar de nuestra Arquidiócesis. Acompañado de su mamá, hermanos, familiares y amigos de la diócesis hermana de Lurín, Guillermo Cornejo expresó su agradecimiento al Santo Padre por esta nueva misión encomendada y reiteró su compromiso pastoral con la Iglesia de Lima: «Nunca me imaginé estar en esta situación, nunca lo busqué. Siempre me sentí orgulloso de ser un ‘curita’ de barrio que caminaba por los cerros. Y por eso, hoy día siento que el Señor me pide mucha misericordia, mucha sencillez y mucha humildad», reflexionó.

La Celebración Eucarística de la Ordenación Episcopal de Guillermo Cornejo fue presidida por el Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo. También estuvo presente el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Nicola Girasoli, y los obispos auxiliares: Monseñor Rodríguez, Monseñor Elías y Monseñor Salaverry.

Homilía de Monseñor Carlos Castillo – Leer transcripción.

Durante su homilía, Monseñor Castillo destacó el camino pastoral que ha venido realizando Guillermo Cornejo desde que empezó como seminarista hasta que fue ordenado sacerdote por el Cardenal Vargas Alzamora: «fuiste a la Parroquia La Anunciación, allí en las alturas de Villa María del Triunfo. Y para todos fue una enorme alegría porque fuiste con una apertura y una fuerza que a todos nos deslumbró, sobre todo porque fuiste como un párroco misionero», señaló.

Guillermo, hoy vienes a traernos la frescura de haber vivido íntima y hondamente con los pequeños de nuestra Patria, no solamente con los de la diócesis de Lurín, sino también con los encarcelados, las personas que más sufren y a las cuales tú les has sabido llevar.

Y refiriéndose al trabajo pastoral de Monseñor Cornejo en las cárceles de nuestra ciudad, el Arzobispo afirmó que en Lima hay prisioneros de todo tipo: «desde los que están en las cárceles hasta los prisioneros de ideologías, de prejuicios, de maltratos, de desesperaciones, de encerramientos».

Monseñor Carlos dijo que la reciedumbre y la poesía son dos virtudes presentes en la vida de Monseñor Cornejo: «la fortaleza la entiendo bien, porque tu padre viene de Cerro de Pasco, y tú tienes esa sangre cerreña en las venas. Y es lo que estamos tratando de hacer en nuestra Arquidiócesis: una Iglesia que salga del corazón, de lo que vibra la gente, del Espíritu Santo que mora en nuestro pueblo y cuya sangre desencadena como los ríos profundos de una Patria que tiene mucho más que decir que la simple contradicción y pelea».

«Hay bases humanas en nuestra tradición que han sido santificadas por el Espíritu, que están clamando por realizarse. Eso decía Arguedas: ‘El Perú es un país impaciente por realizarse’. Y podríamos decir como cristianos ‘impacientes’ por realizar la inspiración del Espíritu Santo’. Pero que está atravesado por la superficialidad y la frivolidad que Lima supo crear en las mentes y en la historia. Hemos superficializado la santidad y hemos hecho una Iglesia de adorno, una Iglesia de enredo», afirmó el Arzobispo de Lima.

Ahora que te ordenamos, quisiéramos – como dice Arguedas – que esta ceremonia ‘sea palpitación’ y no una fantochada. Y por eso, querido amigo, después de más de 30 años de servicio sacerdotal, permíteme la alegría y el honor de ordenarte Pastor, para que hagamos lo que hizo Jesús: dar nuestra vida para que el país sea uno y para que la Iglesia sea una.

«Que este ministerio pastoral que nos corresponde a todos, pero especialmente a quienes tenemos la responsabilidad de orientar a nuestro pueblo con nuestra vida, te dé a ti también la posibilidad de unirnos en esta misión con tranquilidad y hondura», recalcó el Primado del Perú.

Y dirigiéndose a Monseñor Cornejo, el Arzobispo agregó: «Te pido el enorme favor de ayudarnos desde tu comprensión viva del sentir y del dolor de la gente, nos puedas comunicar a quienes nos hemos apartado o no tenemos esa experiencia, para aprender a comprenderla y a vivirla. Te pedimos que nos ayudes, porque lo necesitamos a gritos, porque en el último tiempo estamos confundiendo las cosas, porque nuestra única misión es evangelizar, no hay otra».

