Tag

arquiactividades

Browsing

La comunidad parroquial de San Norberto, en el distrito de La Victoria, ha unido fuerzas para enfrentar esta Pandemia a través de la acción solidaria de más de 40 voluntarios, quienes se organizan para reunir víveres y apoyar a 46 ollas comunes en Villa María del Triunfo, así como a más de 250 familias de su jurisdicción.

Bajo la consigna de que cada gesto humanitario es también una acción evangelizadora, los jóvenes de la Parroquia San Norberto se reúnen para orar, cantar y agradecer a Dios por el milagro de la solidaridad.

Según nos comentó Liz Villavicencio, coordinadora del equipo de voluntarios de la comunidad, varias familias de su jurisdicción se han visto seriamente afectadas por la Pandemia, una dura realidad que interpeló a toda la comunidad que guía el Padre Ricardo Fernández y su vicario, Ricardo Rondón.

«Cada una de las donaciones entregadas ha sido posible gracias al apoyo desinteresado de nuestros laicos, que responden con total disposición a las iniciativas de nuestra Parroquia», expresó Liz Villavicencio.

Nuestros voluntarios están agradecidos con Dios por permitirles vivir esta experiencia de compartir con quienes más necesitan. ‘Hay más en dar que en recibir’, es el lema que nos alienta a continuar este camino.

Si vives cerca de la Parroquia San Norberto y quieres enviar tus donaciones de víveres o menestras, puedes hacerlo dirigiéndote a su Página de Facebook o acudir presencialmente en: Av. Sta. Catalina 461, La Victoria.

La Iglesia de Lima se regocija y agradece a Dios por el II Aniversario Episcopal de Monseñor Carlos Castillo, que un día como hoy, se convirtió en el 33° Arzobispo de Lima y Primado del Perú: «Iniciemos este año de conversión y perdón para rehacer la vida de nuestro país y de nuestra Iglesia», expresó el prelado recientemente.

La histórica Asamblea Sinodal en Lima, el brote de la Pandemia y una fuerte crisis social en el año del Bicentenario, son algunos de los desafíos que interpelaron a nuestra Iglesia de Lima guiada por Monseñor Carlos Castillo Mattasoglio, desde hace dos años, Arzobispo Metropolitano.

Ordenado un 2 de marzo de 2019 por el Nuncio Apostólico en el Perú, Nicola Girasoli, Carlos Castillo dijo: «Lima, a ti te digo ¡Levántate!», palabras que nos recuerdan la misión evangelizadora de salir hacia las periferias existenciales y actuar ante las complejas situaciones que vivimos día a día.

Asamblea Sinodal en Lima: el punto de partida.

En estos dos años, los gestos del Arzobispo de Lima estuvieron marcados por un proceso de diálogo fecundo que devino en una Asamblea Sinodal, cuyas primeras conclusiones pueden apreciarse en la ‘Carta Pastoral para la Iglesia de Lima’, publicada en febrero de 2020, un mensaje dirigido a todas las generaciones, incluyendo creyentes y no creyentes.

Todos los problemas nuevos que todavía vemos y que tendremos por delante, tienen una posibilidad de solución si tenemos un corazón ancho y un espíritu abierto, ése es el Espíritu de Dios.

Monse̱or Carlos Castillo en Asamblea Sinodal de Lima РEnero 2020

Iglesia en tiempos de Pandemia.

Durante el primer año de Pandemia, la Arquidiócesis de Lima se organizó a través de la Vicaría de la Pastoral Social y de la Dignidad Humana (Cáritas Lima), para acompañar y brindar apoyo a las familias más vulnerables de nuestra ciudad. Gracias al servicio voluntario y a la organización responsable de nuestras comunidades parroquiales, miles de hogares en condición de pobreza extrema, sobreviven a la crisis sanitaria a través de las ollas comunes y los comedores populares.

