Tag

arquiactividades

Browsing

En alianza con la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Cáritas Lima anuncia la incorporación de consultorios jurídicos gratuitos en las siguientes parroquias del Rímac: San Francisco Solano, San Lázaro y Natividad de María. Conoce aquí las fechas y horarios.

Entre sus principales líneas estratégicas, Cáritas Lima ha puesto especial énfasis en la prevención del maltrato contra la mujer y las familias. En este marco es que se han venido promoviendo diferentes iniciativas para generar espacios de entorno seguro y erradicar la violencia en todas sus formas.

Gracias a la alianza estratégica con la PUCP, por ejemplo, se han implementado acciones de prevención en nuestros colegios parroquiales para identificar factores de riesgo relacionados a temas de bullying, violencia psicológica docente-estudiante y violencia psicológica en parejas.

En esta oportunidad, Cáritas Lima anunció la apertura de un programa para la consulta gratuita de temas jurídicos. Este servicio es ofrecido por voluntarios de la Clínica Jurídica de la PUCP, y permitirá que personas de bajos recursos económicos reciban una orientación en temas sobre derecho de familia, alimentos, sucesiones, aspectos laborales, inmobiliario, entre otros.

El evento inaugural de los «Consultorios Jurídicos Gratuitos» tuvo lugar en la Parroquia San Francisco Solano, el pasado 22 de abril. Hay una segunda fecha de atención programada para este viernes 25 de abril de 4:30 pm. a 6:30pm.

A continuación compartimos el itinerario de los consultorios jurídicos gratuitos en las parroquias del Rímac:

Cáritas Lima también adelantó que para la segunda semana de mayo (lunes 6 y viernes 10), el consultorio jurídico se trasladará a Yerbateros, en la Parroquia Nuestra Señora del Camino, en el distrito de El Agustino.

En el Seminario Santo Toribio se llevó a cabo un encuentro con representantes de congregaciones, miembros de institutos de vida consagrada, sociedades de vida apostólica y movimientos, para compartir criterios de unidad sobre aspectos canónicos, pastorales y jurídicos en la administración parroquial.

Con el propósito de establecer un trabajo unificado en la administración parroquial y en el marco de las actividades del Plan Pastoral 2024, la Vicaría de la Vida Consagrada ha convocado a un encuentro religioso para abordar temas de legislación, administración económica, convenios, administración de bienes, entre otras normas arquidiocesanas.

Monseñor Juan José Salaverry, obispo auxiliar de Lima, recordó que la administración de una parroquia es un compromiso que supone un equilibrio de responsabilidades y cumplimientos encomendados para el cuidado de nuestras instituciones diocesanas. «Hemos querido tener este encuentro para visualizar bien nuestra tarea, y para ver algunos elementos que pueden fortalecer nuestra misión desde una plataforma diocesana que es la parroquia, pero siguiendo el carisma de nuestros fundadores», expresó.

Luego de la intervención de Monseñor Salaverry, se dio inicio a una primera ponencia sobre fundamentación teológica, pastoral y canónica, a cargo del Padre José Taminez Torres, OFM.

Posteriormente, se desarrolló una segunda ponencia orientada a la administración de los informes económicos de los responsables de parroquias, el cumplimiento de las normas arquidiocesanas, trámites en SUNAT, entre otros.

«Todas nuestras normas administrativas tienen una orientación pastoral. Este es un proceso de acompañamiento institucional en el que nuestro objetivo es poder estar más cerca de las parroquias que están gestionadas y administradas por los institutos de vida consagrada y los de vida apostólica», expresó Juan Narváez, ecónomo del Arzobispado de Lima.

La Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima anuncia el Diplomado Internacional sobre «Cultura de la prevención y cuidado en la Iglesia», dirigido a párrocos, sacerdotes, diáconos, agentes pastorales y laicos interesados. La modalidad es híbrida y las clases inician este lunes 29 de abril.

Con el objetivo de promover una cultura del cuidado y buen trato, así como prevenir, identificar y abordar posibles situaciones de abuso en el ámbito eclesial, la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima abrió las inscripciones para un diplomado internacional de posgrado que iniciará este 29 de abril y se extenderá hasta diciembre de 2024.

Estos son los módulos que se desarrollarán durante el diplomado:

Módulo 1: La Prevención en la Iglesia
Se aborda la temática de la prevención en el contexto eclesial, cuestiones estructurales, aspectos teológicos, promoviendo una cultura preventiva desde un enfoque sistémico.