Te pido de corazón que, con toda la experiencia que nos traes, con tu trejez, con tu reciedumbre, con tu delicadeza y con tu poesía, nos des a todos luz y esperanza.

Por su parte, el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Nicola Girasoli, aseguró que con este nuevo nombramiento del Papa Francisco, la Arquidiócesis de Lima contará con cuatro pilares que acompañarán el ministerio de nuestro Arzobispo: «esto me recuerda a la imagen bíblica de los cuatro evangelistas», dijo emocionado.

«Con los cuatros auxiliares, bajo la guía de Monseñor Carlos, continúen en esta visión de Iglesia que acompaña, que sale y que une con el vínculo del amor y de la paz», reiteró el Nuncio.

Monseñor Guillermo Cornejo: «Construyamos juntos una Iglesia fraterna».

Llegado su turno, Monseñor Cornejo agradeció, de manera especial, al Santo Padre por esta nueva misión encomendada: «con todo su esfuerzo, su trabajo y su actitud, el Papa ha traído una renovación a nuestra Iglesia». También tuvo palabras de agradecimiento a Monseñor Castillo y los obispos auxiliares que lo acompañarán: «Voy a aprender mucho de todos ustedes y vamos a salir adelante juntos, porque nuestro pueblo peruano lo necesita», indicó.

Cuando entré al seminario siempre tuve claro que yo quería estar con todas las personas, pero especialmente con los humildes y los sencillos. Por eso mi lema es: “lo que hiciste con mis hermanos más pequeños, lo hiciste conmigo”

Tras haber enfrentado un largo proceso de recuperación a causa del Covid-19, el Obispo Auxiliar de Lima comentó que esta dura experiencia le ha servido para entender las circunstancias por las que pasan miles de enfermos en los hospitales: «agradezco a todos por sus oraciones y por ese gran cariño. He vivido momentos difíciles con fe con esperanza y caridad, estoy muy feliz».

Construyamos juntos una Iglesia fraterna, una Iglesia solidaria, unida, más humana. Tenemos que comprometernos de corazón a seguir trabajando por nuestra Iglesia.

Cada 27 de mayo se celebra en el Perú el Día de las Lenguas Originarias, fecha creada con el afán de preservar, recuperar y difundir nuestras 48 lenguas originarias y sus distintas formas de concebir la realidad. En ese sentido, queremos compartir esta bella oración comunitaria recitada en cinco lenguas originarias de nuestros pueblos amazónicos: asháninka, kichwa, awajún, shipibo y matsigenka.

Hoy que reconocemos la presencia milenaria de nuestras lenguas originarias, como Pueblo de Dios somos responsables de mantener vivas nuestras raíces, preservando la identidad cultural del Perú y su rostro plural, especialmente en esta situación extraordinaria a causa de la expansión del Covid-19 que pone en riesgo la vida de sus principales actores, aquellos que, en palabras del Papa Francisco durante su visita a Puerto Maldonado en 2018, representan â€œuna opción sincera por la defensa de la vida, la defensa de la tierra, y la defensa de las culturas”.

De las 48 lenguas originarias, 4 son andinas y 44 pertenecen a los pueblos amazónicos. Es por eso que la Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima convocó a cinco laicos de nuestros pueblos amazónicos para realizar una oración comunitaria en sus lenguas originarias.

Gracias al apoyo de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), fue posible llegar a diferentes zonas de nuestra selva peruana, como el distrito El Cenepa, ubicado a tres horas en bote de Condorcanqui. Aquí vive la profesora Florita Shimpucat, la única con un teléfono en su comunidad awajún: «en la comunidad nadie cuenta con Internet. Este video es una gran oportunidad para recordar que la presencia de la mujer es importante en la vida de la Iglesia y en la vida de nuestro país», declaró.

La oración comunitaria en lenguas originarias también contó con la participación de Erlita Trajano (lengua asháninka), Robinson Noteno (lengua kichwa), María Amparo (lengua shipibo), y Monseñor David Martínez De Aguirre, obispo del vicariato apostólico de Puerto Maldonado (lengua matsigenka).

Escucha mi corazón (Oración en lenguas originarias).

Señor, Tú siempre estás con nosotros,
Tú nos conoces
Tú sabes quién soy.

