Actividades

Parroquia Sagrado Corazón de Jesús se organiza para compartir almuerzos solidarios

La Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en el distrito de Magdalena, viene apoyando a decenas de familias necesitadas que viven en las quintas y callejones del barrio. Gracias a la organización de los miembros de sus comunidades parroquiales, los donativos de Cáritas Lima, e inclusive la colaboración de personas creyentes y no creyentes, la Parroquia acaba de anunciar la atención de su comedor popular.

“Desde el mes de julio, comenzamos a retomar el almuerzo los días viernes desde nuestro comedor – comenta el Párroco José Edgar Zegarra Pinto – aunque ya no los podemos acoger aquí por el riesgo al contagio, preparamos en un táper los alimentos para que puedan distribuirse de forma ordenada, respetando el distanciamiento social”.

Solidaridad con familias venezolanas.

El Padre José nos cuenta que la mayoría de familias beneficiadas son venezolanas: “algunas llegan acompañadas de sus hijos y se les atiende en la puerta del despacho parroquial. Todo esto es posible gracias al desprendimiento generoso de los fieles que traen arroz, fideos, verduras, y otros alimentos. También contamos con el apoyo de la Municipalidad para mantener el orden en la entrega”, añadió.

Organización de los grupos parroquiales.

Antes de la crisis sanitaria en el Perú, la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús repartía 100 almuerzos, ahora han duplicado sus esfuerzos para compartir 200 platos: “recibimos un buen apoyo de los laicos y los miembros de los grupos parroquiales, quienes se unen, se organizan, y sobre todo, se comprometen en esta buena causa”.

El mensaje fundamental del Evangelio es el amor, si no hay un gesto de amor es inútil. Lo que hacemos es el mejor servicio que podemos brindar a las personas en este momento de fuerte urgencia.

Colaboración de gente creyente y no creyente.

Otro aspecto importante que resalta el Padre Zegarra Pinto, es la colaboración indiscriminada de gente no creyente: “durante este tiempo, recibimos la ayuda de gente creyente y no creyente, que no es católica, pero ven que estamos apoyando a los más necesitados y se suman con su ayuda; ven que hay un servicio y sienten que vale la pena apoyar”.  

Servicio de atención médica y centro de conciliación.

Finalmente, la Parroquia acaba de anunciar que, respetando los protocolos de seguridad, ya cuenta con un servicio de atención de medicina general de forma gratuita: “por la situación que vivimos, no estamos pidiendo nada por los turnos de citas médicas, se les atiende directo, lo único que tiene costo son las pruebas o exámenes de laboratorio, pero son precios muy económicos y asequibles”, expresó el Párroco.

A esta iniciativa se suma el proyecto de un Centro de Conciliación que deberá ser aprobado por el Ministerio de Justicia: “han venido varios representantes del Ministerio para evaluar los ambientes y corroborar que las condiciones son las correctas. Una vez que tengamos el permiso, podremos abrir la atención, estamos a la espera”, acotó el Padre José.