Módulo 2: Las Víctimas
Se explorará cómo abordar situaciones de vulnerabilidad y detectar tipos de abusos. También se reflexionará sobre el acompañamiento a las víctimas primarias y secundarias. Se propondrá caminos de reparación y justicia, promoviendo una relación de confianza clara y transparente.

Módulo 3: Los Agresores
Se analizará el perfil del agresor, los ambientes y dinámicas abusivas. Además del acompañamiento a los agresores y las responsabilidades institucionales.

Módulo 4: La Intervención Institucional
Se enfoca en la promoción de la cultura del buen trato y ambientes eclesiales saludables, una propuesta de respuesta estructural ante los abusos. También incluirá la implementación de políticas de prevención, protocolos de intervención, así como la formación de equipos de prevención y planes formativos.

Al finalizar el diplomado se entregará una doble certificación a nombre de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima y el Centro de Investigación y Formación Interdisciplinar para la Protección del Menor (CEPROME – Latinoamérica).

Para mayores detalles sobre los requisitos y modalidad de enseñanza, te invitamos a visitar la página informativa del Diplomado Internacional «Cultura de la prevención y cuidado en la Iglesia». También puedes contactar directamente al correo electrónico: info.posgrado@ftpd.edu.pe o vía Whatsapp al 956350455

Este sábado 20 de abril, nuestras comunidades parroquiales, obispos, representantes de EPAP Y CPP, comisiones y agentes pastorales, se congregaron en la Basílica Catedral de Lima para participar de una nueva asamblea sinodal arquidiocesana. El objetivo: preparar el aporte de la Iglesia de Lima para el Sínodo de la Sinodalidad. Este documento se sumará al aporte de las diócesis hermanas de nuestro país.

Monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima, ha convocado a los principales representantes de la Iglesia de Lima (comisiones, vicarías, laicos, clero y obispos), a participar en una asamblea extraordinaria con la finalidad de recoger los aportes de nuestra Arquidiócesis para la Segunda Sesión de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, prevista a realizarse en octubre de 2024.

El propósito de este encuentro ha sido reflexionar comunitariamente una pregunta formulada por el Papa Francisco: ¿Cómo ser una Iglesia sinodal en misión en nuestra Arquidiócesis?, enviado a través de la Secretaría General del Sínodo a todas las diócesis del mundo.

El desarrollo de esta pregunta, ha explicado Monseñor Castillo, es también una oportunidad para «hacer una revisión de nuestro camino y de mejor diseño del futuro sinodal y misionero de la Iglesia de Lima».

En su intervención, el arzobispo de Lima reiteró el llamado que tiene la Iglesia de «escuchar el sentir del pueblo» y acompañar al mundo para resolver, «desde nuestro aporte propio como Iglesia, la profunda crisis humana que existe», sin tomar posiciones partidarias.

Necesitamos vivir la Iglesia en una forma tal que no dejemos de acompañar al mundo en sus avatares y dificultades.

Dirigiéndose a los más de 100 representantes laicales, sacerdotes y religiosas, el Primado del Perú sostuvo que las experiencias de la primera asamblea arquidiocesana sinodal de Lima, vivida en enero de 2020, nos recuerda que la Iglesia tiene que abrirse a las situaciones que nos interpelan y dejarse transformar para hacer su misión.

Posterior a las palabras introductorias de Monseñor Castillo, se explicó la metodología de trabajo y se conformaron 12 grupos para la reflexión comunitaria. Se organizaron tres rondas de conversación e intercambio de ideas. Finalmente, se elaboró una síntesis y se expusieron las conclusiones de cada grupo.

Al término del plenario, el arzobispo de Lima anunció que se elaborará un documento que recoja todos los aportes compartidos. Esta síntesis se enviará a la Conferencia Episcopal Peruana para unirlo a los esfuerzos de las demás diócesis hermanas.

Este 27 de abril el Archivo Arzobispal de Lima cumple 57 años de creación, por lo que se han anunciado algunas actividades de interés público para conocer una parte del patrimonio documental de nuestra Arquidiócesis. Conoce aquí los horarios y fechas:

La primera actividad programada es un conversatorio sobre la preservación del Patrimonio documental del Archivo Arzobispal y la digitalización de documentos de los libros parroquiales. El evento tendrá lugar este jueves 25 de abril a las 4:15pm. y se transmitirá a través de la página de Facebook del Archivo Arzobispal.

Por otro lado, también se ha organizado dos días de «Jornada de Puertas Abiertas», con visitas guiada en grupos para conocer las instalaciones del Archivo Arzobispal de Lima y el trabajo que se realiza. En estas visitas se ha previsto la exposición de documentos históricos. El ingreso es libre y no es necesario inscripciones previas. Cada recorrido durará aproximadamente media hora y estará disponible al público en los siguientes horarios:

Viernes 26 de abril
Horarios: De 10:00 am a 1:00 pm. / De 3:00 pm a 5:30pm

Sábado 27 de abril
Horarios: De 10:00 am a 1:00 pm.