Señor, Tú me proteges y me acompañas.
Desde que amanece hasta que se oculta el sol.
En la alegría y en la tristeza,
En la risa y en el llanto.
Tú siempre estás conmigo.
Tú no nos abandonas.

Señor, Tú me miras con amor.
Yo también te veo
Te veo en miles de rostros,
Cuando no puedes levantarte,
Cuando pasas hambre y frío,
Cuando no puedes respirar
Y también cuando no te pueden entender,
Cuando no te quieren ver.

En una ambulancia a toda prisa
O en los confines de la Cordillera.
Te veo Señor.
Te siento, estás conmigo.
Escucha mis palabras,
Escucha mi corazón, Señor.
El corazón de tu pueblo,
El corazón de tu tierra.
Palpita
Está vivo
Estamos vivos.

Este viernes 28 de mayo, desde las 17:00 horas, acompañaremos espiritualmente desde nuestros hogares a Monseñor Guillermo Cornejo en el día de su Ordenación Episcopal. Conocido por su gran compromiso con los más pobres de nuestra ciudad, Cornejo adelantó que trabajará con mucha humildad y sencillez: «estoy dispuesto a asumir lo que el Señor me pida», dijo emocionado.

Recuerda que: la Misa de Ordenación de Monseñor Salaverry se transmitirá por la página de Facebook del Arzobispado de Lima.

Al conocerse la decisión del Santo Padre de contar con dos nuevos obispos auxiliares en nuestra Arquidiócesis de Lima, Guillermo Cornejo expresó su ilusión y entusiasmo al asumir esta nueva misión encomendada por el Papa Francisco: «Mi vocación ha sido muy sencilla y linda. He participado en Parroquia, he sido acólito, he participado en grupos juveniles, y en todo mi caminar, me he cruzado mucho con el prójimo, especialmente con los más pobres, los humildes y los sencillos», señaló.

Me siento feliz de haber tenido estas maravillosas experiencias en nombre del Señor. Espero trabajar con mucha humildad y sencillez, estoy dispuesto a asumir lo que el Señor me pida.

Monseñor Cornejo recordó su experiencia pastoral en las cárceles de nuestra ciudad, así como su camino por tantos grupos humanos: «desde que era seminarista he tenido un trabajo cercano con los que más sufren en las cárceles, también con nuestros ancianos abandonados, con los forasteros, con la gente que pasa hambre».

Escudo de Monseñor Guillermo Cornejo

Lema episcopal: Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo.

Guillermo Cornejo explicó que eligió este lema a partir de su experiencia de vida en las Parroquias y comunidades: «siempre me acompañaron los pobres, las mujeres golpeadas y personas encarceladas, siempre he tenido ese encuentro con los que más sufren. Hoy necesitamos tener mucho amor y fe, mucha esperanza y caridad, y a eso me siento invitado con este nombramiento», acotó.

“Una buena política está al servicio de la Paz”1
“Quien quiera ser el primero que sea el último de todos y el servidor de todos” (Mc 9, 35)

Estimados hermanos y hermanas:
En el contexto de la Solemnidad de Pentecostés y ante la proximidad de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, los obispos del Perú, queremos acompañarles en los difíciles momentos que nos toca vivir, haciéndoles llegar la siguiente reflexión:

El próximo 6 de junio, elegiremos al presidente de la República, el primer servidor de nuestra Patria. Es un deber ciudadano ir a votar y emitir un voto responsable, pensando en el presente y en el futuro del país.

Que Dios nos conceda el don de la Sabiduría, para poder discernir y elegir lo mejor para nuestra Patria y así encaminarnos a superar la crisis social, política, económica, educativa, sanitaria y la corrupción que nos afecta y golpea a todos de manera especial a los más débiles y vulnerables.

La Iglesia invoca a votar de forma libre y bien informada e igualmente hace un llamado a la conciencia ciudadana para la buena elección de sus gobernantes.

En el contexto del bicentenario de la independencia nacional, estas elecciones deben ser una ocasión para fortalecer los valores fundamentales de la Nación: democracia, libertad, Estado de derecho, independencia de poderes, dignidad humana, la vida, la familia, la propiedad, el respeto de los tratados internacionales, que deben ser plenamente garantizados por el orden constitucional.

Con nuestra elección debemos también reafirmar los grandes valores éticos, morales y religiosos que sustentan a nuestra nación desde sus inicios y que constituyen la gran reserva moral del país que debemos cuidar y ennoblecer.