Por otro lado, cada domingo, cientos de miles de familias se conectan desde las redes sociales o la televisión para participar de la misa dominical que preside el Arzobispo: «La Cuaresma es un tiempo para identificarnos con Aquel que murió en silencio y en el secreto de un pueblo perdido. A partir de lo secreto y lo profundo, el Señor anuncia a la humanidad que la esperanza está en ese don de vida sencilla que viene de los que más sufren como Él», dijo hace poco en su homilía del Miércoles de Ceniza.

La Iglesia de Lima en el Bicentenario del Perú.

En el año del Bicentenario del Perú, Monseñor Castillo ha hecho un constante llamado a la reflexión y el discernimiento para saber resolver los nuevos desafíos del país contemplando al Señor en el Evangelio, siguiendo no sólo sus enseñanzas, sino sus gestos y sus palabras:

La Iglesia puede ser inspiradora para nuestra sociedad que camina a su Bicentenario de Independencia, dialogando y educando con apertura y comprensión en los múltiples problemas que la aquejan, formando la conciencia y alentando el nuevo espíritu de mejora humana, social y ecológica, favoreciendo la ética contra la corrupción y velando por la anchura de la democracia. Y como realidad religiosa no viviendo indiferente, ni pretendiendo imponer a la sociedad sus principios, sino más bien suscitándolos con paciencia, responsabilidad y claridad.

Carta Pastoral para la Iglesia de Lima РMonse̱or Castillo

A través de este sencillo pero significativo gesto, queremos agradecer la presencia de Monseñor Carlos Castillo en la vida de nuestra Iglesia de Lima. Nos unimos en oración desde nuestras casas para acompañar espiritualmente al Arzobispo de Lima en su misión episcopal.

La Pastoral de Salud de nuestra Arquidiócesis de Lima ha puesto en marcha un nuevo programa de voluntariado llamado «Apoyo Emocional”, que consiste en brindar acompañamiento a nuestros hermanos más afectados por la Pandemia. Estos son los Avisos Parroquiales de la semana:

Servicio de apoyo emocional en tiempos de Pandemia.

El servicio de apoyo emocional de la Pastoral de Salud está compuesto por un grupo de laicos profesionales, psicólogos y agentes pastorales. A través de la plataforma zoom, los voluntarios de la Pastoral de Salud ofrecen acompañamiento para casos de depresión, duelo o soledad.

Si conoces de algún hermano que necesite recibir este acompañamiento, puedes contactar al siguiente correo electrónico: ayudaemocional2021@gmail.com También puedes  dirigirte a la página de Facebook de la Pastoral de Salud.

Comunidad de laicos implementa comedor parroquial.

Y en otras noticias, la Parroquia San José Obrero, ubicada en el distrito de Barranco, ha implementado un comedor para compartir almuerzos con las familias más necesitadas de su jurisdicción.

La comunidad se organizó para instalar un comedor parroquial y de lunes a sábado a más de 160 personas. El comedor se sostiene gracias a las donaciones de víveres y menestras solidarias que realizan los vecinos, emprendedores y comerciantes de la zona.

Además de este importante gesto, la Parroquia viene trabajando con Cáritas Lima para distribuir más alimentos desde su centro de acopio. Oremos por todos nuestros hermanos voluntarios, jóvenes y adultos, que dan testimonio de servicio y ofrecen su tiempo para acompañar a las familias más vulnerables.

En esta primera semana de Cuaresma, aprovechemos este tiempo para fortalecer nuestra vida desde el servicio al prójimo, reconociendo nuestros límites y pidiendo perdón para comenzar una nueva vida en nombre del Señor.

Al cumplirse un año de publicarse la ‘Carta Pastoral para la Iglesia de Lima’, queremos compartir un breve repaso por los principales aspectos y conclusiones que nos deja el documento de nuestro Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo.