Cómo llegar al Archivo Arzobispal de Lima

El Archivo Arzobispal se encuentra ubicado en Calle Luis Espejo 1064 – Urbanización Santa Catalina, La Victoria (referencia: altura de la cuadra 10 de la avenida Canadá).

Si deseas participar de una de las visitas guiadas, recuerda acudir en los horarios programados durante el 26 y 27 de abril. Para mayor información, te invitamos a visitar la página de Facebook del Archivo Arzobispal.

Del lunes 22 al viernes 26 de abril se viene desarrollando, en todos los decanatos y parroquias de la Arquidiócesis de Lima, un taller simultáneo sobre el don de la vida desde la perspectiva de nuestra fe católica. Esta es una invitación convocada por la Comisión de Familia y Vida dirigida a las familias, parroquias, movimientos, agentes pastorales y docentes de ODEC y AIEC.

Según se indica en la página web de la Comisión de Familia y Vida, se han propuesto tres formas de jornadas de reflexión comunitaria para poner en práctica en cada comunidad parroquial. (leer aquí cronograma). Mediante la modalidad híbrida, se plantea una pregunta fundamental desde la dimensión pastoral, estructural y ecológica: ¿Qué es la cultura por la vida?

«Esta acción significativa es una oportunidad invaluable para profundizar en nuestra fe y compromiso con la dignidad de toda vida humana, desde su concepción hasta su fin natural», se indica en la convocatoria.

De igual modo, la Comisión de Familia y Vida ha compartido un tríptico informativo sobre la Semana de la Cultura por la vida (descargar aquí). Para mayor información, te invitamos a visitar la página de Facebook de la comisión.

Las conclusiones de lo reflexionado y compartido en cada decanato y comunidad parroquial, se enviará al correo electrónico de la Comisión de Familia y Vida: familiayvida@arzobispadodelima.org

En el IV domingo de Pascua, domingo del Buen Pastor, Monseñor Carlos Castillo recordó que todos estamos llamados a ser pastores enamorados de nuestra vocación. Para ello, el Señor nos invita a descubrir nuestra misión en la historia, desarrollando nuestras capacidades y la vocación que nos ha dado.

En su alocución al Evangelio de hoy (Jn 10, 11-18), Monseñor Castillo afirmó que hemos sido creados por el Padre para estar acompañados de Él y cumplir nuestra misión en la vida. Por eso, en el día que la Iglesia universal celebra la 61 Jornada Mundial de las Vocaciones, la figura del Buen Pastor nos ayuda a comprender que «Dios no abandona a sus ovejas y Él da la vida por ellas». Ése es el camino al que todos estamos invitados, siguiendo esa «intuición de una inspiración del Espíritu Santo» que nos llama a asumir nuestra historia y misión.

Jesús, el Buen Pastor, asume en su historia, su misión. Y se da cuenta de que es el Hijo de Dios y, por lo tanto, practica el ser hermano de todos nosotros.

El arzobispo de Lima indicó que la oración por las vocaciones no solo es para pedir por los sacerdotes, sino por todas las vocaciones en el mundo, para que podamos desarrollar nuestras capacidades y descubrir la vocación que nos ha dado Dios en el misterio de nuestra vida personal.

Sin embargo, a veces, corremos el riesgo de confundir vocación con el ejercicio de una profesión. «Tenemos a muchos profesionales en el Perú que tienen su título en Azángaro, fotocopia de una falsedad» – advirtió. «Quien verdaderamente es creyente, sobre todo, en un país cristiano como el nuestro, no puede hacer “finta”. Tiene que reconocer sus valores, sus límites, sus esperanzas, sus posibilidades, y hacer como lo que hizo Jesús: aprender a ser Pastor de una misión universal para toda la humanidad», reflexionó el Prelado.

Todos tenemos vocación de pastores

Monseñor Castillo señaló que el día del Buen Pastor y las vocaciones en el mundo es también una invitación que se extiende a todos los seres humanos, porque «todos tenemos vocación de pastores»:

«No podemos decir que solamente los sacerdotes son los que deben ser buenos pastores, sino también los ingenieros, los abogados, los comerciantes, los gobernantes… todos tenemos que ser pastores porque somos cristianos. Y eso implica la dedicación profunda, pensar las 24 horas del día en aquellas personas que tengo a mi cargo», sostuvo.