La Iglesia, en fidelidad a la dignidad humana, siempre ha rechazado y condenado al comunismo por ser un sistema perverso que reduce al ser humano a la esfera de lo económico y restringe las libertades fundamentales de la persona; así mismo, la Iglesia rechaza al capitalismo salvaje que reduce al ser humano al “consumismo” y al
afán de lucro desmedido, en desmedro de la dignidad humana. (Cfr. Centesimus Annus 8).

Igualmente, la Iglesia condena al terrorismo, la violencia venga de donde venga y a todo atentado contra la vida (Cfr. San Juan Pablo II Encíclica “Centesimus Annus”; Benedicto XVI, “Caritas in Veritate”).

La Iglesia, tiene como fuente de sus enseñanzas el Evangelio y lo anuncia en comunión con el Magisterio Pontificio y el Magisterio de la Iglesia en América Latina y el Caribe, que se sustenta en los principios de la dignidad humana, el bien común, la opción preferencial por los pobres, promoviendo una sociedad fraterna,
solidaria, y una economía inclusiva, pues nadie debe quedar “afuera”, como promueve la doctrina social de la Iglesia. (Cfr. Laudato Si, Fratelli Tutti).

La Iglesia fiel al Evangelio de Jesucristo, siempre ha estado y estará al servicio del país, como lo viene demostrando en este duro tiempo de la pandemia. Nuestra fuerza y nuestra esperanza proviene del Señor quien es modelo de toda persona y ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia (cfr. Juan 10,10).

La buena política debe también atender las urgentes necesidades, sobre todo de los más pobres y vulnerables y debe ser capaz de unirnos, no de dividirnos, pues “nadie se salva solo”; todos somos parte integrante de un país “de todas las sangres”, nadie puede ser “descartado” (Papa Francisco, discurso durante su visita al Perú en
2018).

Para fortalecer la democracia, es necesaria una ciudadanía activa, proactiva y vigilante que esté muy atenta para preservar el orden democrático ante cualquier intento de quebrantarlo.

Como ciudadanos necesitamos con urgencia recuperar la confianza entre nosotros para que juntos y con generosidad construyamos un Perú realmente fraterno, solidario, en paz. ¡No nos dejemos robar la esperanza!

Que el Señor de los Milagros bendiga al Perú y que la Virgen Santísima nos proteja, por la intercesión de Santa Rosa de Lima y de San Martín de Porras, defensores de los pobres.

Lima, 25 de mayo de 2021
Los Obispos del Perú.

Este viernes 28 de mayo, nos unimos espiritualmente desde casa para participar de la Ordenación Episcopal de Monseñor Guillermo Cornejo, Obispo Auxiliar Electo de la Arquidiócesis de Lima. Desde las 17:00 horas, conéctate a nuestra cobertura especial a través de nuestra página de Facebook.

La Iglesia de Lima se prepara para celebrar la ordenación de Monseñor Guillermo Cornejo, nuevo Obispo Auxiliar. Debido a la actual crisis sanitaria que vivimos, la ceremonia de ordenación se realizará por separado y con un 30% del aforo permitido.

Como se recuerda, el pasado viernes 21 de mayo, Monseñor Juan José Salaverry fue ordenado por manos del Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo. Con la ordenación de Guillermo Cornejo, nuestra Arquidiócesis contará con cuatro obispos auxiliares.

El último viernes 21 de mayo, Monseñor Juan José Salaverry fue ordenado como Obispo Auxiliar de nuestra Arquidiócesis. Y aunque la Basílica Catedral de Lima se mostró con un aforo limitado debido a la crisis sanitaria, miles de personas se unieron espiritualmente por medio de las redes sociales para participar de la Misa de Ordenación que presidió el Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo. También estuvo presente el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Nicola Girasoli.

«Pidamos que el Espíritu Santo te envuelva, te anime, te acompañe, te consuele. Y también juntos recibamos la inspiración necesaria para responder a esta vocación que, a la vez, es nuestra misión y responsabilidad», comentó el Arzobispo (leer transcripción de homilía).

Al inicio de su homilía, Monseñor Castillo recordó a Gerónimo de Loayza González, O.P. Misionero dominico, primer obispo y posterior Arzobispo de Lima. Hoy, Juan José Salaverry se une a su legado bajo el lema: La Misericordia y la Verdad nunca te abandonen.