Bajo el título: En el camino de la ‘conversión pastoral’ para la conversión social, humana y ecológica de nuestra ciudad, la ‘Carta Pastoral para la Iglesia de Lima’ se publicó un 27 de febrero de 2020 como fruto del largo proceso de diálogo y escucha en la Asamblea Sinodal Arquidiocesana, un histórico encuentro que reunió a más de 800 representantes de las parroquias de Lima.

La Carta Pastoral escrita por Monseñor Castillo es un mensaje dirigido a todas las generaciones, incluyendo “creyentes y no creyentes”, para trazar el camino pastoral de nuestras parroquias misioneras y solidarias.

«Era necesario que escucháramos las observaciones de los católicos limeños sobre su Iglesia en relación a los problemas vividos por todoscomenta el Arzobispo de Lima en su Carta Pastoral retomando la actitud de Jesús: leer los signos de estos tiempos para aprender a decir una palabra oportuna y acertada, y dar un testimonio justo y adecuado, anunciando una esperanza razonable y alentando al espíritu nuevo que se suscita en la sociedad profundizándolo con la inspiración del Espíritu de Jesús».

A continuación te ofrecemos la descarga gratuita del documento:

PC
Tablet
Movil

Inclusión cultural, migrantes y prevención de la salud.

El Arzobispo de Lima plantea la integración de nuevas Pastorales que “atiendan a todos los segmentos de nuestra Iglesia”, este es el caso de las pastorales de inclusión cultural y dignidad humana, enfocadas en salir hacia las “periferias existenciales de Lima” y acoger “a los migrantes y a las personas que moran en la calle”.

Lo mismo ocurrirá con la Pastoral de la salud, pensada especialmente en la prevención y el acompañamiento espiritual “que profundice y mejore la pastoral de los hospitales”.

Situación carcelaria.

Entre sus principales novedades, la Carta Pastoral del Arzobispo de Lima recomienda una Pastoral carcelaria que se trabaje con “capellanes y voluntarios” para atender a los “hermanos que esperan la presencia de la Iglesia donde la sociedad los ha abandonado”.

Mujer en la Iglesia.

“Toda la pastoral se orienta a dignificar a las personas para que no sean “objetos” humillados sino personas dignas. Esto es fundamental en el caso de las mujeres, que sufren gravemente por prejuicios culturales machistas” – dice Castillo antes de recomendar dos espacios históricos: la Pastoral de la mujer y la Pastoral de madres solteras, gestados para promover e incorporar a la mujer en todos los grupos de servicio y evangelización – “las hemos alejado de los sacramentos y de la vida de la Iglesia” – reconoce el Primado del Perú.

Infancia y vida.

La Pastoral de la infancia, orientada a la preparación educativa de los niños en la Iglesia; y la Pastoral de todas las vidas, promoviendo, a través de la educación “el derecho irrenunciable a la vida de todos, desde la concepción a todas las etapas y situaciones de la vida de las personas”.

Formación de los sacerdotes y laicos.

La formación de los sacerdotes y del laicado son parte de un tema central para esta necesaria “conversión pastoral”, de modo que redunde en una “conversión social, humana y ecológica” como expresa el título del documento.

Sobre la formación de laicas y laicos, Monseñor Castillo manifiesta que “es indispensable actualizar a todos los fieles en la renovación y en la reforma de la Iglesia derivada del Concilio Vaticano II, y que en América Latina se plasmó en los Documentos de Medellín a Aparecida, y en los documentos constitutivos de la reforma del Papa Francisco. Aquí también la formación por medio del diálogo y la escucha de la Palabra es indispensable”, afirma.

Sincero afrontamiento ante graves delitos dentro de la Iglesia.

En relación a la formación del clero, el Arzobispo pone énfasis en la preparación humana y afectiva de nuestros pastores para un trato humano, espiritual y psicológico de los fieles: “también es necesaria la formación en el sincero y transparente afrontamiento de los graves delitos de pedofilia, así como los delicta graviora ocurridos en confesión. Nada mejor para ello que reflexionar y discernir comunitariamente sobre experiencias y casos humanos exigentes”, señala.

