Category

Destacado

Category

Al conmemorarse el 34.¬į Aniversario del D√≠a de la Polic√≠a Nacional del Per√ļ, Monse√Īor Carlos Castillo afirm√≥ que todos estamos convocados a construir una Rep√ļblica participativa por el bien com√ļn, capaz de hacernos sujetos de esperanza, sujetos de propuestas. «Tenemos que reconocer que nuestras fuerzas armadas y nuestras instituciones tutelares, especialmente, la Polic√≠a Nacional, han contribuido con sus vidas a poder hacer posible la solidaridad, la compa√Ī√≠a a la gente», dijo en su homil√≠a.

La Eucarist√≠a celebrada en la Catedral de Lima, cont√≥ con la presencia del presidente de la Rep√ļblica, Pedro Castillo Terrones; autoridades del Ej√©rcito del Per√ļ, Marina de Guerra, Fuerza A√©rea, oficiales, suboficiales y personal civil de la Polic√≠a.

Leer transcripción de homilía del arzobispo de Lima.

Monse√Īor Castillo destac√≥ el trabajo activo y solidario de la Polic√≠a Nacional a lo largo de nuestra historia republicana, especialmente, en estos a√Īos de Pandemia. Este testimonio de servicio debe ser una inspiraci√≥n para solucionar los problemas m√°s apremiantes de nuestra sociedad. «Nos hemos gloriado de tener a nuestra polic√≠a, al ej√©rcito y la marina, subiendo los cerros a compartir lo que nos llegaba en C√°ritas. Hemos podido tener una experiencia de amor verdadero que no tiene por qu√© desembocar en una lucha eterna destructora de nuestras relaciones, sino que es necesario que empecemos a entender que, m√°s que pelearse, lo que importa es ver cu√°les son los problemas principales y atenderlos ya», se√Īal√≥.

Ustedes, hermanos de la Polic√≠a Nacional, son parte de esas instituciones tutelares que siempre procuran y han de procurar la vida com√ļn en la Patria.

En esa perspectiva, el arzobispo de Lima asegur√≥ que todos estamos llamados a dar testimonio de que somos hermanos los unos de los otros, para vivir gratuitamente y transformar la historia abri√©ndola a un horizonte nuevo. «Hay que hacer el esfuerzo permanente de ver c√≥mo salimos de las situaciones dif√≠ciles, tratando de comprender y, a trav√©s del di√°logo, establecer formas de unidad que impliquen la capacidad, la nobleza de abrirse al Otro y dejar lo propio en favor del bien com√ļn», reflexion√≥.

Volver a nuestra vocaci√≥n, a la vocaci√≥n del Per√ļ para la humanidad.

El obispo de Lima recalc√≥ la importancia de vivir y amar a nuestra Patria desde las relaciones humanas y la historia com√ļn, reconociendo nuestras limitaciones y evitando las hist√≥ricas tentaciones que han perseguido a nuestro pa√≠s (la extorsi√≥n, la ambici√≥n, la corrupci√≥n, el inter√©s propio).

«Como dice el himno de la Polic√≠a Nacional: ‚ÄúPolic√≠a soy, de coraz√≥n, por vocaci√≥n, noble y leal con la tradici√≥n de los heroicos polic√≠as de ayer. Doy mi juventud, mi abnegaci√≥n, mi patriotismo y lealtad para servir con fe y honor a la gloriosa Polic√≠a Nacional y al Per√ļ‚ÄĚ. Hermanos, estamos llamados a volver a nuestra vocaci√≥n, tenemos que preguntarnos cu√°l es la vocaci√≥n del Per√ļ para la humanidad», coment√≥ el Primado del Per√ļ.

Monse√Īor Carlos precis√≥ que los cimientos que sostienen a nuestro pa√≠s son la solidaridad y el desprendimiento, «√©se es el ‚Äúoro del Per√ļ‚ÄĚ, la solidaridad entre los pobres. Las personas, cuando hay una emergencia, se organizan solidariamente y hacen caso a lo que la primera constituci√≥n dice: la participaci√≥n de toda la sociedad en el bien com√ļn».

Intentemos, juntos, buscar un camino unidos sobre una base com√ļn, y empecemos a superar los problemas de hambre, de miseria, de crisis, de corrupci√≥n, decidiendo abiertamente luchar contra eso.

Dirigi√©ndose a la generaci√≥n de j√≥venes polic√≠as, el prelado indic√≥ que la juventud «es la esperanza de nuestro pa√≠s» y necesita vivir experiencias de alegr√≠a, de solidez, de ejemplo, de parte de todos nosotros. «Es necesario saber desistir de nuestras propias tentaciones y ceder a que las nuevas generaciones limpien nuestro pa√≠s con una limpieza que viene de un coraz√≥n abierto y sano», reiter√≥.

Central telefónica
(511)2037700