«La misericordia, el amor, es nuestro fundamento, el fundamento por el cual se vino a evangelizar a estas tierras, manifestó el Primado del Perú, fueron inicialmente los dominicos, desde Antillas hasta el Perú, el predicar con la paciencia, con ‘el único modo de anunciar a los pueblos la verdadera religión’: el amor», resaltó.

El Arzobispo de Lima agradeció la buena disposición de Monseñor Salaverry para aceptar el ministerio episcopal encomendado: «con su característica sencillez y su buen aprecio, ha sido superior de su congregación muchos años, ha sido un maestro, ha sido un buen compañero promotor de las personas, y hoy día tenemos la alegría de tenerlo como un colaborador fundamental para nuestra Arquidiócesis, pero también para todo nuestro país y para el episcopado que tanto necesita del empuje de personas, no solamente santas y sanas, sino también capaces de poder orientar con profundidad las cosas», destacó.

Carlos Castillo afirmó que el Espíritu Santo es el fundamento de toda nuestra existencia humana y el fundamento del amor, es la fuerza que nos permite llegar a la verdad: «y la verdad no es más que amor pleno, no es una cuestión intelectual, sino una relación interpersonal fecunda que permite que, a través de la experiencia humana que viene de Dios, pueda iluminar a las personas, ayudarlas a caminar, porque el aliento y la fuerza del Padre no fallan».

Ese amor es el que tú, Juan José, como pastor, estás llamado como todos nosotros a desarrollar creativamente según la inspiración que te da el Señor.

Y recordando las palabras del Santo Padre durante su encuentro con los nuevos obispos del Perú en septiembre de 2019: ‘Déjense llevar por el Espíritu’, Monseñor Carlos agregó: «déjense animar por las aguas profundas de su amor, para que todo lo que hay de dificultades en nosotros, en la sociedad y en el mundo, se vaya deshaciendo, rehaciendo y renaciendo a una vida distinta».

«Esta ordenación es tan importante porque te agregas al grupo de los que hemos venido tratando de ser pastores, tratando de amar a nuestra gente. Hoy día estamos alegres porque podemos diversificar nuestras  formas de ser pastores en distintos ambientes de acuerdo a las vocaciones que el Señor nos ha dado, de acuerdo a las actitudes que cada uno maneja. No se necesita uniformidad, se necesita diversidad creativa entre nosotros. Y tú tienes tus dones que todos admiramos y queremos. Más allá de tu sencillez, tu precisión, tu calma, tu prudencia para las cosas, nos alienta y nos ayuda a los que somos más apurados. Y aprendemos a complementarnos unos con otros», indicó el Arzobispo.

Nuevas formas de Iglesia para un mundo tan diversificado y grande.

En otro momento, Monseñor Castillo explicó que el ingreso de Monseñor Salaverry al cuerpo episcopal ocurre en una época definitiva para la Iglesia, la época de la Iglesia Sinodal: «es un proyecto grande que el Papa comprende en estos momentos de la historia, en donde es tal la magnitud de complejidad y de grandeza de problemas, que requiere esa capacidad para ayudarse mutuamente y discernir los signos de los tiempos tan complejos que tenemos, respondiendo a las necesidades y los problemas de nuestro pueblo», precisó.

El Arzobispo recordó que sólo en la sinodalidad, venciendo los prejuicios y las contradicciones, dejando los intereses individuales, es posible escuchar y comprender las situaciones concretas: «Ã©sta ordenación tiene una importancia muy grande, porque al estar en el camino de la sinodalidad que compartimos con el Santo Padre, estamos en el camino también de la alegría de descubrir nuevas respuestas, nuevas formas de Iglesia para este mundo tan diversificado y grande», reflexionó.

Querido Juan José, tienes esa virtud de usar la razón. Y la quieres usar con el corazón para que podamos, con la intuición más honda, poder abrir nuevos caminos. Es una gran responsabilidad el poder contribuir a que la Iglesia sea la hermanadora de la humanidad, especialmente en los momentos tan difíciles que estamos viviendo en nuestro país.