“Todo lo que constituya transparencia favorecerá a la credibilidad mayor de la Iglesia, que quiere ayudar a eliminar todo signo de doble vida en sus miembros y reivindicar institucionalmente a las víctimas inocentes” – reiteró.

En el camino de la “conversión pastoral” para la conversión social, humana y ecológica de nuestra ciudad – es el tema que Monseñor Castillo desarrolló en su primera Carta Pastoral, dividida en tres ejes fundamentales:

1. Un pueblo y una Iglesia “encinta”
2. Iglesia que se levanta, sale, corre, afronta el camino duro, se hospeda, acompaña y permanece con los desvalidos.
3. Iglesia que vuelve a casa para darle Jesús al mundo

A lo largo de la Carta Pastoral, el Arzobispo de Lima explica que «el sentido general del Plan Pastoral y de las pastorales no es el de una minuciosa y matemática precisión, sino el suscitar relaciones que generen procesos esperanzadores que afiancen a las personas y los grupos humanos, así como a las comunidades cristianas. Esto solo se puede hacer si pastorales y planes sintonizan con el sentir de un pueblo que realiza su vida en medio de vicisitudes variadas. Así como insertó Santo Toribio la Iglesia en los quehaceres recónditos de nuestro pueblo, nosotros hoy hemos de insertar nuestras propuestas, allí donde se gestan los nuevos relatos de la humanidad peruana, en sus lenguajes y sentires».

Más de 50 jóvenes de las comunidades parroquiales de nuestra Arquidiócesis de Lima, unieron sus voces para decir: ¡No Tenemos Miedo! Palabras que expresan nuestra misión de continuar el camino de una Iglesia solidaria, cercana y al servicio de los más pobres.

«No Tenemos Miedo» (de Filocalia) es el nuevo himno que inspira a los jóvenes de nuestra Iglesia de Lima en este tiempo de Pandemia, una interpretación musical que fue posible gracias al trabajo en conjunto del Seminario Santo Toribio de Mogrovejo, los coros parroquiales de nuestra Arquidiócesis y la Oficina de Prensa del Arzobispado de Lima.

Una Iglesia que no tiene miedo es una Iglesia que no pierde la esperanza.

Inspirados en las palabras del Santo Padre durante su visita a nuestro país: «En esos momentos donde parece que se apaga la fe, no se olviden que Jesús está a su lado. No se den por vencidos, no pierdan la esperanza», este tema musical es un tributo a todas las personas, creyentes y no creyentes, que en este tiempo de Pandemia entregan su vida al servicio de los que más sufren.

No tener miedo es un llamado a reavivar nuestra fe a través del servicio al prójimo, siguiendo el camino de nuestras parroquias misioneras y solidarias que se unen para evangelizar con el testimonio de sus vidas, aprendiendo a reconocer el rostro de Cristo en el corazón de nuestro pueblo enfermo y pobre.

No Tenemos Miedo (Letra)
de: Filocalia

Cae la tarde, pierde el día su fulgor
y el miedo crece entre las sombras,
pero en la noche el creyente corazón
espera el brillo de la aurora.
Así despierto nuestro amor
espera el mensajero albor
del día que ya está llegando.
Sus centinelas somos hoy,
testigos de ese nuevo sol,
que es Jesús Resucitado.

Y así en Cristo alimentamos la esperanza
de construir la civilización del amor,
el amor de Dios inclina la balanza,
si a nuestro lado está
¿Quién nos podrá enfrentar?

No tenemos miedo, no.
No tenemos miedo, no.

Ya no podemos por la Gracia del Señor
permanecer indiferentes,
ya no podemos resignarnos al dolor,
a la miseria, a la muerte.
Dios nos invita a iluminar
con nuestra vida pastoral
las realidades en penumbras.
Y es nuestra apuesta, nuestro plan,
transformar la realidad
con su presencia y con tu ayuda

No tenemos miedo, no.
No tenemos miedo, no.

