Tag

arquiactividades

Browsing

Con el lema «Joven, a ti te digo, ¡Levántate», la Pastoral Juvenil de nuestra Arquidiócesis de Lima, nos invita a vivir esta Semana Santa realizando una serie de gestos complementarios desde nuestras pequeñas comunidades.

El Espíritu creativo y entusiasta de los jóvenes ha hecho posible que podamos vivir una Semana Santa diferente, aislados socialmente pero unidos en la fe, el amor y la solidaridad.

En ese sentido, la Pastoral Juvenil comparte algunas recomendaciones para compartir con nuestras familias. Cada día de esta Semana Santa tiene un pequeño gesto pero muy significativo para redescubrir el misterio del amor gratuito de Dios.

Jueves Santo: Corazones en puertas, ventanas y balcones.

En el día del mandamiento del amor: la Eucaristía, los jóvenes nos invitan a decorar nuestras puertas, ventanas y balcones con pequeños corazones. Oremos también por el ministerio de nuestros sacerdotes y ahondemos en el misterio del servicio a los más necesitados por la Pandemia.

Invitación especial: la Pastoral Juvenil también ha previsto un momento de oración y reflexión en el «Recorrido virtual por las siete iglesias» que se transmitirá a las 21:00 horas del Jueves Santo desde la página de Facebook de la Pastoral Juvenil y la página de Facebook del Arzobispado de Lima.

Viernes Santo: una cruz en nuestras puertas y ventanas.

«Jesús ha dado su vida en la cruz para redimirnos», nos recuerdan los jóvenes. Por eso, la comunidad nos invita a colocar una cruz en nuestras puertas, ventanas y balcones, como un gesto de acompañamiento y reconocimiento a todos los Cristos sufrientes de esta Pandemia.

Invitación especial: desde las 12:00 horas, sintoniza el Canal del Estado (TV Perú) para participar desde casa del Sermón de las Siete Palabras.

Sábado Santo: colocar una vela al anochecer.

«Enciende tu cirio y reza, estamos en vela, en silencio, en espera de la resurrección del Señor», expresan nuestros jóvenes. En esta noche santa, la Pastoral Juvenil nos invitan a colocar una vela al anochecer en nuestras ventanas y balcones.

Invitación especial: participa desde casa de la Vigilia Pascual a las 22:00 horas a través de la señal de TV Perú (Canal del Estado) y redes sociales del Arzobispado de Lima.

Domingo de Resurrección: colocar moños blancos en nuestras casas.

¡Aleluya, aleluya! El Señor resucitó. Cristo ha vencido a la muerte. Expresemos nuestra alegría y la esperanza en la resurrección de nuestro país, decorando nuestro hogar con moños blancos en puertas, ventanas y balcones.

Invitación especial: participemos desde el hogar de la misa de resurrección que presidirá nuestro Arzobispo de Lima a las 11:00 horas y que se transmitirá por TV Perú (Canal del Estado).

En este Lunes Santo, compartimos las palabras de reflexión de Monseñor Guillermo Elías, que hace una breve introducción sobre el tema que se abordará en las Parroquias de nuestra Arquidiócesis de Lima: «La tristeza de no vivir o de no poder vivir en familia, implicancias personales y sociales».

«En este Lunes Santo, queremos invitarte a que reflexiones, con nosotros, en familia, todo lo que implica construir y edificar una familia. Únete a tu comunidad a tu parroquial, a tu vicaría, a tu decanato, para que estés en conexión y puedas reflexionar lo que implica construir y edificar una familia para convertir esa casa en un hogar», dijo el Obispo Auxiliar durante su reflexión.

Este Domingo de Ramos, te invitamos a seguir las siguientes recomendaciones y gestos complementarios desde casa. Reúnete en familia 30 minutos antes de la Celebración Eucarística, confecciona una cruz adornada con ramos, y medita a partir de las siguientes preguntas:

Gesto complementario para realizar después de misa.

Una vez terminada la Celebración Eucaristía y con nuestros ramos bendecidos, coloquemos en familia el ramo por dentro de nuestra casa como inicio de la Semana Mayor (lo colocará el padre o la madre) y entronizará a Jesús reconociéndolo como el Señor y Salvador de nuestra familia.

Recuerda que: la Celebración Eucarística se transmitirá a las 11:00 horas por el Canal del Estado (TV Perú). Las Parroquias de nuestra Arquidiócesis también celebrarán en distintos horarios.

«El amor salta las tapias, el corazón no se encierra, será una Semana Santa, más que nunca verdadera». A puertas de vivir una nueva Semana Santa en aislamiento social, pero unidos espiritualmente en familia, como hace un año, renovamos el deseo de una Semana Santa verdadera.

