Destacado

Llamados a «recomenzar la vida» con el nacimiento de Jesús – Arzobispo de Lima

Durante su participación en una nueva edición del programa Diálogo de Fe, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Monseñor Carlos Castillo, habló sobre la preparación que debemos asumir durante el Tiempo de Adviento y la importancia de encontrar el sentido profundo de las cosas para recomenzar nuestra vida: «la figura del nacimiento de un niño es importante en la vida humana porque nos permite reconocer que también podemos recomenzar la vida» – dijo.

“Adviento es una palabra de encuentro – ad: es ir ante alguien – viento: es el que viene, es el encuentro de nosotros que buscamos y esperamos», comentó Mons. Castillo. «En este tiempo los cristianos creemos que Dios ha venido en Jesús como hijo, pero a la vez vendrá definitivamente a dar la última palabra de la historia para poder recuperar en los seres humanos el valor con el cual fuimos creados, el valor del amor y  la solidaridad”, añadió.

El Arzobispo de Lima explicó que, en la historia de Israel, surgieron búsquedas mesiánicas como esperanza de la venida del Señor : «la época de Jesús es una época enormemente decadente, hay grandes construcciones de templos pero hay una mezcla muy grande, hay muchos grupos, todos polemizan sobre cómo se cumplirán las escrituras y la promesa de la presencia de Dios» – indicó.

El nacimiento de Jesús nos permite reconocer que podemos recomenzar la vida

Monseñor Castillo resaltó que el nacimiento, la primera venida de Jesús, es el origen de un camino que culmina en la Semana Santa: «la figura del nacimiento de un niño es importante en la vida humana porque nos permite reconocer que podemos recomenzar la vida. Es una especie de renacimiento porque las personas tienen esa necesidad de recomenzar las cosas».

La vida cristiana es la renovación del ser humano como hombre o mujer nuevos. Jesús es ese hombre nuevo que, en toda su vida, aprendió siendo una persona muy sencilla en medio de los pobres, de la gente sencilla. Él vive obedeciendo a su Padre siempre como un niño

El camino de Jesús desde la niñez a la muerte resulta ilustrativo para ayudar a que cada persona en el mundo sienta que el Señor nos toma completamente: «no es un Dios que nos toma simplemente para tener una experiencia pasajera o anecdótica – recordó el Obispo de Lima – Dios hace que toda nuestra vida tenga sentido».

Adviento: esperar a quien nos hace renacer

«El Adviento es esperar a quien nos hace renacer» – precisó. Por eso, es importante la preparación durante el Tiempo de Adviento: «hay que tener un sentido definitivo y un sentido actual», aclaró.

La vida es una constante apertura y preparación a algo definitivo que vendrá. Si estamos preparados las condiciones de resurgimiento de la humanidad son mayores.

Mons. Castillo también hizo hincapié en la «comercialización» de la Navidad a partir de una especie de competencia por conseguir el mejor regalo – «se destruye el sentido» – dijo. Sin embargo, dar regalos tiene un sentido más profundo porque nos recuerda «que la vida es un don».

La paz se construye con voluntad

En otro momento, el Primado del Perú comentó la reciente visita apostólica del Santo Padre a Japón. Refiriéndose puntualmente a su discurso ‘Encuentro por la Paz en Hiroshima’ resaltó que “la paz se construye por la voluntad de integrarse porque somos humanos”.

La paz también requiere una capacidad de diálogo para «convencernos» que, a pesar de nuestras diferencias, formas de pensar y culturas, hay que «construir una humanidad feliz»