«No Tenemos Miedo» es una canción atribuida al grupo argentino Filocalia. La realización de este tema musical fue posible gracias a nuestro joven seminarista Rodrigo Duque, encargado de reunir virtualmente más de 50 voces entre jóvenes, niños y adultos: «la respuesta de las Parroquias fue muy buena, muchas participaron enviando sus audios», expresó emocionado. La post-producción estuvo a cargo de nuestra joven y talentosa editora Katherine Cárdenas.

‘Agua Viva’, el histórico restaurante del Centro de Lima administrado por un grupo de hermanas consagradas, se ha convertido en una luz de esperanza en tiempos de crisis sanitaria. Este es el abnegado esfuerzo que realiza la congregación para sobrevivir en medio de la Pandemia y compartir el pan con los más pobres de nuestra ciudad.

Escribe: Jessica Laurente.

Los peruanos somos conocidos por la variedad y exquisitez de nuestra comida.  Es así que, el Centro de Lima, es el punto donde se ubican una serie de restaurantes con refinado sabor, uno de ellos, es el restaurante L’Eau Vive en francés o ‘Agua Viva’ en español a cargo de nuestras Hermanas Trabajadoras Misioneras de la Inmaculada de la Sociedad de Vida Apostólica Donum Dei.

La congregación fue fundada en 1950 por el padre Marcel Roussel-Galle y forman parte de una orden religiosa de mujeres que, desde muy jóvenes, decidieron entregar su vida a Dios a través del servicio y la oración.

Foto: Renzo Salazar

En esa misma línea surgió hace 40 años el restaurante ‘Agua Viva’, conocido en el centro histórico de Lima por ofrecer la mejor fusión de gastronomía francesa-peruana. Según explica la hermana Melba Caucha, Representante legal de la Congregación en Perú, los ingresos obtenidos son destinados para el mantenimiento del lugar y la misión de acciones solidarias con las personas abandonadas en la calle.

Sin embargo, Melba Caucha nos comenta que la Pandemia ha significado un golpe duro para la congregación porque comenzaron a percibir menores ingresos: «a pesar de las limitaciones, nos adecuamos, hemos tratado de salir adelante y compartir con nuestros mendigos de la calle», sostuvo.

Gracias al espíritu solidario de la comunidad, las hermanas pudieron reunir víveres para compartir con las familias más necesitadas de la zona. Lamentablemente, a raíz del nuevo confinamiento, ‘Agua Viva’ se ha visto en la necesidad de incorporar el servicio de entrega a domicilio (solo a zonas cercanas).

Foto: Renzo Salazar

En ese sentido, la hermana Melba nos comenta que en su página web https://leauvivedeperu.webnode.es/  vienen ofreciendo algunas de sus especialidades como el pastel de manzana, pastel de durazno, pie de limón, sus ricos panes caseros, el pollo al horno entre otras delicias.

Si estás interesado en colaborar con este emprendimiento solidario puedes contactarte al teléfono (01) 4275612 / 950274194. Recuerda que tu apoyo a este emprendimiento solidario ayudará a que las hermanas continúen con su servicio gratuito y desinteresado por los más pobres de nuestra ciudad.

El Padre Juan José Salaverry, próximo obispo auxiliar de Lima, ha sido nombrado también obispo titular de Asolo: “Desde ahora se forma un vinculo, es un don de Dios poder unir en la fe dos pueblos tan lejanos”, expresó en un mensaje dirigido a toda la comunidad de Asolo, en Veneto (Italia).

Asolo es conocida como ‘La ciudad de los cien horizontes’

Escribe: Bruno Desidera.