Compartimos esta bella oración recitada por nuestro Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo, y cuya autoría es atribuida al Padre Álvaro Saenz.

¿Quién ha dicho que Cristo este año no sale?

¿Quién ha dicho esas historias, que el Cristo este año no sale,
si está vestido de blanco, de azul o de verde, en los hospitales?
¿Quién dice que el Nazareno no puede hacer penitencia,
si están todos atendiendo a enfermos en las urgencias?

¿Cómo que Jesús Caído no saldrá el Miércoles Santo?
Mírale tú en nuestros médicos que caen rendidos, exhaustos,
como humildes cireneos ayudando a cada paso,
celadores, enfermeras, administradoras, codo a codo, sin descanso

Igual que en la Borriquilla pasó Jesús por la tierra,
nuestros héroes camioneros pasan las noches en vela
para abastecer mercados de barrio, farmacias y tiendas.

El Ejército, la Policía, patrullan calles desiertas,
y no están con sus familias sino cuidando a las nuestras.
Y lejos de las ciudades, Jesucristo está doblado
sobre los surcos de la tierra, se hace a la mar en un barco,
tiende cables, cava pozos y pastorea ganado.

Nadie diga que el Señor no está en las calles presente,
cuando en las Iglesias solitarias los Sacerdotes celebran Misa diariamente.
Nadie diga que el Cautivo no va a salir este año,
mientras haya una voz buena llamando al que está encerrado.
Nadie diga que el Gran Poder no va en su anda,
cuando tantas vidas orantes se ofrecen y aman.

Con cansancio en la mirada, con buen humor, sin fallarnos,
también Cristo está presente en cualquier supermercado,
reponiendo estanterías o a pie de caja cobrando.
Jesús viene en un camión de blanco y verde pintado,
recoge nuestros desechos y se va sin ser notado.

Cuando veo a tanta gente que a los suyos ha enterrado,
siento que también salió la Piedad del barrio bajo,
la Virgen de las Angustias con su Hijo en el regazo.
Y aunque a todos nos asuste el pasar por el Sepulcro,
ahí está la fortaleza de Aquel que ha vencido al mundo.

Tal vez, no haya procesiones con imágenes talladas
pero ya ves, Cristo sale al encuentro de tu vida,
en mil rostros escondidos, sin cirios y sin campanas.
Que, aunque no haya procesiones,
seguirá oliendo el ‘incienso’ que pone su gente buena.

El amor salta las tapias, el corazón no se encierra;
será una Semana Santa más que nunca, verdadera.

Bajo el lema: «Un miembro de la familia se entrega por nosotros para que toda la familia tenga vida», nuestra Arquidiócesis de Lima comparte una guía interactiva para la familia con todas las actividades que puedes realizar desde casa durante esta Semana Santa.

Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, ha preparado una guía con recomendaciones y sugerencias para vivir la Semana Santa desde el hogar. Se trata de un documento compuesto por reflexiones, gestos complementarios y momentos de oración para compartir en familia durante cada día de la Semana Santa.

Guía para vivir en familia la Semana Santa (Descargar PDF)

Esta guía familiar también incluye las principales actividades y celebraciones de Semana Santa, con breves reflexiones para reunir a la familia momentos antes de cada misa.

En ese sentido, recordamos que, además de las misas televisadas que serán presididas por el Arzobispo de Lima, también puedes participar virtualmente de las misas de Semana Santa de las Parroquias de nuestra Arquidiócesis.

Este viernes 26 de marzo, los 12 decanatos de nuestra Arquidiócesis de Lima, participarán de forma virtual del ‘Via Crucis de la Periferia’, que se transmitirá a través de la página de Facebook del Arzobispado de Lima desde las 20:00 horas.

A pocos días de iniciarse la Semana Santa, nuestra Arquidiócesis de Lima participará del primer ‘Via Crucis de la Periferia’, una iniciativa que une en la fe y en la oración a todas las parroquias de nuestra jurisdicción.

La organización del Via Crucis está a cargo del párrocoJuan Armando Goicochea, de la Parroquia Cristo Misionero del Padre, quien viene haciendo las coordinaciones con las comunidades parroquiales que participarán.

Si bien la transmisión se realizará a través del Facebook del Arzobispado de Lima, es importante reconocer todo el esfuerzo creativo y el despliegue técnico que viene liderando un grupo de jóvenes de la Parroquia Cristo Misionero del Padre, liderados por Andrea Centeno.

Para participar del ‘Via Crucis de la Periferia’, solo tienes que conectarte a nuestra página de Facebook desde las 20:00 horas.

