Mundo

Una Iglesia que deja de escuchar se convierte en un museo

Una Iglesia a la defensiva, que pierde la humildad, que deja de escuchar, que no permite que la cuestionen, pier­de la juventud y se convierte en un museo” señala el Papa Francisco en la exhortación post-sinodal ‘Christus vivit’.

En el sexto documento de su pontificado, Francisco asegura que los miembros de la Iglesia “no tenemos que ser bichos raros“, por el contrario, debemos “atrevernos a ser distintos, a mostrar otros sueños que este mundo no ofrece, a testimo­niar la belleza de la generosidad, del servicio, de la pureza, de la fortaleza, del perdón, de la fidelidad a la propia vocación, de la oración, de la lucha por la justicia y el bien común, del amor a los pobres, de la amistad social“.

Abrirse a todas las periferias

En la misma línea, Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima, recientemente resaltó la importancia de abrirse a todas las periferias que están en múltiples necesidades: “A veces pensamos que, por ser creyentes, hemos recibido la propiedad privada de la fe, y que la fe es una especie de ahorro en el banco que debemos proteger mucho. Sin embargo, la fe está hecha para ser comunicada y que otros emprendan un camino y den testimonio de Jesús“, comentó en la homilía del cuarto domingo de Cuaresma. ( leer aquí la homilía completa)

A continuación compartimos algunas frases importantes de Francisco que nos ayudan a pensar en la Iglesia que debemos construir en compañía de los jóvenes:

Una Iglesia no puede estar a la defensiva

“4.1 Una Iglesia a la defensiva, que pierde la humildad, que deja de escuchar, que no permite que la cuestionen, pier­de la juventud y se convierte en un museo. ¿Cómo podrá acoger de esa manera los sueños de los jóve­nes? Aunque tenga la verdad del Evangelio, eso no significa que la haya comprendido plenamente; más bien tiene que crecer siempre en la comprensión de ese tesoro inagotable“.

Atenta a los signos de los tiempos

39. Para muchos jóvenes Dios, la religión y la Iglesia son palabras vacías, en cambio son sensibles a la figura de Jesús, cuando viene presentada de modo atractivo y eficaz».14 Por eso es necesario que la Iglesia no esté demasiado pendiente de sí misma sino que refleje sobre todo a Jesucristo. Esto implica que reconozca con humildad que algunas cosas concretas deben cambiar, y para ello necesita también recoger la visión y aun las críticas de los jóvenes“.

Crear espacios inclusivos

SS. Francesco – Veglia di preghiera con i giovani italiani 11-08-2018 @Vatican Media

234. En el Sínodo se exhortó a construir una pastoral juvenil capaz de crear espacios inclusivos, donde haya lugar para todo tipo de jóvenes y don­de se manifieste realmente que somos una Iglesia de puertas abiertas. Ni siquiera hace falta que al­guien asuma completamente todas las enseñanzas de la Iglesia para que pueda participar de algunos de nuestros espacios para jóvenes. Basta una acti­tud abierta para todos los que tengan el deseo y la disposición de dejarse encontrar por la verdad revelada por Dios“.

Acompañar sin juzgar

243. La comunidad tiene un rol muy impor­tante en el acompañamiento de los jóvenes, y es la comunidad entera la que debe sentirse responsable de acogerlos, motivarlos, alentarlos y estimularlos. Esto implica que se mire a los jóvenes con com­prensión, valoración y afecto, y no que se los juzgue permanentemente o se les exija una perfección que no responde a su edad“.