Monseñor Juan José Salaverry envió un fraterno saludo al pueblo de Asolo, una pequeña ciudad de la región Veneto conocida en Italia como ‘La ciudad de los cien horizontes’ por sus paisajes montañosos:

«Un saludo afectuoso a todos los vecinos de la ciudad de Asolo. El Santo Padre me ha concedido ser obispo auxiliar de la Arquidiócesis Metropolitana de Lima (Perú), teniendo el título de la antigua e importante Iglesia de Asolo», expresó Salaverry en su mensaje.

«Voy conociendo la historia de Asolo y realmente es un honor tener el título de esta ciudad de la región del Véneto, que ahora está incorporada en la diócesis de Treviso», prosiguió el obispo auxiliar.

Desde ahora se forma un vínculo entre el pueblo de Asolo y del Perú. Es un don de Dios poder unir en la fe dos pueblos tan lejanos.

De esta manera fue presentado Monseñor Salaverry por el diario de la diócesis de Treviso “La vita del popolo”. El Padre Juan José Salaverry Villarreal, dominicano de 51 años, ha sido nombrado por el Papa Francisco como obispo titular de Asolo, una diócesis suprimida hace más de mil años, en 959, pero también una ciudad viva, de unos 9 mil habitantes, que se levanta entre espléndidas colinas, a unos 50 kilómetros de Venecia, al pie del Monte Grappa, Teatro de la Primera Guerra Mundial.

Asolo es conocida como “La perla de la provincia de Treviso”, tiene un centro histórico completamente medioeval y en su hermosa Catedral alberga un retablo del gran pintor renacentista Lorenzo Lotto. A diez kilómetros de la ciudad se encuentra Riese Pio X, el lugar de nacimiento del Santo Papa.

La designación de Monseñor Salaverry despertó mucha curiosidad y simpatía inmediata en Asolo y en la diócesis de Treviso que dirige el obispo Michele Tomasi. La comunidad ha expresado el deseo de poder conocer y acoger en alguna ocasión a su obispo titular.

Un título simbólico que une a dos pueblos lejanos.

El nuevo obispo Juan José Salaverry no ejercerá concretamente su magisterio en Asolo, sino en Lima, junto al Arzobispo Carlos Castillo Mattasoglio, así lo explicó el Padre Salaverry: «Los obispos deben tener siempre una porción del Pueblo de Dios que apacentar. Si son obispos residenciales les corresponde estar al servicio de la grey que se le asigna, pero si son titulares llevan el ‘título’ de una diócesis que ya no ejerce como tal. En muchas ocasiones se asigna a los titulares nombres de diócesis antiguas de las cuales ya no queda ni rastro».

Ha sido una gran alegría saber que la diócesis que se me ha asignado fue una jurisdicción importante y es un pueblo vivo. Saludo al obispo de Treviso, Michele Tomasi, con especial afecto, rogándole este atento a las necesidades espirituales de los vecinos de Asolo y a la feligresía de Asolo mi compromiso de oración por sus necesidades.

Monseñor Salaverry también recordó que hace un par de años estuvo muy cerca de Asolo, cuando se hospedó en casa de un amigo veneciano: «me explicaron que Asolo dista unos 40 kilómetros de la ciudad donde yo me había hospedado. Esto me causó gran alegría», señaló.

El obispo auxiliar adelantó que espera conocer Asolo e ingresar a su Catedral para «rezar desde ahí mismo por la ciudad y por todo el pueblo y comprometerlos a que, de vez en cuando, eleven una oración por este pobre fraile dominico».

“En nombre de la administración municipal – ha declarado el alcalde de Asolo Mauro Migliorini – expreso una profunda satisfacción por el nombramiento de Monseñor Salaverry Villarreal como obispo titular de la Sede de Asolo. Estoy seguro de que podrá llevar a cabo su misión reconfortado por la acogida y cercanía de nuestra comunidad, fuertemente ligada a los valores del diálogo y la solidaridad».