Es la misión la que hace a la Iglesia, y es la misión la que hace al pastor. Cuando las cosas se hacen por vocación, se hacen por amor.

El Buen Pastor, prosiguió el Primado del Perú, conoce a sus ovejas, «se compromete con su gente, con nosotros y nos dice con suma libertad: A mí mi vida nadie me la quita, yo la doy libremente, yo la entrego libremente

Estas palabras del Señor implican un compromiso de entrega generosa y gratuita de la vida, asumiendo su misión. Este fue también el camino de tantos mártires de la Pandemia, como nuestros médicos y enfermeras que, pudiendo haber huido para no contagiarse del Covid-19, primó en ellos la misión de servicio por los demás y entregaron sus vidas para salvar las nuestras.

A imagen de Toribio de Mogrovejo, obispo Pastor

En esta semana, nuestra Iglesia peruana celebrará la Fiesta de Santo Toribio, patrón de nuestra Arquidiócesis, cuyas reliquias se vienen exponiendo en Catedral de Lima a todo el público.

Monseñor Carlos explicó que Toribio fue un obispo pastor que ha «marcado el carisma específico de nuestra Iglesia de Lima», siempre pensando en sus ovejas, aprendiendo el quechua para anunciar el Evangelio a los pueblos, caminando a pie por ciudades enteras y acompañando a la gente.

A inspiración de Santo Toribio, todos estamos tratando de rehacernos porque tenemos que ser una Iglesia más disponible y más acompañante de toda la gente, como lo hizo el Señor, que es nuestro Pastor.

La Santa Misa de este domingo IV de Pascua contó con la participación del Colegio de Biólogos del Perú, la Congregación de Hermanos Maristas del Perú y el Coro de la Parroquia San Norberto. La Eucaristía fue concelebrada por Monseñor Javier Salinas, obispo auxiliar emérito de Valencia.

Unidos a la Iglesia universal, la Comisión de Vocaciones de la Arquidiócesis de Lima, Vicaría de la Juventud y el Seminario Santo Toribio de Mogrovejo, han organizado un encuentro de oración para pedir por todas las vocaciones en el mundo. Hasta aquí llegaron grupos de religiosos y religiosas, hermanos consagrados, seminaristas y jóvenes de nuestras parroquias para agradecer a Dios por el don de la vocación.

En el marco de la 61 Jornada Mundial por las Vocaciones, se llevó a cabo un momento de Adoración Eucarística para orar por todas las vocaciones y carismas al servicio del Evangelio.

Para ello, la Vicaría de la Juventud de Lima ha preparado el subsidio juvenil de «Hora Santa Vocacional», dirigido a todas las comunidades parroquiales que desean tener un espacio de recogimiento para orar por las vocaciones en nuestro país. (descargar subsidio aquí). El momento de oración es acompañado del lema: «Llamados a sembrar la esperanza y a construir la paz».

A través de la oración personal y comunitaria, así como la meditación de la Palabra, nuestras congregaciones religiosas, jóvenes seminaristas, clero y grupos juveniles, reflexionaron sobre el precioso don de la llamada que el Señor nos dirige a todos.

La Adoración fue dirigida por el P. Leonard Vega Cjm. Vicerrector del Seminario santo Toribio y miembro de la comisión de Vocaciones de la Arquidiócesis de Lima. Hubo con momentos de oración y cánticos, además de la exposición del Santísimo.

En otro momento, los jóvenes elevaron sus oraciones y pidieron a Santo Toribio de Mogrovejo, patrón de nuestra Arquidiócesis, su intersección para llevar una vida de fidelidad a la misión que el Señor nos ha encomendado desde nuestras vocaciones.

Bajo el título “Catequista: una vocación, una misión”, la Comisión Arquidiocesana de Evangelización y Catequesis, nos invita a participar de una ponencia magistral a cargo de Monseñor Javier Salinas, obispo auxiliar emérito de Valencia, prevista para el próximo 25 de abril de manera virtual.

La Comisión Arquidiocesana de Evangelización y Catequesis, liderada por el Padre Víctor Antonio Solis Alfageme, ha previsto la realización de una ponencia magistral dirigida a todos los agentes pastorales de nuestra Arquidiócesis.

Para participar solo debes visitar la página de Facebook de la Escuela Arquidiocesana de Catequesis este jueves 25 de abril. La transmisión iniciará a las 8:00pm.

Como se sabe, Monseñor Javier Salinas es obispo auxiliar emérito de Valencia y Doctor en Catequesis por la Pontificia Universidad Salesiana de Roma.

