Destacado

Inspirados en la oración para actuar en favor de la vida de la creación

«En la alegría del Señor comenzamos el Tiempo de la Creación unidos a todas las Iglesias del mundo, unidos a todos aquellos que quieren que nuestra tierra siga siendo un lugar de vida y no de muerte», comentó el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo durante la celebración eucarística por el Inicio del Tiempo de la Creación en la Basílica Catedral de Lima.

Estuvieron presentes distintas autoridades de comunidades indígenas, incluyendo el señor Brus Rubio, pintor del pueblo Bora, la comunidad Shipiba «Comunidad buena vivir», el coro ‘Siembra’, y el Colegio Parroquia Luz Casanova.

«Comenzamos el Tiempo de la Creación unidos al Santo Padre que nos ha enviado un mensaje especial en esta jornada, vamos todos juntos a orar, e inspirándonos en la oración actuar en favor de la vida de la creación», expresó.

Mensaje del Papa Francisco por el Tiempo de la Creación

«Vamos a recibir la lluvia de la palabra que el Santo Padre nos ha dado para que gracias a esa palabra nos inspiremos y actuemos con profunda espiritualidad que renueve la faz de la tierra», y prosiguió a leer el mensaje del Papa Francisco por la V Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación (leer aquí)

Le pedimos al Señor la inspiración que nos invite a actuar eficazmente para enfrentar la gravedad de la amenaza de vida que estamos viviendo

El Primado del Perú llamó a los representantes de las comunidades indígenas presentes a participar en la bendición: «El Papa Francisco quiso empezar su visita apostólica al Perú por Madre de Dios para que, encontrándose con nuestra tierra reconociera que era una tierra bendita, una tierra con madre. La madre de Dios que habita en la tierra es también la madre de la naturaleza».

«Bendecir significa: ‘decir bien’ – explicó el obispo de Lima – y cuando decimos y apreciamos, nosotros renovamos el mundo como lo hizo Dios que nos bendijo para que todo sea lindo y bueno. Por eso hoy día vamos a unirnos para hacer la bendición en nombre de los pueblos ancestrales, de las raíces que ustedes tienen y aprendieron de sus padres y de sus mamás, y que recogieron para que la humanidad se salvara».

«Todos juntos elevemos nuestra oración y bendigamos a nuestro pueblo en este día precioso del inicio del Tiempo de la Creación. Que todos al ser bendecidos recibamos la esperanza de que Dios actúa por medio de los hombres buenos que destruyen todo el mal y resucitan el bien para toda la humanidad», concluyó.