Siguiendo la línea de acción solidaria de las Parroquias de nuestra Arquidiócesis, la comunidad de laicos de la Parroquia San José Obrero, en Barranco, ha implementado un comedor para compartir almuerzos con las familias más necesitadas de su jurisdicción.

Esta iniciativa surgió desde julio del año pasado, comentó el Padre Pedro Ceriani: «al ser testigos de la miseria y escasez que vivían nuestros hermanos durante la primera Cuarentena», agregó.

De esta forma, la comunidad parroquial junto a la municipalidad del distrito, se organizó para implementar un comedor desde cero en la misma Parroquia. La atención es de lunes a sábado y se preparan más de 160 raciones diarias.

Donaciones de víveres y menestras hicieron posible el comedor parroquial.

Pedro Ceriani explicó que el comedor se sostiene gracias a las donaciones en víveres y menestras solidarias que realiza la gente, así como el aporte generoso de los pequeños emprendedores y comerciantes de la zona.

Además de este importante gesto, la Parroquia San José Obrero viene trabajando con Cáritas Lima para distribuir más alimentos desde un centro operativo: «logramos el objetivo de entregar productos de panadería, frutas y repostería tres veces por semana», indicó.

Apoyo emocional y orientación psicológica.

La iniciativa de los almuerzos solidarios evidenció otros problemas que ocurren en las familias, como casos de violencia doméstica, ancianos abandonados y personas con problemas de salud. Ante estas realidades, la Parroquia ha enriquecido el servicio de su Policlínico para incorporar una nueva especialización en la orientación psicológica y el soporte emocional para familias.

Si deseas contactar con la Parroquia San José Obrero de Barranco para enviar donaciones de víveres y menestras solidarias, puedes visitar su página de Facebook.

Oremos por todos nuestros hermanos voluntarios, jóvenes y adultos, que dan testimonio de servicio y ofrecen su tiempo para acompañar a las familias más vulnerables.

Con inmensa alegría y esperanza, los jóvenes saludamos la designación del Papa Francisco de nombrar a Monseñor Juan José Salaverry y MonseñorGuillermo Antonio Cornejo como nuevos obispos auxiliares de nuestra Arquidiócesis. Estos son los Avisos Parroquiales de la semana:

Gran entusiasmo viene generando el reciente nombramiento del Santo Padre, que aumenta la cuota de dos obispos auxiliares a cuatro. Y durante su presentación al clero de lima, los grupos religiosos y las comunidades de laicos, nuestros nuevos obispos compartieron los lemas que eligieron para esta nueva misión episcopal:

Monseñor Cornejo eligió el lema: «¿Cuándo Señor te vi hambriento, sediento, enfermo, en la cárcel, forastero y desnudo? Cuando lo hiciste con mis hermanos más pequeños, lo hiciste conmigo».

Y Monseñor Salaverry eligió el lema: «La misericordia y la verdad no te falten jamás».

Saludamos nuevamente y felicitamos a nuestros dos obispos auxiliares, que dirigirán nuestra Iglesia de Lima junto a Monseñor Guillermo Elías y Monseñor Ricardo Rodríguez.

Inició el Tiempo de Cuaresma.

Pasando a otras noticias, el último miércoles 17 de febrero inició el Tiempo de Cuaresma. Y a pesar que no pudimos asistir presencialmente a la Misa de Ceniza, las Parroquias de nuestra Arquidiócesis celebraron la Eucaristía con la participación desde casa de todos los fieles.

Este año, las familias se prepararon para hacer sus propias cenizas y realizar el Rito de Imposición de la Ceniza en el hogar. Esta experiencia hizo posible que nos mantengamos en comunión espiritual e iniciemos el Tiempo de Cuaresma en un clima de reflexión, oración y discernimiento.

Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación: apoyo a 130 ollas comunes.

Por último, queremos contarles que no cesan las acciones solidarias y gestos de fraternidad en nuestras Parroquias de Lima.Este es el caso de la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación, que a la fecha, ha entregado donaciones de víveres y menestras para la preparación de 130 ollas comunes.