En este tiempo de Pandemia, el sentido solidario de nuestras comunidades parroquiales se ha acentuado a través de diferentes gestos humanitarios. Hoy compartimos el testimonio de laicos y religiosos de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, en el distrito de Miraflores, quienes vienen emprendiendo una serie de acciones solidarias en favor de los hermanos más vulnerables de nuestra ciudad.

Conversamos con Juan Alfredo Mejía, administrador jesuita de la Parroquia, que nos comenta que la comunidad viene haciendo una entrega quincenal de donaciones de víveres no perecibles a la comunidad de Sant Egidio.

De esta forma, los hermanos de San’t Egidio preparan alrededor de 100 almuerzos que reparten todos los sábados a los hermanos de San Lázaro y Montserrat en Lima, en su mayoría, de la tercera edad.

De igual manera,  Juan Alfredo, nos comenta que desde 2017 a la fecha, en el mes de diciembre, realizan “Las Cajas del Amor”, una campaña de donación para compartir cajas de víveres a las familias más necesitadas. Precisamente, en diciembre de 2020,  se repartió un promedio de 800 cajas destinadas en los distritos de Jicamarca, Huachipa , El Agustino y a las familias cercanas a la jurisdicción, quienes  fueron empadronadas por la comunidad parroquial.

Por otro lado, la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, como parte de la Vicaria 5, colabora en conjunto  a otras, donando víveres para  los comedores populares en los distritos de Manchay, El Rímac y El Agustino que son entregados a través de Caritas Lima.

“Este trabajo articulado con nuestro párroco, Padre Carlos, y toda la comunidad parroquial, lo venimos haciendo con toda la disposición para los hermanos que más nos necesitan y es por ellos que damos lo mejor de nosotros”, señaló el administrador parroquial.

Finalmente, Juan Alfredo, nos comenta que todas estas actividades se realizan gracias a la cooperación incansable de los fieles de su jurisdicción, de los integrantes de los grupos parroquiales y también de los hermanos anónimos que a través de las redes sociales se contactan para colaborar.

«Que San José, a través de su inspiración, su delicadeza y su justicia, nos ayude a todos a entrar en el proceso de una Iglesia fecunda y no estéril, una Iglesia que no repite por repetir, sino que sabe actuar oportuna y específicamente en cada caso, y por tanto, genera y regenera a la persona, porque la comprende en su singularidad y no olvida a nadie», fueron las palabras de Monseñor Carlos Castillo en el día que la Iglesia celebra a San José.

La Comisión para la Vida Consagrada que preside Monseñor Juan José Salaverry, organizó recientemente un conversatorio virtual sobre «San José: Cuida de nosotros con corazón de Padre», con las ponencias del Padre Luis Javier Quirós Piñeyro, SJ., y la hermana Sally Harper Majerus, CSJ.

En este contexto, nuestro Arzobispo de Lima participó con una breve reflexión sobre los gestos sutiles de San José: «estuvo presente y actuó permanentemente, desde lo callado, en la vida de Jesús. Sus actitudes también son un reflejo de la paternidad de Dios: trabajo humilde, sencillo, discreto, pero enormemente fecundo», comentó.

Monseñor Castillo explicó que, como parte de la tradición andina y española, hemos heredado una actitud de padre que se ha consolidado en nuestra historia por sus formas autoritarias, machistas y clericales: «nada de eso se ve en José, que suscita en nosotros la capacidad de entender la paternidad unida a la maternidad, con la firmeza de quien toma decisiones para responder a situaciones muy difíciles, pero también con la ternura para actuar según la voluntad de Dios, en la delicadeza del trato como lo hizo con María, no aplicando la ley abruptamente, sino realizando el verdadero sentido de la justicia, que implica un profundo respeto y amor, misericordia», expresó.

Los problemas que tenemos en nuestra Patria vienen del desentendimiento de la complementación profunda que hay entre el hombre y la mujer.

La capacidad de generar y regenerar la vida.

Y recordando la reciente Encíclica del Santo Padre, Fratelli Tutti, el Arzobispo de Lima recordó que nuestra cercanía entre hermanos se basa en un Dios que genera y deja ser en libertad: «la generatividad es la capacidad de engendrar y dar vida, de cultivar, de sacar adelante a los seres humanos, para hacer posible que la vida de las personas sea reconocida en su calidad, en su propiedad, en su singularidad, acompañando sus procesos con alegría», añadió.

Carlos Castillo indicó que la posesividad moderna y el egoísmo histórico están destruyendo nuestra capacidad de ser fecundos como San José: «es hora de que gocemos de la capacidad de generar y dar vida, de irnos en el momento indicado para dejar ser a las personas», subrayó.