Por su parte, Monseñor Nicola Girasoli resaltó la prudencia, la paciencia y la experiencia de Monseñor Juan José Salaverry como Comisario pontificio y tantos otros servicios que ha rendido a la Santa Sede: «el Papa Francisco dice en la bula que hemos leído, que como obispo auxiliar debe siempre actuar en colaboración y en reverencia con el Arzobispo, porque eso es, la colaboración que se expresa en la unidad».

Monseñor Salaverry: «Aprenderé a ser pastor, según el corazón de Dios»

Llegado su turno, Monseñor Salaverry dedicó unas emotivas palabras a su familia, de quien aprendió el sentido de servicio y la fuerza para salir adelante. También reconoció que se inspira mucho en su Padre Fundador, Santo Domingo de Guzmán: «ahora, mientras se me imponía el Evangelio, le he pedido a Domingo de Guzmán que interceda por mí, para que siga abriendo mi corazón y mente a la Palabra. 

El Santo Padre me ha elegido Obispo en Perú, una tierra ensantada, un pueblo de mucha fe, pero que sufre y sangra por las diversas crisis que atraviesa.

«Con ustedes, hermanos obispos del Perú, y con la ayuda, amistad y calidez paterna de Monseñor Carlos Castillo y mis hermanos obispos de la Arquidiócesis de Lima, aprenderé a ser pastor, según el corazón de Dios: caminando junto con el Pueblo de Dios y dispuesto a aceptar lo que el Espíritu me pida en este ministerio marcado por el sello de la Pascua», concluyó Juan José Salaverry.

La Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana, Cáritas Lima, ha organizado el Festival Solidario ‘Perú da la Mano’, un concierto virtual con la participación de reconocidos artistas católicos. Conéctate desde la 1:00pm. en la página de Facebook de Cáritas Lima y el Arzobispado de Lima.

A pocos días de culminar la campaña ‘Perú da la mano’ en favor de las ollas comunes de nuestra ciudad, Cáritas Lima convocó un festival musical virtual, con la colaboración de artistas cristianos como: Los Ascoy, Siervas Gustavo Llerena, Fray Shego Osa, Takillakkta, Luis Edwin Oliva, Illaqruna, XACs, Padre Víctor Matute y Tonny Rodriguez.

Se trata de una iniciativa impulsada con el propósito de continuar reuniendo fondos para el apoyo a más de 200 ollas comunes de nuestra ciudad. Este gesto, al mismo tiempo, es un acto de agradecimiento a todas las personas que se sumaron a esta campaña solidaria con sus donaciones.

Cómo participar del Festival Musical.

A partir de la 1pm. conéctate a través de las redes sociales para participar. Visita la página de Facebook de Cáritas Lima y el Arzobispado de Lima. También se ha confirmado la participación de Monseñor Guillermo Cornejo, Obispo Auxiliar Electo de Lima, quien brindará las palabras de bienvenida.

¡Recuerda que aún estás a tiempo de enviar tus donaciones! Apenas necesitas donar S/2.5 al número de YAPE de Cáritas Lima: 932411126 para colaborar con un almuerzo. O puedes contactarte directmente a Cáritas Lima, llamando a (01) 203 7700 – Opción 1.

Continuando el ciclo de reflexiones en el Año de «San José: Patrono de la Iglesia», compartimos una interesante meditación a cargo de José Antonio Benito, reconocido historiador peruano, quien explica cómo es que San José logra convertirse en Patrono del Perú: «Los invito a descubrir la imagen de San José en la iconografía, en algún rótulo, en la advocación de una congregación, porque verán que son multitudes las veces en las que aparece San José aquí en el Perú, llevándolo en 1828, a declararle como Patrono del Perú por el Congreso de la República».

El punto de partida, señala Benito, es el Museo de Arte de Lima (MALI), en la sección de arte virreinal, donde observaremos deliciosos lienzos en los que aparece José en la Sagrada Familia, en el taller de Nazaret, y que nos describe como es la vida cotidiana de la Lima de antaño, del Perú virreinal, pero donde se transfigura de acuerdo con las imágenes de la Biblia.

Seguidamente, el historiador explicó que en la Catedral de Lima se encuentran, además de lienzos y esculturas de la Sagrada Familia, una capilla dedicada a San José, del año 1567, durante la gestión del Primer Arzobispo de Lima, Jerónimo de Loayza, en la cual- señala Benito- existía una cofradía de carpinteros que van a tener como modelo a San José y le empiezan a rendir devoción a través de misas y novenas mensuales.