Son más de 1000 kilos de alimentos de primera necesidad que se han repartido en los barrios pobres de Matazango, Pamplona Alta y Manchay.

Recuerda que solo tienes que comunicarte o dirigirte a tu Parroquia más cercana. La comunidad se encargará de llevar los donativos a los centros principales de acopio.

Y si deseas hacer una donación a Cáritas Lima, puedes llamar al (01) 203 7700 (Opción 1) de lunes a viernes 8:30am. a 1:00pm. / 2:00pm. a 5:00pm.

Con la presencia del ministro de Salud, Óscar Ugarte, el colectivo Respira Perú, conformada por la Conferencia Episcopal Peruana, la Sociedad Nacional de Industrias y la Universidad San Ignacio de Loyola, inauguró las dos plantas de oxígeno entregadas al Hospital Nacional Arzobispo Loayza. Estas plantas ya fueron puestas en funcionamiento para que los pacientes del mencionado nosocomio se beneficien de este recurso importante.

En la ceremonia de entrega, participaron representantes de la campaña Respira Perú, quienes recibieron un reconocimiento en agradecimiento por el apoyo brindado a los pacientes del Hospital Loayza. Además del titular del Ministerio de Salud, asistieron el doctor Juan Carlos Velasco Guerrero, Director General del hospital; Mons. Guillermo Elías Millares, Obispo Auxiliar de Lima, y el P. Guillermo Inca Pereda, Secretario Adjunto del Episcopado Peruano.

En su discurso, el doctor Oscar Ugarte, ministro de Salud, destacó que la participación de la Iglesia y del sector privado, a través de Respira Perú, demuestra que unidos podemos responder a las dificultades de la pandemia. Así mismo, destacó la labor que se vienen realizando en el Hospital Loayza para la atención de pacientes con covid-19.

A su turno, el representante de Respira Perú, Reverendo Padre Guillermo Inca, manifestó: “deseamos continuar apoyando porque creemos en la bondad del ser humano, creemos en el amor de Dios”. Así mismo, agradeció a todos los presentes por el apoyo.

En tanto,  el doctor Juan Carlos Velasco Guerrero, Director General del hospital, dijo: “En estos ambientes de la emergencia ingresarán a los pacientes que vienen siendo atendidos en las ofertas móviles del área de expansión, lo cual permitirá brindarles una mejor atención al contar con camas que cuentan con una instalación directa a oxígeno. Gracias a ellos, se dejará de utilizar las ofertas móviles”.

Sobre plantas de oxígeno.

Cada planta de oxígeno entregada al nosocomio puede atender 30 camas de pacientes UCI; mientras que, en emergencia, con las dos plantas, se podrá atender 100 camas de pacientes covid-19 de manera simultánea.

Estas plantas procesadoras de oxígeno medicinal son parte de las seis primeras ensambladas íntegramente en el Perú a pedido de Respira Perú y presentadas el pasado 21 de enero por el presidente Francisco Sagasti.

Tres de ellas han sido entregadas al sistema de salud nacional: dos al Hospital Nacional Arzobispo Loayza en Lima y la tercera al Hospital III José Cayetano Heredia de la Red Asistencial de EsSalud en Piura

Hasta la fecha, Respira Perú también ha entregado otras 9 plantas de oxígeno medicinal importadas para los hospitales de Arequipa, Huánuco, Tacna, Picota (San Martín), Tingo María, Trujillo, Abancay e Ica (2).

Asimismo, han entregado 2880 respiradores mecánicos de uso personal, 2500 protectores acrílicos para el personal médico, 90 generadores de alto flujo modelo wayrachi, 36 concentradores de oxígeno, 800 balones de oxígeno, entre otros materiales e insumos médicos a los hospitales del Minsa, EsSalud, Gobiernos Regionales, Fuerzas Armadas y Policía Nacional.

Central telefónica
(511)2037700