«La gran cuestión planteada en el mundo de hoy es nuestra capacidad de ser fecundos, no tanto de ser productivos – reflexionó Monseñor Carlos – lo que anhelamos no es que el mundo tenga una enorme productividad y ganancia, lo que el mundo necesita es generatividad para que las personas puedan crecer, y todo lo que ‘invertimos’ en la persona se vea en sus frutos que luego generan más cosas que la multiplicación de las ganancias».

Tenemos que saber compartir nuestros bienes para que, generando personas, se multiplique la capacidad de amar. La Iglesia, pastoralmente hablando, es generadora de vida porque ama como Dios ama.

En la última semana, el Papa Francisco llegó al pueblo hermano de Iraq para llevar un mensaje de esperanza y paz. Estos son los Avisos Parroquiales de la semana:

En el marco de su viaje apostólico número 33, Francisco recordó que la religión debe servir para construir la paz. El Sumo Pontífice animó a las autoridades del pueblo iraquí a «ser servidores del pueblo y no administradores públicos»

«Que callen las armas y que se dé voz a los constructores, a los artesanos de la paz, a los pequeños, a los pobres, a la gente sencilla, que quiere vivir, trabajar y rezar en paz», ha dicho Francisco en su paso por Iraq.

Antes de despedirse, el Santo Padre presidió una multitudinaria misa donde recordó que la Iglesia en Iraq está viva y anuncia la sabiduría de la cruz.

No hay Iglesia sin la mujer.

Y en otras noticias, a propósito del Día Internacional de la Mujer, el Arzobispado de Lima rindió un pequeño pero significativo tributo a las mujeres que participan activamente en la Iglesia de Lima.

Bajo el lema “No hay Iglesia sin la mujer”, varias laicas y líderes de las pastorlaes de nuestras parroquias, enviaron un contundente mensaje de aliento, acompañamiento y reconocimiento a la mujer.

Los jóvenes nos unimos al llamado del Papa Francisco que nos recuerda que “acercándonos a María, madre y mujer, la Iglesia se encuentra a sí misma, encuentra su centro y su unidad”.

Solidaridad en comedor popular de Manchay.

Por otro lado, continuando con la acción solidaria en nuestra Arquidiócesis, la Parroquia San Pablo de la Cruz, ha convocado a sus comunidades para colaborar con el comedor popular de la parroquia vecina, El Espíritu Santo, en Manchay.

Este gesto solidario, que surgió desde el inicio de la Pandemia, ha hecho posible que cientos de familias puedan sobrevivir en medio de la crisis sanitaria. Cada donativo de víveres o menestras, contribuye considerablemente en la alimentación de familias necesitadas.

Recuerda que aún estás a tiempo de compartir con nuestros hermanos más afectados  por la Pandemia. Acércate a tu comunidad parroquial  más cercana para presentar tus donaciones y contribuir juntos a muchas ollas comunes de nuestra ciudad.

Todos estamos llamados a actuar generosa y solidariamente.

Continuando con la acción solidaria en nuestra Arquidiócesis, la Parroquia San Pablo de la Cruz, ha convocado a sus comunidades para colaborar con el comedor popular de la parroquia vecina, El Espíritu Santo, en Manchay.

Este gesto solidario, que surgió desde el inicio de la Pandemia, ha hecho posible que cientos de familias puedan sobrevivir en medio de la crisis sanitaria. Cada donativo de víveres o menestras, contribuye considerablemente en la alimentación de familias necesitadas.

Según comentó Betty Pastor, asistente administrativa de la Parroquia, la respuesta de los vecinos de la comunidad fue inmediata: «logramos juntar las donaciones y llevamos lo recolectado a la Parroquia Espíritu Santo para que lo entregue al comedor popular», añadió.

A la fecha, los laicos de la Parroquia San Pablo de la Cruz han brindado apoyo a más de 100 familias de Manchay, Asimismo, ante la gran acogida de donaciones, en el mes de diciembre extendieron este gesto solidario a los hermanos de la parroquia Natividad de María, ubicada en el Rímac, llevando víveres y juguetes para los más pequeños.

En tiempos difíciles, el amor a Dios y el amor al prójimo son uno mismo, por eso, debemos dar testimonio de buenos católicos ayudándonos unos a otros.

Betty Pastor

Pastor agradeció a todas las familias que se han animado a participar en esta buena causa, y recordó que todos los interesados en enviar sus donaciones de víveres y menestras pueden hacerlo contactando la Página de Facebook de la Parroquia.

Central telefónica
(511)2037700