“En 1583, en el gran Concilio Limense III, convocado por Santo Toribio, ante la profusión de fiestas, seleccionan las que consideran más esenciales, y entre ellas, queda la de San José como día feriado, pero no solo el 19 de marzo, sino todos los 19 de cada mes. Lo pueden ver en la regla consueta de la Catedral que va a durar hasta fines del siglo XIX”, señala Benito.

Posteriormente, en el año 1603, en la avenida Abancay en el Cercado de Lima, se encontraba el Monasterio de la Limpia Concepción- hoy Iglesia-, del cual se crea la Fundación de las Descalzas de San José que, actualmente se encuentra en el distrito de Santiago de Surco.

Por otro lado, en el Centro de Lima, se ubica el Monasterio de Jesús, José y María, fundado por la devoción de Nicolás Ayllón y su esposa Jacinta, empresarios textiles, descendientes de caciques mochicas. “Su apellido es Puyzón de Chiclayo y van a levantar un centro para recoger a jóvenes que después, se convertirá en el Monasterio de Clarisas Capuchinas y fíjense lo que dice Nicolás Ayllón: “fundó este monasterio a invitación del glorioso padre San José, en la solicitud de sustentar su Sagrada Familia con el oficio de carpintero y así le impongo el nombre de  Jesús, María y José por la mira de tan soberano ejemplar”.

José Benito, además, refiere que a lo largo de todo el Perú, encontraremos pueblos en honor a San José como también congregaciones, colegios, seminarios y monasterios, llegando a contabilizar un promedio de 90: “De esta forma, el 13 de julio de 1945, se va a crear hasta una Prefectura Apostólica en la Amazonía, San José de Amazonas”, acotó.

Y por lo comentado sobre la devoción a San José, Benito sostiene que todo ello llevó a que el Congreso de la República declare como Patrono del Perú, según Jorge Basadre, en su I tomo, capítulo 3, donde señala acerca de las relaciones Iglesia-Estado.

“Basadre nos comparte los considerandos del Congreso de la República, que el 14 de marzo de 1828, dirá: ‘los peruanos profesan particular devoción al glorioso San José. Y que así, en todas las iglesias de la República, se celebra su conmemoración un día de cada mes y que todos los peruanos profesan particular devoción al glorioso San José’. Es por ello, que el Congreso elige y toma por Patrono de la República al glorioso San José y lo pone bajo su especial patrocinio. Su fiesta principal será de tabla, con asistencia de las corporaciones en todas las catedrales”.

El historiador comentó que  durante el Simposio de los Oblatos de San José en el 2002, el Padre Armando Nieto recordó la curiosa circunstancia en las que se dio el nombramiento de San José, porque el Presidente de la República en 1828 era José de La Mar, el Presidente del Congreso Luna Pizarro, quien luego fuera Arzobispo de Lima y el secretario del Congreso, era un político liberal y masón, Javier Mariátegui.

“Todo esto va a ayudar a que se potencie la devoción y hoy, en muchas iglesias, hay imágenes de San José, justamente, al calor de esta declaración, pero mucho más, cuando un siglo después, por iniciativa del Cardenal Landázuri y de todos los obispos, solicitaron al Papa que renueve esta declaración del Patronato de San José y así, en 1957, Pío XII va a declarar al patriarca San José, esposo de la Virgen María, como principal Patrono de la nación peruana”, finalizó.

Este miércoles 19 de mayo, la Comisión Arquidiocesana de Fe y Cultura, organizará una conferencia virtual sobre Francisco Xavier de Luna Pizarro, quien fuera el XX Arzobispo de Lima. La transmisión se realizará a través de nuestras redes sociales desde las 10:00 horas.

La Comisión de Fe y Cultura que preside el Padre José Antonio Ubilluz Lamadrid, CM., ha preparado una videoconferencia a cargo de la Dra. Carmen Villanueva Villanueva.

Cómo participar de la videoconferencia.

Bajo el título: «Político, liberal, Obispo conservador: Francisco Xavier de Luna Pizarro», la conferencia ahondará en diferentes aspectos del reconocido abogado y político peruano, quien en 1845 se convirtió en el XX Arzobispo de Lima de nuestra historia.