Llegado el III domingo de Pascua, el arzobispo de Lima pidió superar los «fantasmas» y las «alucinaciones» que nos convierten en «cristianos volátiles que viven ‘en las nubes’ y de espaldas a la realidad».

Junto a los jóvenes de la Vicaría de la Juventud y en el Día del Catequista, el Primado del Perú hizo un llamado a que seamos evangelizadores y testigos del Señor, asumiendo un cristianismo con sentido crítico y mirada profunda de las situaciones que nos interpelan.

Leer transcripción de homilía

En su alusión al Evangelio de hoy (Lc 24, 35-48), Monseñor Castillo ha puesto especial énfasis en las dificultades de los discípulos para reconocer que el Señor había resucitado. Pese a haber compartido muchas experiencias con Jesús, ellos creen estar viendo un fantasma.

Esto también puede ocurrir con nosotros, explicó el obispo de Lima, cuando nos hacemos ideas distorsionadas de Dios y las adaptamos a nuestros intereses, lógicas y prejuicios. En el caso de los discípulos, las costumbres de seis siglos de gobierno sacerdotal les impedían ver más que una sola dirección. Estaban tan habituados a la ley que se les «coló» una pizca del pensamiento saduceo (los saduceos no creían en la Resurrección).

Este también es el «fantasma» al que todos nos enfrentamos cuando no logramos identificar al Señor en nuestra realidad. Y este problema se presenta, inclusive, dentro de la Iglesia: «Cuántas personas se quejan cuando decimos que el rostro del Señor está en los pobres: – ¡Cómo va a ser!, responden. – ¡Jesús es el Rey resucitado! Príncipe, el dominador de toda la tierra, ¡Cómo va a estar en la imagen del pobre!, se piensa». Cuando esto pasa, sostuvo Monseñor Castillo, hay un estancamiento, porque no se pude ver más allá de los ritos y la parsimonia.

En ese sentido, el Prelado ha recordado que la Misa es una fiesta que hay que celebrarla «ardientemente», como dice el Papa. Sin embargo, a veces, orientamos nuestra mirada a los adornos y «fingimos vivir la vida cristiana», evadiendo los problemas graves que requieren atención y respuesta.

Un cristianismo «aterrizado», no en las nubes

Para ser testigos del Señor Resucitado, por tanto, tenemos que vivir un cristianismo «aterrizado» que nos ayude a salir de los fantasmas y de aquella mentalidad que nos aleja del amor misericordioso de Dios, que se ha encarnado en nuestra humanidad para acompañarla y alentarla.

Un buen ejemplo de dar testimonio verdadero del Señor está en nuestras madres de las ollas comunes, capaces de auto-organizarse para evitar que el hambre se siga propagando en la ciudad. También está el caso de los sacerdotes y obispos de la selva, que viven su fe con sencillez para adaptar las celebraciones litúrgicas a la realidad de sus pueblos, desplazándose en canoas y, en algunos casos, hablando en las lenguas de los pueblos originarios.

Necesitamos ir al fondo de las cosas, tomar lo esencial de la fe, lo fundamental. No podemos ser cristianos volátiles que viven «en las nubes». El Señor nos hace cristianos «aterrizados» para actuar en la realidad.

No evadir nuestro cristianismo y afrontar los problemas

En otro momento, el arzobispo de Lima recordó que los cristianos no podemos desentendernos de las situaciones más urgentes, sobre todo, las que requieren justicia. Esto lo sabe muy bien el Papa Francisco, quien ha enviado un sentido mensaje de solidaridad a las comunidades campesinas de Catacaos, en Piura, afectadas por la expropiación sistemática de sus tierras.

Dice el Santo Padre:

A los miembros de las comunidades campesinas de Piura. Yo sé lo que les pasa a ustedes. Defiendan la tierra, no se la dejen robar. Gracias por lo que hacen. Yo desde aquí rezo por ustedes y les estoy cercano.

Con gusto les doy mi bendición en el nombre del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Coraje y adelante!

Las palabras del Papa, manifestó el Monseñor Castillo, nos enseñan cómo ser testigos del Señor, actuando como lo hizo Jesús para «bajar de todas las alucinaciones de poder que nos hacemos de la fe y son un insulto a la cristiandad».

La Eucaristía de este domingo en Catedral de Lima contó con la participación de los representantes, coordinadores y agentes pastorales de la Vicaría de la Juventud, quienes se congregaron en asamblea para elegir el lema de la Jornada Arquidiocesana de la Juventud 2024. También se hizo presente Monseñor Javier Salinas, obispo auxiliar emérito de Valencia; y el Padre Rodolfo Silva, recientemente nombrado vicario de la juventud de Lima.

Central telefónica
(511)2037700