Para participar solo tienes que conectarte a la página de Facebook del Arzobispado de Lima este miércoles 19 de mayo a las 10:00 horas.

Siguiendo el llamado del Papa Francisco a promover una cultura de amistad cívica y diálogo social, nuestra Arquidiócesis de Lima organizará el Seminario de Formación Política «Perú 2021: desafíos y claves para el discernimiento», que se llevará a cabo del 29 de mayo al 19 de junio vía Zoom. El evento contará con la participación de prestigiosas autoridades eclesiales, políticas, intelectuales y líderes internacionales.

Inscripciones en: https://www.liderescatolicos.net/lima/seminario

El Seminario de Formación Política es una iniciativa del Arzobispado de Lima, la Universidad Pontificia de México, la Academia Latinoamericana de Líderes Católicos y la Vicaría de la Pastoral de Juvenil de Lima. El objetivo es promover la participación y el compromiso cívico a partir del descubrimiento y ejercicio del discernimiento, reconociendo la pluralidad en la vida política y desterrando falsas dicotomías.

Todos los sábados a las 10:00 am., desde 29 de mayo al 19 de junio, «Perú 2021: desafíos y claves para el discernimiento» reunirá a un grupo de intelectuales, políticos y líderes peruanos y latinoamericanos del más alto nivel y de muy distintas sensibilidades políticas y eclesiales.

Profesores del Seminario.

Entre los profesores destacan Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima y Primado del Perú; el Cardenal Pedro Barreto SJ, Presidente de la Red Eclesial Panamazónica; Silvana Vargas, Ministra de Desarrollo e Inclusión Social del Perú; el P. Enrique Colom, sacerdote del Opus Dei y miembro de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino; Javier Iguiñiz, ex presidente del Movimiento Internacional de Intelectuales Católicos Pax Romana.

También participarán Rocco Buttiglione, ex vicepresidente de la Cámara de Diputados de Italia y miembro de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales; José Ángel Córdova, ex presidente del comité directivo de la Organización Panamericana de Salud; Hna. Liliana Franco ODN, presidenta de la Confederación Latinoamericana de Religiosos; el P. Gastón Garatea SSCC, ex presidente de la Mesa de Concertación para la Lucha por la Pobreza; José Antonio Rosas, director general de la Academia Latinoamericana de Líderes Católicos; entre otros.

Cómo postular del Seminario de Formación Política.

El seminario se impartirá vía Zoom y para postular de manera gratuita es necesario completar el siguiente formulario: https://www.liderescatolicos.net/lima/seminario

Uno de los organizadores, el Padre Víctor Chávez, asesor de la pastoral juvenil de Lima, señala que “es urgente la formación política de las actuales generaciones peruana para que ayuden con su participación a rescatar la política de las garras de la corrupción, devolviéndole así a su verdadero poder, el servicio”.

Por su parte, Luis Rodríguez Paredes, secretario ejecutivo de la Vicaría de la Juventud de Lima explicó que, “a través este evento buscamos suscitar en los jóvenes un discernimiento que los conduzca a ser protagonistas en la construcción de una sociedad más justa. Construir el Reino es el llamado a asumir el reto de formarnos en política, poniendo en práctica lo aprendido en la iglesia y así ser artesanos del bien común.”.

José Antonio Rosas, director de la Academia de Líderes Católicos señala “hoy Perú se encuentra en los albores de un proceso electoral muy importante. Y estamos entrando a este proceso en medio de una crisis económica, sanitaria, social y política que propicia un clima de polarización y confrontación. Por ello, vemos de gran importancia ofrecer un espacio de reflexión en el que políticos, obispos e intelectuales católicos dialoguen en torno a los desafíos del Perú y las claves para un discernimiento. Como dice el Papa Francisco: La Iglesia busca formar conciencias, ¡no reemplazarlas!”.

Temas que se abordarán en el Seminario.

El Seminario abordará temas como claves del liderazgo cristiano en la política; los grandes desafíos del Perú en la coyuntura actual como la justicia y la lucha contra la corrupción, la gestión de la pandemia, la inclusión social de los pobres, el diálogo social, la unidad nacional; así como elementos para el discernimiento cristiano de la realidad política como la conversión personal, pastoral e institucional; la formación de la conciencia, la esperanza y la mirada teológica de la historia entre otros.

Central telefónica
(511)2037700